CARICATURISTAS

»Mi Poeta sugerido: Pablo del Águila

MI POEMA…de medio pelo Lee otros SONETOS

 

A Jeremías Alfaro [Jimmy]
 
Admiro a los que tienen en sus manos
el arte de Picasso o de Mingote
y van sacando punta hasta el bigote,
aumentando los rasgos que hay enanos.
 
Con trazos que se muestran sibilinos,
allí donde la vista a nadie alcanza,
Cervantes, don Quijote o Sancho Panza,
destripan sus morlacos cual molinos.
 
Plasmando con finura sus retratos
quizás a mano alzada o carboncillo
dibujan con humor un buen poema.
 
Parece, pues, que hicieran garabatos,
su maña por hacerlo tan sencillo
quiera dios que te salves de su quema.
©donaciano bueno.

Jeremías Alfaro [Jimmy], un día, sin conocerme de nada, quizás nada más que a través de la web, me envió esta caricatura que, los que la han visto, dicen que se parece mucho a mi. En recompensa yo le dediqué este soneto. De bien nacido es ser agradecido.

MI POETA SUGERIDO: Pablo del Águila

Pablo del Águila

«No te conozco mucho…»

(A Paco Céspedes)

No te conozco mucho,
Juntos hemos hablado
de la vida.
Entre tu y mi silencio
Queda un camino largo
todavía.

No te conozco mucho.
Pero he visto tu voz en mi garganta
Ásperamente ahondando
día a día.
Juntos hemos pasado por las calles
hablando de las cosas más
sencillas.

Juntos hemos bebido.
Mañana tú a tus cosas. Yo a las mías.
-No me conoces mucho-.
Encontrarás quizá las alegrías
que no he sabido darte.
Hay en tu voz un eco que me mira.
Quizá recuerdes luego.
Puede que nunca olvides mi agonía.

No se qué más decirte
-Mañana tú a tus cosas. Yo a las mías-.

«Ahora es ya de día…»

Ahora es ya de día.
Hasta hace poco brillaban las estrellas en el cielo.
Esta mañana no hay nubes, sólo aire
y unos pájaros grises que cantan incasables.

Hace dos días llovió.
Pero hoy no hay más que aire en este amanecer,
en este día sereno que despunta
como un extraño barco en lontananza.

Estoy tranquilo; quiero decir…
que mi muerte y yo estamos bien; gracias a Dios,
mi pequeña parcela está acotada.

¡Pero qué amanecer!

Sólo pájaros grises y unas nubes doradas
que aparecen
como un ligero polvo del desierto.
Se oye también el ruido de algunos camiones.

¡… Y este frescor profundo
que me cala los huesos!

Cuando llegue la tarde quizá llueva.
Tal vez el sol se oculte
para siempre
tras de esa roca inmóvil que se eleva
en donde el horizonte se termina,
allí donde la mar parece cielo.

No importa:
la brisa ha trasladado este momento a mis pupilas
y este pedazo azul de firmamento
se ha llenado por siempre con sus cantos.

Ya todo acaba.
En las quietas ventanas crece el ruido.
La luz se hace más fuerte.
Se han callado los pájaros:
tras de alguna montaña, otros amaneceres los esperan.

Y vinieron de lejos, de Pablo del Águila

Y vinieron de lejos a esta tierra.
Traspasaron montañas
en las cuales
todo recuerdo se convirtió en ausencia.

Llegaron tras de haber vivido mucho.
Tras de haber visto los inmensos árboles
y las inmensas piedras.

Sus cuerpos eran hijos de la mar
y hacia la mar sus ojos regresaban.
Sus ojos eran mar
y sus resecos brazos como el viento.

Llegaron desde lejos.

Hablaban de otros sitios,
de otras tierras más allá de las olas.
Pero nadie escuchaba sus palabras.

Con los labiios partidos por el aire
volvieron a tener extraños sueños

Eran hijos del mar
y hacia el mar sus pasos regresaban.

Vinieron de muy lejos.

Si te gusta Pablo del Águila... Clic para tuitear
También te puede interesar...
Pasemos de las musas al teatro,dejemos al pasado…

¿Poesía?

X
Scroll Up