DE BRUJOS Y ADIVINOS

Martín Rodríguez-Gaona (poeta sugerido)

EL POEMA Lee otros poemas SURREALISTAS

 

Nacer el mes de junio, mi amigo, fue una suerte,
pisar con pié derecho me trajo la fortuna,
que aquí se conjuntaron los astros con la luna
haciendo que en la duda decida y siempre acierte.

Mas debo de admitirlo no siempre que acertaron,
mis padres esperaban que yo fuera una niña,
después vine a apropiarme muy pronto de una tiña,
¿caparme en un descuido? con ganas se quedaron.

Y así pasa esta historia de magos y adivinos,
de brujos y de augures, videntes y farsantes,
queriendo a mi engañarme lo mismo que a los chinos,
mas duro de roer un hueso soy como antes.

Por mucho que lo intenten, incluso dando un beso
por mucho que quisieran no me la dan con queso.
©donaciano bueno

Adivinar el futuro? Vamos, anda! Clic para tuitear
¿Conoces a Martín Rodríguez-Gaona? Lee/escucha algunos de sus poemas

Martín Rodríguez-Gaona 

SUEÑO DE UNA AMIGA QUE DICE QUE ESTA CIUDAD ES MUY RUIDOSA

Encerrados en un túnel transparente
pasamos nuestra vida. Nuestro túnel
se enlaza con algunos túneles
en los que se encuentran los demás.
Nos agotamos
en leer sus labios, nuestras caras y manos
pegadas inútilmente a las paredes.

La sombra de un sueño: atrevernos a abrir
esas escasas y complejas escotillas.

Ya lo hicimos alguna vez, a riesgo
de perder oxígeno
y energía y debilitarnos sin remedio.
Por eso las escotillas dejaron de ser
una esperanza
y hoy sólo anuncian otra mala tentación.

EN LA ESQUINA DEL PASAJE COMERCIO y LA CALLE TRES CRUCES

Puedes ser lo mejor del mundo,
tener pegada y rapidez
pero esos golpes, una vez que entran,
nunca más salen
y has estado en feroces intercambios
cuyas huellas
humedecen hoy en día
las cuerdas y el cuadrilátero.

No hay amistad, no hay amor,
sólo la lucha entre quienes aprenden
las leyes del juego
y la nostálgica admiración
de aquellos que quedaron fuera.

DIOS ES UN DEEJAY y APENAS BAILA SU PROPIA MÚSICA

Carteles de los años veinte, versiones
recién bajadas y distintos compañeros de piso.
Comparten conciertos -Rufus Wainweight,
Franz Ferdinand,
La habitación roja- que, como una voluta de humo,
ponen en marcha el desfile habitual
de colores espontáneos, bien definidos.
Los amigos preparan bebidas intensas
con hierbas aromáticas y azúcar.

Mirando postales y fotografías de ciudades
hoy lejanas, celebran nacimientos, contratos por obra,
amores canallas.

No tienen corazón para decirle a sus padres
que la guerra continúa y nuevamente
están muy cerca de los que han perdido.

UNA OCULTA BENDICIÓN

Sí, ellos están vivos y pueden tener esos colores,
Pero yo, en mi espíritu, estoy vivo también.
Siento que debo cantar y bailar, para decir
Esto de alguna forma, que el conocerte sea entregado a mí.

Y yo canto entre la desesperación y el aislamiento
De la oportunidad de conocerte, de cantarme a mí
Que eres tú. Como ves,
Tú me acercas a la luz de una manera

Que nunca pude haber esperado, o sospechado, tal vez
Porque siempre me dices que soy tú,
Y con razón. Los grandes frutos amenazan.
Yo soy tuyo para que mueras conmigo, para desear.

Nunca puedo pensar en mí, te deseo
Para una habitación en la que las sillas siempre
Tienen las espaldas de cara a la luz
Impuesta en las piedras y los caminos, los verdaderos árboles

Que parecen brillar para mí cruzando un enrejado que tienes cerca.
Si la salvaje luz de este día de enero es real
Yo prometo serte fiel
A ti, a quien no ceso de recordar.

Recordándote para olvidar. Recordándote para pasar más allá de ti
hacia aquel día
Sobre las alas de un secreto que nunca sabrás.
Sacándome de mí mismo, en el camino
Que la circunferencia pastel del día me ha asignado.

Te prefiero a ti en el plural, te quiero a ti.
Debes venir hacia mí, todo pálido y de oro
Como el rocío y el aire.
Y así me inunda esta repentina exaltación.

NECESITO OTRA COPA DE VINO PARA VERLO TODO MÁS CLARO

A veces, cuando voy a desayunar con María, me doy
xxxxxxcuenta de que no necesito el absoluto.
Ella no usa esa materia, ella no tiene esas pretensiones,
o quizá aquella sea su máscara
o lo que está dispuesta a compartir conmigo.

Yo le doy las gracias
de esta forma secreta —María detesta los poemas— y
xxxxxxme complazco
de encontrar en cada gesto,
en cada quiebre de su pequeño y admirable cuerpo,
xxxxxxun motivo de alegría.

La saliva sagrada de María.

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 4)

Impactos: 168

1
Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

Please Login to comment
avatar
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
1 Comment authors
donaciano Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Te sugiero seguir leyendo...
Del pueblo y el país, los gobernantesno pueden ser honestos,pues siempre triunfarán los que farsantesnos lleven a la ruina con sedantesy bellos manifiestos.