ELLA ESCRIBÍA VERSOS

Ernestina de Champourcín Morán de Loredo (sugerido)
EL POEMA Lee otros poemas SURREALISTAS

 

Ella escribía versos en la arena
trazando un garabato con los pies,
la dicha iba juntando con la pena
sabiendo de que ajeno a su condena
la brisa iba a tornarse descortés.

Que siempre sale el sol, ella sabía,
pasada la tormenta siempre escampa;
el ansia por volar que ella tenía
le impuso se acercara a ese tranvía
cayendo así al cruzar en una trampa.

Nadie el hecho sintió. Solo sus versos
llorando se quedaron sin abrazos
sufriendo aquel dolor. Y hoy ya dispersos
aun vagan por distintos universos
penando con su amor hecho pedazos.
©donaciano bueno

Acaso muerto el autor, mueren sus versos? Clic para tuitear
Lee/escucha otros poemas, éstos de Ernestina de Champourcín Morán de Loredo
Ernestina de Champourcín Morán de Loredo

AMBICIÓN

¡Quisiera ser viento!
Ráfaga tendida
que arrastra en su beso
el polvo y la nube,
la rosa, el lucero…
-No brisa apacible
que finge despechos
y siembra caricias-.
Yo quiero ser fuego,
volcán de aire rojo
que incendie el secreto
de todas las ramas
y todos los pechos;
aquilón desnudo,
huracán de acero,
fragua donde forjan
su actitud los cuerpos.
¡Cuando voy a ti,
quisiera ser viento
para arrebatarte
más allá del cielo!

AMOR

Puliré mi belleza con los garfios del viento.
Seré tuya sin forma, hecha polvo de aire,
diluida en un cielo de planos invisibles.

Para ti quiero, amado, la posesión sin cuerpo,
el delirio gozoso de sentir que tu abrazo
solo ciñe rosales de pura eternidad.

Nunca podrás tenerme sin abrir tu deseo
sobre la desnudez que sella lo inefable,
ni encontrarás mis labios
mientras algo concreto enraíce tu amor…

¡Que tus manos inútiles acaricien estrellas!
No entorpezcan besándome la fuga de mi cuerpo.
Seré tuya en la piel hecha fuego de sol.

Ernestina de Champourcín

CARTA AL VACÍO

Es escribir a alguien
o lanzarse al silencio,
a nadar en lo oscuro,
a encender una llama
aunque ahoguen las dudas.
¿Carta a lo que no existe?
Hay buzones alados
que se disparan solos
y un correo sin pistas
ni trayecto seguro.

Eludir el camino
que todos conocemos.
Seguir hacia adelante
ruta de los que intentan
lo que nunca pensaron
y se sienten felices
porque hay algo distinto,
porque se desvanece
de pronto lo que sobra
y no existe el vacío
si queremos colmarlo.

Ernestina de Champourcín

LAXITUD

La tarde gris y triste me agobia,
tengo sueño;
estiro lentamente
mis dos brazos abiertos
que se prenden al aire;
quieren cazar el tiempo,
aprisionarlo pronto,
robarle su secreto,
deshacer bruscamente sus límites estrechos.
Quiero llorar: no sé;
quiero reír: no puedo.
Los deseos
se estrellan contra la inexorable inercia
del silencio;
sobre mi corazón rueda grávido al peso
de la existencia toda.
Al fin me desperezo.
Logro romper el cerco
del malsano sopor,
pero apenas lo venzo
ya me torna a invadir
quedamente su tedio.
Luego…
Ya no sé más;
suspiro,
me paseo,
exprimo el tormentoso
lagar de mi cerebro,
destilo el elixir de su inquietud
en mi pecho…
Sujeto en mi memoria
repite el pensamiento;
la tarde gris y triste me agobia,
¡tengo sueño!…

No te pierdas todas las Noticias de hoy sobre Literatura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.