UNA LARGA ESPERA

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
EL POEMA Lee otros poemas SURREALISTAS

 

Yo me senté a llorar frente a la puerta
a ver si algún momento tú la abrías,
una hora pasó y otra hora muerta,
mientras yo, vigilante, estaba alerta
y tú, incomprensible, no salías.

No entré hasta tu dintel, no me atrevía,
en su entorno la calle era desierta,
ni una rama de un árbol se movía,
dudé si en arrojarme a algún tranvía
mas mi alma me insistía estar despierta.

Y así fueron pasando día tras día
y una semana , un mes e incluso años,
apostando muy terco en la porfía,
confiando apareciera la alegría,
repleta de esperanza y desengaños.

Y harto ya de esperar me eché la siesta
cuando el sol más se expone al mediodía
y daba más profundo allí en mi testa,
tesitura de duda tan siniestra,
aunque un ojo despierto mantenía,

Y al fin reflexioné, sin darme cuenta
el tiempo que en la espera yo perdía,
dudando si amainaba la tormenta
y en esta dilación vil e incruenta
no pude más decir y me moría.
©donaciano bueno

No te gusta, o si? Clic para tuitear
poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética