MÁS QUE PALABRAS

Poeta sugerido: Richard Piñeyro

EL POEMA Lee otros poemas SURREALISTAS

 

Palabras que se ignoran, palabras que se cruzan,
que al corazón le encoran, que hieren pues se azuzan,
palabras sin sentido que andan disimulando,
que antes de hablar se han ido sin nadie saber cuando.

Palabras obsoletas o que han quedado mudas
que no endulzan sabores pues permanecen crudas.
Palabras que te aman o aquellas que te hieren,
que al cielo le reclaman, de pena que se mueren.

O quedaron sin habla, de sustancias vacías,
que van arrastrando odio o que son palabras frías,
que saltan al espacio y van formando el eco
o exprimen el gaznate que se quedó reseco.

Palabras que se esconden o no atienden razones,
que cual camaleones con su lengua te atrapan
y a veces que derrapan cual ruedas de camiones
y que sin parangones de mentiras se empapan.

Palabras muy confusas que levantan pasiones,
que son papel de estraza que envuelven las ideas,
palabras que se tiran pues son palabras feas
o no admiten excusas pues son lamentaciones.

Palabras que se adornan, palabras que oscurecen,
que raudo se retuercen de sucias que se tornan,
más falsas que Pilatos, que al que pueden sobornan,
que tienen mil formatos y a nadie le obedecen.

Pacíficas, mordaces y algunas violentas,
que suenan truculentas o tornan aburridas,
para adornar los cuentos sedosas, relamidas
que suenan tan fingidas que no salen las cuentas.

Palabras sin renglones, de trenes sin traviesas,
que se han quedado tiesas, objeto de traiciones,
sin hilos ni costuras, sin reivindicaciones,
que van dando lecciones de honor bajo las mesas.

Torpes y hasta indolentes precisan tenacillas,
sean gruesas, sencillas, para sacar los dientes,
malsonantes, procaces, vacías de ingredientes
que no hallan sus clientes siquiera en las capillas.

Que rabian, rumian, gritan y a veces que berrean,
y cuando escuecen mean, hablas que son malditas
y en ello se recrean pues muchas son gratuitas,
se esconden con sus citas para que no las vean.

Palabras que se pierden, se encuentran o se añoran
en tanto otras se ignoran, si no sueltas te muerden,
engullen o devoran, que el labio te retuercen,
e impiden que remienden las flemas que le afloran.

Llenas de vaguedades, palabras sin palabra
de bocas de los viejos, de todas las edades,
que solo son pellejos de tantas nimiedades
malditas sean las bocas, malvados quien las abra.
©donaciano bueno

Como se puede deducir de este texto, las palabras en poesía dan para mucho. En realidad, lo son todo.

POETA SUGERIDO: Richard Piñeyro

Richard Piñeyro

Esta piel negra

que me cubre los sueños
(…) esta piel
anochecida por la rueda de la historia
(…) este remolino de noche
que viene desde siglos reclamando
un aire de justicia a la mañana
(…) será de todos los colores
el horizonte anhelado de mi raza.

A Richard Piñeyro, en memoria

A Richard Piñeyro,
poeta y preso político de la
dictadura uruguaya, 1956 – 1998

“Era un poeta barrial. Hablaba
de los tallarines con tuco, del vino
salpicado de estrellas, de los transparentes, del otoño”
(Luis Bravo)

estás jodido negro medio negro
las antologías no se ocupan de vos
(el covisunca negro
en mil novescientos ochenta
(esa mujer la beba
el google que no habla de vos piñeyro
richard
negro y tupa tas jodido
(penal de libertad 1973 – 1980
poeta
(ta oscuro el asunto dicen
las antologías no se ocupan de vos
pero sí los torturadores
ellos y los del servicio de
frontera
(no estás en la antologías pero
me acuerdo del abrazo en la parada del 105
por felipe cardozo
(la tortura negro
ha sido especial para você
la muerte negro medio negro
sólo arregla la mitad de las cosas
de lo otro tendremos que ocuparnos
(qué facil esto de aparecer en las
revistas
ser invitado a los jardines
fastuosos
(no estás en la lista negro
quizás por carencia de poesía en felipe
cardoso
en los barrios populares
se sabe
hay carencia de poesía.

CARTAS A LA VIDA

Un día
una persona
caminará por una calle
recibirá el sol
sin pensar en nada
(como tiene que ser)
caminará
(sol)
y no te recordará
(como tiene que ser)
y caminará por una calle.
Y habrá sol.

“El otoño y mis cosas”
Ediciones de Uno, Montevideo, Uruguay,1992

Te sugiero seguir leyendo...
Yo cuento mis historias como el cantor que cantasus logros, sus temores, y expande sus…
Scroll Up