LA PUERTA ABIERTA

Laura Farías (poeta sugerido)

EL POEMA Lee otros SONETOS

 

Dejé la puerta abierta por si acaso
tú fueras a pasar y la empujaras.
Yo sigo aun a la espera de que entraras,
la puerta sigue anclada en su fracaso.

Pues sabes fuiste tú quien dio el portazo,
y tú quien me dijiste adiós, cariño,
y yo el que sigo aquí, barbilampiño,
en busca de tus manos de un abrazo.

Lo mismo que sucede a la marea
que arrastra lo que añora y lo devuelve,
y acerca hasta tus pies y luego besa,

yo aun sigo suspirando en la pelea
en tanto que el rencor se me disuelve
la puerta siempre atenta a una sorpresa.
©donaciano bueno

El amor es tozudo, o no? Clic para tuitear
Lee/escucha otros poemas, éstos de Laura Farías

Laura Farías

VENGO DE DONDE VENGO

 Vengo de una matriz avolcanada, 
de la esperma febril de un altozano 
con la costumbre indócil del milano 
y con la sangre verde, aturbonada. 

Vengo de donde vengo, asalvajada 
sin directriz en reglas de lo humano; 
donde siempre es mejor tender la mano 
que tender los desiertos de la nada. 

No esperes más de lo que soy. Apenas 
un verso que se quiebra en las arenas 
del vitral insondable que te evoca. 

No esperes más que un esfingado gesto 
cuando aparezca el sol tan maldispuesto 
y se nos muera el alba entre la boca.

 LOS ÓRFICOS RITUALES

 Vendrán las albas nuevas. Vendrán con su aleluya 
para romper los cantos tenebres donde muestro 
la perversión de un beso–como un toque maestro- 
que por tus labios de hombre me permití que fluya. 

No habrás de recordarme. Cuando el reloj concluya 
los órficos rituales del tiempo que fue nuestro 
te olvidarás del beso malévolo y siniestro 
y olvidarás la boca que alguna vez fue tuya. 

El mundo es tan redondo… quizás, en otro giro 
palpite entre tus labios un húmedo suspiro 
nacido en remembranzas de besos infernales… 

Quizás por ese entonces la sombra de mi mano 
dibuje en tus memorias algún sueño pagano 
…cruzando los cristales.

 EL INICIO DEL FIN

 Todavía humea el café 
pero ya no tenemos nada que decirnos; 
volvemos a tocar nuestras historias 
deslizando los dedos 
por todo el planisferio de la mesa; 

pero de boca a boca que poco o nada queda 
apenas lo trivial de algunos holas, 
lo baladí del tiempo, 
lo insustancial y vano que nos sobra… 
una mirada esquiva, 
una sonrisa mustia, 
un mirar el reloj con disimulo 
y esperar el alivio de la ausencia. 

Todavía humea el café pero en nosotros 
están latiendo coágulos de hielo 

y es que nos desnudamos demasiado pronto 
sin guardar ni un enigma,

ni un secreto 
que atenuaran los tiempos del hastío 
hasta llegar al hoy, 
donde ya no tenemos nada que decirnos. 

Todavía humea el café… 

La noche empieza justo al amanecer de cualquier día.

LLOVERÁS CON MI NOMBRE

 Te acordarás de mi cuando me vaya 
cuando cierre a mi espalda las tranqueras 
y se vuelvan al mar todas las fieras 
que esculpiste en la arena de mi playa. 

Te acordarás, lo sé. Lo tengo claro. 
Pero no hay marcha atrás. Todas tus farsas 
requieren del neón de las comparsas 
y no de la luz simple de mi faro. 

Te acordarás cuando me vaya. Entonces 
se quebrará el escudo de tus bronces 
y te hallarás tan sólo, tan vacío, 

que no te han de bastar las bocas nuevas 
para olvidar mi boca. Cuando lluevas, 
lloverás con mi nombre y con tu frío…

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Impactos: 312

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

Please Login to comment
avatar
  Subscribe  
Notify of
Te sugiero seguir leyendo...
Si pudiera volver, si es que algún díaa esa hogar que es Castilla yo volviera,prefería que fuera en primaveracuando el sol manifiesta su alegríay la…