GANAR DINERO

Poeta sugerido: Carlos Zúñiga Segura

EL POEMA Lee otros SONETOS

 

Yo en la vida solo me dediqué a ganar dinero
y aunque no siempre el peculio fue mi motivación
reconozco que de mis obsesiones fue primero
dinero, ganar dinero, sin más explicación.

Los cuarenta, me decía, llegar a los cuarenta
Ahí ponía yo la meta a mi jubilación
¡qué ingenuo y cuán inútiles mis dotes de profeta!
atento, aquí las pongo en venta, a una proposición.

Y ¿qué pasó? Pues que yo perdí el sueño del banquero,
de modo y manera que al fin cambié de ocupación
y fue de esa guisa que metido me vi a poeta.

Aunque sea que pobre yo me encuentre, lo prefiero.
Ausente estoy de barcos pero con reputación,
ahora feliz soy aunque el pago sea la dieta.

Puesto que mas rico no es el que mas dinero tiene
sino quien menos desea yo me hago el remolón,
cuido mis versos y a mi la plata ya ni va ni viene.
©donaciano bueno

Ser feliz es lo que importa, o no? Clic para tuitear

Se puede comprar una posición, pero no el respeto,
(precepto chino)

Existen dos tipos de riquezas: las que proporcionan bienes materiales, y las que enriquecen al espíritu. Tu elijes

POETA SUGERIDO: Carlos Zúñiga Segura

Carlos Zúñiga Segura

SANDALIAS DE ESPUMA

El silencio crece conforme avanza la bruma.
Pienso que alguien me visita, pero calla.
Abro el corazón,
mi voz se incorpora
entre fisuras y el vértigo cotidiano.

En estos tiempos
el día y la noche son idénticos.
Basta agitar sus alas,
soltar sus esporas,
danzar como ángel o demonio,
descubrir la suerte que nos aguarda
en alguna oquedad
o donde la utopía se expande
en nocturna obstinación.

Todo se enlaza en altas mareas.
La ciudad trajina con sus dardos
y destroza arboladuras.
Sólo la sangre aviva lumbres
que nos pertenecen aún
para tiempos que migren sin estrellas.

VOLUPTUOSIDAD DE LA ESCRITURA

Para Alfonso La Torre

Cierto, Alfonso:
cada palabra es algo viviente y pleno
parecida a tu recuerdo.
Cuando ella desfila junto a otras,
trae multiplicidad de visiones establecidas
en el magín.

Es como tronar de caracoles que llegan
desde calles lejanas de altamar.

La historia se disecciona
o actualiza
en toda su dialéctica
encaramándose en la ira de las olas.

El toro negro y el toro amarillo
corazón de barro en la Lira de Nerón
se embisten como antes.

El halcón y la serpiente accionan
en perfecto engranaje,
pero el niño lustrabotas de Chiclayo
aquel del otro zapato por favor
ya no está en el parque.
Ahora la vida reposa en sus manos
como una paloma cautiva.
Y eso duele,
como si uno se azotara desnudo en la lluvia
o pretendiese encontrar alguna brisa de ternura
en el ojo ajeno.

Anoche la neblina en el jirón Rutté
me llenó de recuerdos, y pude verte
escribiendo con dedos encendidos
en el gemir de los personajes
hurgando con tu palabra los acentos poéticos.

FAROS ILUMINADOS

Transformado en fuego presente
el recuerdo
es la vida:
acechada morada
por el tiempo que huye
y el instante que llega.

Vivo el momento haciéndome candela
y no me callo.
Soy una vida que muere
y deja atrás la memoria.
Soy un delicado hilo enredándose a sí mismo.
Soy la parte interior de una maraña.
Soy el alma oculta en una manzana.

Reconozco
la soledad y su preciso rasguño,
la visitación del silencio,
el grito dormido que restalla en la marea nocturna.

Hablo
de una serpentina enigmática
del tiempo
que ya se ensombrece
en el desvarío de signos zodiacales.

Los ojos que de niño encendidos de utopías
contemplaron vuelo de pájaros celestes,
ahora atardecen entre sombras que circundan
el recinto de Huantille.

Y
cuando la Luna creciente se cobija en artes de evocación,
no se quiebran los recuerdos
ante el fuerte oleaje de mar.

Los privilegiados sentires
se mantienen finamente hilados
en arco de flores
inaugurados en la memoria
del Sol.

TATUAJES

A María, siempre.

Pesan los años
y está distante la luz.

Ahora todo es más difícil,
pero estamos juntos,
mi amor.

Agradezco tu presencia
cada vez que extiende
mi cuerpo sus heridas
y me hablas
de la rosa o de la espuma.

Tus vibraciones tienen sangre
que adiestrada gorgotea
cuando las lágrimas se asoman
bajo relinchos de realidad.

A tu lado
son límpidas las noches.
Y nos regalan los dioses
pequeñas tinajas llenas
de sortilegios lunares, para cuando
el silencio parezca olvido,
o el viento esconda voces
en vastos reinos de bruma.
Aquí, en Magdalena del Mar,
hemos sembrado oraciones.
en el desvelo del exilio
otras en la llaga del mundo como exaltación
de nuestro amor, hecho hoguera encantatoria.

Yo
que no pude darte las cosas que soñamos
y no supe bailar salsa ni merengue,
por ventura de mi suerte
con alguna habilidad desconocida
he grabado tu nombre
en la simetría irrefutable de un canto
de uno de aquellos que el dios del amor
entona cada mañana
atizando su fuego eterno a la vida.

FARO DE NAVEGANTE

allá dentro, a la suave luz de la lámpara
te hospedas como en el interior de un sueño.
Georg Trakl

Mi casa es flor de mampuesto.

En los aleros sobrecogidos
anidan palomas silvestres.

Reflejan estrellas con la lluvia
los pétalos óseos.

Las paredes y vigas
de piedra dan abrigo a la vida.

Bajo los muros, y en hornacinas subterráneas
de piedra
reposan los dioses que son la raíz y causa
de mi eternidad.

Con presagios crispados por el tiempo
conviven raíces y frutos.

Y, cuando en mis cántaros,
florecen los predicamentos
brota la vida tras
adoraciones calladas
ante Pez Luna
y Pez Sol.
Nadie diría que mi casa sea
un retablo de dioses tutelares.
En los latidos de su corazón
las gaviotas de espumas rizadas
rejuvenecen ortos y ocasos.
Y, si te asomaras con transparencia,
podrías ver
el faro de navegante:
madrigal de cantutas
árbol iluminado
donde el futuro
es el presente
en mi camino.

Te sugiero seguir leyendo...
Con sus pétalos, su olor, una flor, esa cosa tan sencilla que hizo dios ¡qué…
Scroll Up