MÁS SÓLO QUE LA UNA

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
EL POEMA Lee otros poemas ESPIRITUALES

 

Nadie a mi me avisó. Nadie me dijo,
debieron suponer que lo sabría,
que si alguien no le riega a la alegría
de nada servirá tenga un botijo.

Me engañaron. No supe a qué venía.
No pude decidir. De haber sabido,
si al menos yo lo hubiera conocido,
es posible que atrás me volvería.

Más sé, volver atrás no trae a cuenta,
no puede revertirse el calendario
¡qué lejano se queda ya el cuarenta!*.

Quisieron inyectarme una vacuna
para así soportar este calvario,
y hoy me siento más sólo que la una.
©donaciano bueno

* 1940. año del nacimiento del autor.

Vivir – Manuel Alcántara

Vivir se va quedando sin campanas,
la esperanza no tiene que ponerse
ni la muerte un lugar donde caerse…
¿Quién le cerró a la vida las ventanas?

Que me expliquen por qué no tienen ganas
los antiguos caminos de moverse;
ya no queda ninguno en que perderse
y me quedan que estar muchas mañanas.

Por una herida múltiple respira
mi voz y en la baranda estoy de codos
pensando en el final de la tragedia.

Qué le vamos a hacer. Si bien se mira,
con el día y la muerte estamos todos.
Mal camino. Si Dios no lo remedia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.