LA VIDA SE HA QUEDADO SIN…

Mi Poeta sugerido: »Nicolle Garay

MI POEMA …de medio pelo Lee otros poemas SURREALISTAS

 

La vida se ha quedado sin trompetas,
se fueron suicidando resentidas,
causándole al amor tales heridas
que no pueden pagarse con pesetas,
ni en sueños pues no existe ya un rey Midas.

La vida se ha quedado sin tambores
no existen ya repiques de campanas,
se fueron a pasear hasta las ganas
de hacer feliz la flor con sus olores,
son sapos, que en los charcos ya no hay ranas.

La vida está desecha, ya hecha trizas
exenta de la sal y el condimento,
escasa de sazón. Del sufrimiento
no más quedan rescoldos y cenizas
y el ansia por vivir se hizo cemento.

La vida ya no tiene quien le llore,
no existen plañideras.
Se fueron a llorar por las afueras.
De nada ha de servir se les implore
y es que hasta de esperanzas ya están hueras.
©donaciano bueno

Para llorar, el muro de las lamentaciones? Clic para tuitear
MI POETA SUGERIDO: Nicolle Garay

Nicolle Garay

A La Bandera Panameña

Mantengamos en alto la enseña
que en aurora de suave irradiar
vio la libre nación panameña
bajo un cielo sin nubes flotar.

Veneremos la hermosa bandera
que en los aires invita a la unión;
que el istmeño mil muertes prefiera
a sufrir un ultraje al pendón.

Al altar de la patria lleguemos
una rama de olivo a ofrendar:
los rencores de ayer olvidemos
que el pendón tricolor va a ondear.

Tres De Noviembre

Tres de noviembre
fecha querida
en que a la vida
libre nació
un pueblo altivo
aunque pequeño
de todo istmeño
gloria y amor.

Tres de noviembre
yo te saludo.
En el escudo
del pabellón
que bajo el cielo
tremola al viento,
vibra un acento
de redención.

Tres de noviembre
dichoso día
que al alma mía
júbilo das,
tú eres la gloria
de los hogares
do tiene altares
la Libertad!

Los Tres Amores

Quiso un artista hacer una pintura
del amor puro y su misión de gloria
y llevando a su pueblo a la victoria
trazó de Juana de Arco la figura.

No satisfecho de su criatura
busca otro tipo en la sagrada historia:
la penitente que desde la escoria
sube en alas de amor a excelsa altura.

Mas halla éste el pintor infiel retrato
de ese amor que perdona, que redime
al criminal tornándolo un ser bueno.

Y entre abierta la viste con recato
pintó una madre en éxtasis sublime
ante el hijo suspenso de su seno.

Postrer Soneto,

Improvisado oyendo el último
estertor de un paciente muerto
en el Hospital Panamá a las
tres de la madrugada del 10 de
mayo de 1928.

Aquí estoy, a dos pasos de la muerte!
un cadáver, tabique de por medio,
me predice que vano es el remedio
que absorbo si ya echada esta la suerte.

La labor que en el día me hace fuerte
cede, en la noche, su lugar al tedio.
Huye el valor y a la enfermera asedio.
Vuelvo a luchar hasta que yazgo inerte.

Dime! Oh Cristo! si es mía la victoria,
si al mundo volveré, de vida llena,
a continuar con brío la jornada!

Ay!, el humano es víctima ilusoria
del ansia de vivir que lo encadena
al ansia de saberlo: todo o nada.

Paisaje tropical,

A Manuelita Hurtado des Cordes.

En la boca del río Pacora.

Lenta cubre el poniente gasa umbría
que apaga de la luz el postrer brillo;
llena el valle el perfume del manglillo,
huele, al entrar al bosque, la curia.

Torna al corral en busca de su cría
la vaca; el son monótono del grillo
vibra, como un violín, en el sencillo
concento de la tarde en agonía.

Termina el labrador su ardua faena.
Cabe la ría y ve, de frutos llena,
su piragua y en ella se recrea;

mas como un palmo apenas mide el agua,
se echa a dormir tranquilo en la piragua
esperando que suba la marea.

Flor Celeste,

A mi sobrina Mercedes.

Una flor me pides? Una?
no te la puede negar
quien se puso a tu mandar
desde que te vio en la cuna.

Mas yo que el guiar tus pasos
cuitas tuve y tuve enojos;
“yo que me he visto en tus ojos
cuando te alzaba en mis brazos.”

Y con piadosa intención
en tu alma blanca sembré
la azucena de la fe
y el lirio de la oración,

no he de callar, por temor
de ocasionarte una pena,
que hay casos en que envenena
el perfume de una flor.

Y te escudaré asimismo
contra la lisonja vil
que de un risueño pensil
transporta el alma a un abismo.

Pálidas flores de invierno
que no avivó el sol de estío,
las flores del vergel mío
son de un aroma muy tierno;

Mas si ellas colman tu anhelo,
aspira y gusta su aroma
imitando a la paloma
que, al beber, contempla el Cielo.

Y en su suave claridad,
desde la celeste altura,
inundarán tu alma pura
Fe, Esperanza y Caridad.

Feliz tú sí, con fruición
de esas flores celestiales,
los aromas inmortales,
guardas en tu corazón.

La Hora Triste,

Vé, ligero pensamiento; vuela, rauda fantasía;
tus mil alas bate al viento y remóntate al Cenit.
Suenan bélicos clarines en la amada patria mía
y en los quietos arrozales flota el alma de Judit.

Trueca el himno hoy en guerrera su pacífica armonía;
nos inflama la bandera como el sol en el Cenit;
la profana el extranjero? Castiguemos su osadía
que inviolable es nuestra enseña como el velo de Tanit.

Atraviesa las fronteras; vuela, vuela pensamiento;
en la voz del océano, en el trueno y en el viento
narra al orbe la victoria que reclama el ofensor.

Di que no hubo un solo istmeño que escondiera el noble pecho;
di que todos se aprontaron a morir en el Derecho
y que el alma esta abatida…peso en alto está el honor.

Te sugiero seguir leyendo...
Marcho liento, trashumante peregrino en busca de trovadores y juglares, de los bribones tratantes de…

Busca poemas entre más de 3000 poetas sugeridos

X
Scroll Up