Tag Archives: añoranza

EL PAN CANDEAL
Paloma Palao (poeta sugerido)

El arte de segar con la zoqueta.
La hoz con su destreza. Segadores.
El sol sobre la espalda. Los sudores.
La brisa y su galbana siempre aprieta.

LA AÑORANZA NO HACE DAÑO
Jesús Ge (poeta sugerido)

Yo sé que no estoy loco así disfrute
volviendo con frecuencia hacia mi infancia,
creyendo aun soy niño en esa estancia,
y nadie a esa experiencia la dispute,
los ecos de su olor y su fragancia.

LA VUELTA A LOS ORÍGENES
José Manuel Caballero Bonald (poeta sugerido)

Si pudiera volver, si es que algún día
a esa hogar que es Castilla yo volviera,
prefería que fuera en primavera
cuando el sol manifiesta su alegría
y la brisa en el trigo reverbera.

ENVIDIA COCHINA
Pedro Garfías (poeta sugerido)

Yo tengo una ilusión, irme del mundo
a ver o descubrir nuevos planetas,
haciendo al que abandono cuchufletas
así sin dedicarle ni un segundo
dejándole podrirse con su grietas.

UN PUEBLO EN LA PUPILA
María Cinta Montagut (poeta sugerido)

Pintado tengo un pueblo en la pupila
-mi pueblo, bien que cabe, es muy pequeño-
lo saco a pasear siempre risueño,
sembrado está de mies que se maquila.

ENCAJE DE BOLILLO
Juan Eduardo Cirlot (poeta sugerido)

Mi madre encaje hacía de bolillo,
con arte se aplicaba a sus labores,
sabiendo a lo que hacía sacar brillo,
tornando a lo difícil más sencillo
que obras eran amores.

CAÍA, CAÍA, CAÍA LA NIEVE
Claribel Alegría (poeta sugerido)

Caía la nieve, lenta, suavemente,
encima el tejado, sobre las iglesias,
los huertos humildes y los cementerios,
caía sin ruido, volando indolente,
cual ser que es cautivo de sus anestesias,
en cúpulas grises de los monasterios
cubriéndole al valle, en

CUANDO SUENAN LAS CAMPANAS
Melchor López (poeta sugerido)

Cuando suenan de la iglesia las campanas
me recuerdan a otros tiempos muy lejanos
en que el mundo se abarcaba con las manos
que los sapos convivían con las ranas
y hasta Dios solo era el dios de los cristianos.

LA CAJA DE LOS CUARTOS
Antonio Martín de las Mulas Baeza (poeta sugerido)

La caja de los cuartos, se decía,
allí es donde las perras se guardaban,
lo supe nada más porque lo oía
pues perras yo era un niño y no tenía
mas sé lo que a mi madre le ocupaban.

DEJÁNDOSE LLEVAR
Isabel Bono (poeta sugerido)

Yo me dejo vivir. Y es que hoy yo vivo
atento a lo que marca la distancia;
vivir, lo que es vivir, yo no consigo,
pues sueños ya hoy no tengo, no persigo,
que me hagan retornar a la lactancia.

SE FUE SIN HACER RUÍDO
José Luis Hidalgo (poeta sugerido)

No fui como mi padre, más quisiera,
tampoco me acerqué hasta mis hermanos,
que a nadie yo alcancé. Y ahora las manos
no tienen quien les mime, que les quiera
ya excepto los gusanos.

UN GUIÑO A LA BAHIA

De nuevo volví al mar. Yo no sabía
si el mar nunca pasaba de la raya,
pensando que quizá ya no estaría,
diciendo para mi qué es lo que haría
sin sol y sin la playa.

SENTIMIENTOS OPUESTOS

Cuando intento controlar las emociones
y recuerdo aquellos años, no consigo,
no preguntes, no hay respuesta si te digo
que no encuentro explicación. Que las pasiones

HISTORIAS CORRIENTES

Mi infancia son recuerdos de Castilla
de un trazo en la meseta recoleto,
el vino en las bodegas, la gavilla,
hogueras con la carne en la parrilla
y un niño que aprendía a ser inquieto.

LOA A UN BUEN PADRE

Pues yo nací del vientre de mi madre,
después que se pusiera una semilla.
La siembra germinó ¡qué maravilla!
Y a aquel que la sembró, que fue mi padre
dedico esta coplilla.

Ya sabes lo que dicen, no hay más que

DE SU CUCHIPANDA

Yo era un niño. Jugaba al escondite,
ingenuo, sin saber por qué jugaba,
seguro de que al tiempo disfrutaba
haciendo algún regate, yendo al quite,
y a veces naufragaba.

Yo era un niño. Seguro. Aquí lo juro.

UNA GOTA, SILENCIO…

Una gota, silencio, cae otra,
y otra más la que sigue a otro silencio,
la nostalgia que en el petril se empotra
y otra y otra que escucho o que presencio.

Oigo el ruido insistente y cadencioso

YO ERA UN NIÑO CANTANDO EL “CARA AL SOL”

Prometo, no fui yo quien lo pidiera,
yo era un niño cantando el "Cara al Sol",
una especie incipiente de español
al que un día robaron la cartera
y hoy se siente cual fuera un esquirol.

Los curas, los maestros, mis

UN NIÑO

Yo era un niño jugando a ser poeta
luego quiso el destino que cambiara
y al arte de vivir que me empleara
y es así que he llegado hasta la meta.

Y hoy, muy lejos ya queda la