UNA LARGA ESPERA

EL POEMA Lee otros poemas SURREALISTAS

 

Yo me senté a llorar frente a la puerta
a ver si algún momento tú la abrías,
una hora pasó y otra hora muerta,
mientras yo, vigilante, estaba alerta
y tú, incomprensible, no salías.

No entré hasta tu dintel, no me atrevía,
en su entorno la calle era desierta,
ni una rama de un árbol se movía,
dudé si en arrojarme a algún tranvía
mas mi alma me insistía estar despierta.

Y así fueron pasando día tras día
y una semana , un mes e incluso años,
apostando muy terco en la porfía,
confiando apareciera la alegría,
repleta de esperanza y desengaños.

Y harto ya de esperar me eché la siesta
cuando el sol más se expone al mediodía
y daba más profundo allí en mi testa,
tesitura de duda tan siniestra,
aunque un ojo despierto mantenía,

Y al fin reflexioné, sin darme cuenta
el tiempo que en la espera yo perdía,
dudando si amainaba la tormenta
y en esta dilación vil e incruenta
no pude más decir y me moría.
©donaciano bueno

No te gusta, o si? Clic para tuitear
Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 4)

Impactos: 294

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
  Subscribe  
Notificar a
Te sugiero seguir leyendo...
Tomo la palabra y digo: no quiero que me adoctrinen, que a mi espíritu le arruinen y me tomen por mendigo.

Vale. Pongamos, no te gusta lo que escribo. Pero ¿a qué perder la oportunidad de leer entre
más de 20.000 poemas de reconocida autoría? Prueba a buscar tu poeta preferido.

¿Qué hay de nuevo?
X myStickymenu