QUISIERAS DEDICARTE A VER…

»Mi Poeta aquí sugerido: Eduardo Maduro Lindo

MI POEMA… de medio pelo Lee otros poemas SURREALISTAS

 

Quisieras dedicarte a ver la luna,
la luna ya se sabe está muy lejos,
pues todo lo que ves son sus reflejos,
que al sol ella le debe su fortuna.

Así que te parezca majestuosa
sus ropas va luciendo de prestado,
presume de la luz del que a su lado
regala con placer, como la rosa

de olores perfumando va el ambiente
y a todo el que la observa le regala.
La rosa siempre lista está de gala
pues muestra su semblante sonriente.

La luz como el olor son percepciones
que vienen a inundar nuestros sentidos
existen como existen los fluidos
e invaden al que observa sus renglones.
©donaciano bueno

Dos ejemplos de los muchos que existen en la #naturaleza? Clic para tuitear
MI POETA SUGERIDO: Eduardo Maduro Lindo

Eduardo Maduro

Marcha Panamá

Panamá, la patria mía,
suelo grato, encantador!
Hoy te canto, Panamá, con alegría;
al mirarte así grandiosa,
cuando veo tu bandera
de precioso tricolor,
abrazarte con gran júbilo quisiera
expresándote mi amor.

Panamá del alma
de tus selvas he escuchado los rumores;
siempre gocé tu calma
y en tu cielo vi magníficos colores.

Panamá querida,
¡Oh permite que yo muera en tu regazo;
tuya será mi vida.
Sigue siendo libre, ¡bella Panamá!

Tus ojos

A ella, mi Carmen.
1924

Ojos hay para lágrimas y enojos,
hay ojos de virtud y ojos de cielo,
ojos para el amor, para el consuelo,
como también para el recuerdo hay ojos.

Ojos que riman con los labios rojos,
ojos de inspiración, ojos de celo,
ojos con suavidad de terciopelo
y ojos que saben resumir antojos.

Mas yo sé de unos ojos en que brilla
una casta y preciosa maravilla,
ojos como luceros de cocuyos…

Me vas a preguntar: ¿de quién son ellos?
Oye: esos ojos que encontré tan bellos,
no lo digas a nadie: ¡son los tuyos!
(Del libro Poemas Líricos de Eduardo L. Maduro Lindo).

Emilio Carrere

A Camilo Quelquejeu.

Este vate moderno de la melena larga
sabe loar al vino con dulce inspiración,
conoce la bohemia deliciosa y amarga
y al vivir descuidado dedica su canción.

Este poeta tiene motivos medioevales,
donde hay pavanas regias y amores de algún rey;
a veces surge un conde con sus aires triunfales
de entre los versos suaves de este bardo de ley.

Dicen que Emilio escribe sus estrofas más finas
en papeles antiguos, sentado en las cantinas,
vistiendo negra capa de la era del Cid;

la Musa del Arroyo quizá surgió, serena,
mientras libaba whiskey nuestro hombre de melena
en un café recóndito del alegre Madrid.

Del libro: Poemas Líricos 

Paisaje Campestre

Vuelan las aves a las altas ramas,
tiñe el sol con sus rayos la llanura,
deslizase del río el agua pura
y las nubes, de luz, semejan llamas.

En el prado blanquísimas ovejas
pastan la hierba con feliz sosiego;
duerme el pastor, un típico manchego,
y beben de las flores las abejas.

Sobre el monte retozan los corderos,
aperciben sus lazos los vaqueros
y huyendo van las vacas cerro abajo,

Mueve las hojas la apacible brisa
y a lo lejos apenas se divisa
a un labrador que vuelve del trabajo.

Sendero de Gloria

Para Gioconda Gaudiano,
en sus quince años.

Hoy es tu día, Gioconda,
día de gloria perfecta,
porque al collar de tu vida
has añadido otra perla.
Que sigas siendo tan dulce,
Que sigas siendo tan buena,
como los copos de nieve,
como las claras estrellas.
Que cante en tu pecho noble
un ruiseñor sus endechas,
mientras los cielos sonríen
y florecen las verbenas.
Que los campos y los mundos
te admiren y te comprendan
y que los regios querubes
para ti guirnaldas tejan.
Que soplen las nuevas brisas,
que se abran las madreselvas,
que haya aleluyas de dicha
y resplandores de fiesta.
Hoy es tu día, Gioconda,
día de gloria y de feria,
porque el collar de tu vida
has engarzado otra perla.

Panamá, 2 de mayo de 1960
Del libro: Poemas Líricos

Ramona

Ramona, la hechicera, la de los ojos negros,
la de las largas trenzas y la dulce sonrisa,
tuvo un amor inmenso: un amor desgraciado,
que colmó de amarguras la copa de su vida.

Ramona, la sencilla, la graciosa criatura,
la que llevó en sus venas sangre roja de india,
quiso al mancebo fuerte de los brazos hercúleos,
de corazón de oro y de mirada altiva.

Un día artera mano lo sorprendió en la choza
y lo dejó tendido sobre la selva andina,
donde lo halló la esposa…Fue grande su lamento;
y el primo enamorado, que tanto la quería,
buscóla mucho tiempo y en sus brazos Ramona
encontró el nuevo bálsamo que alivió su desdicha.

Si te gusta #Eduardo_Maduro_Lindo... Clic para tuitear

También te puede interesar...
Ayer llovió bastante, hoy ya no llueve, quizás…

Poesía eres tú, te interesa?

X