• BUSCADOR GENERAL

  • POEMAS
    • LISTADO/BUSCADOR DE POETAS SUGERIDOS

    • Buscar en el Business Directory

  • NOTICIAS
    • MIS MAESTROS

  • AMIGOS

ARREPENTIMIENTO (mi poema)

Poeta sugerido: ''Miguel Angel Federik''

MI POEMA…de medio pelo

 

Los pelos me he dejado en la gatera
los días y las noches discutiendo,
pensando en ser feliz. Y a mi mintiendo
con eso del que espera desespera.

Siguiendo las sagradas escrituras
cavé mi propia tumba. A cada paso
más cerca ya me hallaba del fracaso
sin ganas de luchar, sin armaduras.

Me cuesta aquí admitirlo, fui cobarde,
no pude resistir. Las tentaciones
pudieron más que yo. Sin soluciones,

me tuve que aguantar. Llegó la tarde
y hoy sigo recordando a cada instante
no supe ser feliz. Soy el causante.
©donaciano bueno

Solo uno mismo es el #responsable de su actos Clic para tuitear
MI POETA SUGERIDO: Miguel Angel Federik

Miguel Angel Federik

Ruinas de San Ignacio

Algo hay en este sitio
distinto al sol del rojo asperón americano,
distinto al río de luz que se desangra
desde las doradas noticias del follaje.
Algo tiembla, sin música ni cuerpo,
y es visible según mi corazón, a mis espaldas.
Estos muros fueron altos y perfectos,
paralelos de lumbre a los fogones en su llama.
Fieles al polvo de su natural vigilia de galaxia,
toda piedra es piedra hasta su alma;
y estas que hoy sostienen el cielo solamente,
amparo fueron de la crisma en baptisterios,
y celestemente bifurcada en humos de tabaco y neblinas
para coronillas de otros iniciados.
Este polvo de aguas que soy esta mañana
pisa el patio de los muchos,
el huerto sin olivos ni fragancias,
la cocina sin corderos ni pimientas,
el comedor sin penitencias ni plegarias,
el claustro sin rosarios ni temblores,
las puertas sin canceles ni alabanzas
y el cementerio lateral desde el que cantan
unos huesos que ahora son
el perfume de las naranjas amargas.
Hace siglos, aquí la mano que hilaba era el ojo,
la rueca, el colibrí, la golondrina y su casa;
y el dueño de los misales no era el único
señor de la palabra ni el entero dueño de las plegarias.
Estas lajas no existen en el tiempo que las piso:
aquí se acaba el rastro de los himnos y los pumas.
Aquí durmieron de pie ante un imperio invisible,
multitudes insomnes de ángeles y de caballos.
Algo tiembla, sin música ni cuerpo,
y es visible, según mi corazón, a mis espaldas.

Perro de andén

Ten paciencia,
que yo alcanzo razón y estoy ausente.
Garcilaso de la Vega
Esta criatura que se lame el pecho
y después me mira
hace siglos que ha perdido a su amigo.
Su esperanza o su olfato, que en ella son lo mismo,
la ha llevado a plazas, andenes, terminales,
sitios de trasbordos y confusas multitudes,
promesantes de esta prosodia vulgar,
de viajar por viajar y de existir sin sentido.
Confía que entre estos miles,
un día volverá aquel con quien fuera cazadora
en tiempos en que ni siquiera los dioses existían:
salvo la estrella sol y aquella faz de la redonda luna
que nos reúne aún, en el reversible arte de las licantropías.
Conserva el don de oír antes que lleguen,
las inundaciones del agua o de las ardientes lavas,
pero se resiste a creer que el perdido
y sólo para siempre es el otro:
nosotros, los inmortales todavía.
Si se hubiese hecho lobo ya estaría muerto,
como tantos de los suyos, o de los nuestros,
que no se domesticaron ante el terror,
los exterminios, los exilios, los hastíos.
La acaricio y me lame las manos
y a ignorancias iguales, su mirada
es más hospitalaria y creyente que la mía.
La suya hace siglos que espera a una criatura
que ya no llegará.
No. No llegará nunca.

Crecimiento del árbol

Duele el aire y vuela la paciencia
de su verdor creciendo, lado a lado:
fervor, piedad, arborescencia
en su botánico peso ensimismado.
Del pájaro el olor tiene cifrado
bajo deltas de ocultas reciedumbres,
y un xilofón de agua a su costado
le imagina la color de su costumbre.
Ya hunde la raíz su divisoria
aurora de arqueológica frescura,
y alegra su fitogénesis, memoria
que a la rama sube, súbita y alada,
fumarola vegetal en su angostura,
por la herida del brote disparada.

Carpe diem

Toca ahora el silbo del zorzal
en la gris procesión de esta arboleda.
Convéncete: es sólo música la carne
y arde para hacerte su instrumento.
Besa, donde te halles,
la cúpula del aire,
su cristalina pulpa de temblores
y alégrate una vez más de este suceso.
Mañana, quizás, toda esta luz
te será quitada de los labios.

El equilibrio es un caos

Esta hoja que tiembla
bajo el sol y en Octubre:
¿es un ala de la mariposa de Pekín
o el adiós de mi hermana,
que ha muerto esta mañana?

VELANDO UN PIE

A las madres chilenas del desierto de Calama
El cordón está intacto. Del borde de la media
sobresale algo de carne corrupta,
el velamen de un hueso a la soledad acostumbrado.

Una ligera línea recuerda el jardín de aquella tarde,
la alambrada, el cuerpo que volaba, un grito,
el penúltimo zarpazo.

El cuero ha cerrado sus ojales y en la tersura áspera
de la capellada, la vela es una lenta mariposa inacabable.

Las madres saben que ese pie es de un hijo,
y oran y recuerdan escarpines y todos los zapatos.

Afuera se oye un murmullo de motores,
la vida civil, la llegada del otoño en plena calle.

Sobre la mesa, la sombra del pie se estira y se encoge
ante el perfume del mar que entreabre la ventana.

El pie occipital, el zapato del desierto,
sabe que el cordón está intacto.

El ritual es exiguo: el jadeo de la vela,
la mirada de las madres arrugada sobre sus faldas.

Todo está en orden: la vida civil,
el horario de los trenes suburbanos,
las palomas que sobrevuelan las estatuas.

Afuera se oye un murmullo de motores,
el redoble de un zapato que nos mira,
el eco andante de una generación deshabitada.
Inédito, 2014

Si te gusta #Miguel_Angel_Federik... Clic para tuitear