ADORMILADO/

Julia Otxoa (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
EL POEMA Lee otros poemas SURREALISTAS

 

Yo, pobre. un inocente, me confieso
que un día vine aquí sin consultarme,
dispuesto a que pudieran dar con queso,
buscando el engañarme con un beso,
sin nadie se acercara a consolarme.

Haciendo seguí gala de prudencia
según lo que dictaban mis maestros,
así que algunas veces mi paciencia
tuviera que paliar con la inconsciencia
tratando de imitar a los cabestros.

Y no se acaba aquí, que en el camino
anduve sin cabeza, desnortado,
buscando sin cesar cual es mi sino,
y aun sigo consultando a un adivino
que diga lo que pasa si he soñado.

Y es aquí que llegado hasta este punto
en que el tiempo de andar ya se ha pasado,
ignoro si he vivido o lo barrunto,
y dudo de la vida en su conjunto
creyendo que aun yo sigo adormilado.
©donaciano bueno

Las tinieblas, el sustento de la existencia? Clic para tuitear
¿Conoces a Julia Otxoa? Lee/escucha algunos de sus poemas

Julia Otxoa

Cuando la lluvia se ha ido

Cuando la lluvia se ha ido
he salido descalza al exterior,
el olor a tierra mojada era tan intenso….
parecía que toda la montaña
latía con fuerza dentro de mi estómago.

He sentido entonces mi silencio emocionado
como un manzano mecido por la brisa.
Luego me he arrodillado y he estado comiendo tierra
hasta que dentro de ella he oído cantar a mis abuelos.

Dos mariposas blancas

Aquella noche la abuela trajo dos mariposas blancas
y las colocó sobre los ojos del durmiente,
más tarde, cuando tras la cabeza de la luna
asomó frío el aullido del lobo,
los sueños de aquel hombre
que dormía bajo las mariposas,
nos ayudaron a crecer en la serenidad.

La música de tus labios

La música de tus labios
besa siempre mi pecho al amanecer,
de ese modo, todavía sumida en el sueño,
suavemente recuerdo el nombre de las cosas sin sobresalto

La libre posesión del dolor

La libre posesión del dolor,
su dulce sombra, rehaciéndonos de nuevo diminutos

El secreto de la poesía

El secreto de la poesía pertenece
más al náufrago que al navegante.

El tiempo lo ha desbordado todo

El tiempo lo ha desbordado todo,
como si alguien de pronto nos hubiera puesto
una granada sin seguro entre los dientes
y nos hubiera dicho, anda levántate,
¿No ves que ya ha comenzado el día?

La piedra y la arena

La piedra y la arena, el instante y su sombra.

Pensábamos de niños-

Pensábamos de niños que las montañas
estaban ahí para la eternidad,
que aquellos hermosos gigantes no morirían nunca,
luego supimos que estábamos equivocados,
las montañas también mueren
como el más frágil de los hombres.

En todas las ciudades

En todas las ciudades me siento extranjera
en la Naturaleza nunca.

Tras la fiebre

La constante interrogación del desarraigo,
del extrañamiento del ser en el mundo.
Sólo después de la
y el dolor de las preguntas sin respuesta,
se puede hallar la serenidad en el total desvalimiento.
Desde la humildad de la ignorancia,
el misterio del ser se convierte entonces en cobijo.

adn

Por una ligerísima diferencia en su adn,
el llamado homo sapiens pudo ser la mosca de la fruta
amante de las bananas podridas,
con el cerebro muy activo
del tamaño de una cabeza de alfiler

Diario de una escritora

Solo con pensar en escribir se agota,
y sin embargo es lo único que desea,
pero tiene serias dudas de si escribir refleja el vivir,
a menudo cree que no, otras que sí y vuelta a empezar.

Ella por lo general entender, entiende muy pocas cosas,

la mayor parte del tiempo transcurre volátil,
la cabeza como un golpe de tiza, la escritura muda,
va por la calle como recién venida. No sabe vivir.

Tras cada impacto hay un instante agudo sin nada dentro,
luego es la ferocidad y el cansancio y el preguntarse siempre cómo narrar,
como si fuera posible dejar constancia de lo apenas entrevisto,
del curso precipitado de las cosas, de la presencia fantasmal del asalto,
del extraño latido del pequeño corazón desconocido.

No le gusta jugar en espacios inmaculados,-

ni que el nudo resista las soterradas sacudidas de la cuerda.
El gesto de escribir es para ella, en primer lugar un salto en el vacío.

La intensa significación de la expresión

la agitación de las palabras, eso solo se consigue furtivamente.

A veces a ella le parece caminar hacia atrás,
desatender lo aprendido, sembrarse en batallas perdidas de antemano,
alimentar el delirio, vivir el poema en lugar de escribirlo.

EL ERIZO

El erizo se acerca caminando sobre la blusa de seda,
viene a hablarnos de justicia y libertad,
la gente está asustada,
porque una vez que tome el poder,
tendremos que felicitarle,
darle palmadas en la espalda,
y probablemente desangrarnos en el acto
como les ocurrió a nuestros padres,
con aquellos otros erizos
que vinieron caminando sobre los sueños de seda.

HACIA EL SILENCIO

¿Cómo atrapar los días para frenarlo todo?
Para decir a la gente:¿Acaso no véis que viajamos hacia la ciudad de hielo?
Mirar vuestros ojos llenos de tristeza,
vuestros corazones atados con rudas sogas por un grito de miedo.

¿Acaso no sabéis que doblando de tal modo la cabeza ante la noche
os quedaréis sin cuello?

La primera argolla fue la del silencio,
Y taladró sin misericordia el conocimiento de los pájaros.

La segunda fue la del olvido
amasada con niebla y desverguenza.

La tercera fue la del vacío
nombrándose a sí mismo
único monarca por el vasto imperio
de multiplicados cementerios.

DIEZ MIL TERNEROS

5.000gallinas,
3.000 patos,
10.000 terneros,
son sacrificados cada día en la ciudad.

Luego los barrenderos
barren y barren de aquí para allá,
plumas y quejidos,
pieles y cabezas.

A petición de los vecinos,
han insonorizado el Matadero Municipal,
sin embargo, en otras partes del Planeta,
existen mataderos silenciosos,
gente educada que muere de hambre
en Etiopía o Somalia.

Sus delgados huesos no hacen ruido
cuando se desploma el cielo.
Son apenas un poco de nada,
que muere tris tras,tris tras,
sin protestar.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 4)

Comparte y disfruta!

0 0 0
Te sugiero seguir leyendo...
Tengo un alma arrugada. Su cariñose fue por la pendiente boca abajo,no encuentra a quien querer, y en su trabajono acierta a digerir lo maloliente.
Ir al contenido