Tag Archives: dolor

ACERCA DE LOS PRINCIPIOS
Abraham Gragera (sugerido)

No puedo soportar tanta inconsciencia,
algunos me dirán que con los años
me he vuelto intransigente,
que miro por encima de la gente,
mi mal es la impaciencia,
mis ojos antes dulces son huraños.

A ESOS HOMBRES…
Dolores Castro (sugerido)

Los hombres, esos seres pretenciosos,
que van haciendo alarde, presumidos,
pues nacen y se creen bendecidos,
los mismos, los que fardan de rumbosos
retumban al pasar con sus quejidos.

MATAR, MATAR, MATAR…Y CELEBRAR
Chantal Maillard (sugerido)

Matar para comer, comer matando,
matar, siempre matar, matar la vida,
seguir sin importar cómo ni cuando
aquello que interesa vas cortando
y al tiempo disfrutar de su comida.

ESTÚPIDOS!
Jorge García Usta (sugerido)

Que estúpidos hay muchos, a millares,
no importa ni la edad ni condición,
se encuentran a tu lado en un rincón
allí donde se esconden los pesares,
pues todos notas son de unos cantares
que bailan al compás del mismo

NACER PARA MORIR (Tragicomedia)
Abigail Lozano (sugerido)

De niño con la pluma yo escribía
tratando de seguir bien los renglones,
cuidando no salirme de la vía,
huyendo de borrones y tachones.

Y UN DÍA TE DAS CUENTA…
Ester Bueno Palacios (sugerido)

Y un día te das cuenta ya eres viejo
pues todo se pasó sin darte cuenta,
que el tiempo ya te canta las cuarenta,
y empiezas a decir y a dar consejo,
y apenas, siendo de hombre ya el reflejo,

LA BUENA ELECCIÓN
Andrés Bello (sugerido)

Amargarse la vida no procede
provocando al espíritu un mal rato,
con la fe y la esperanza haciendo un trato,
evitando el rencor ver como agrede
de lleno a tu retrato.

YO SOY UN SOLITARIO
Blanca Varela (sugerido)

Yo soy un solitario, un eremita,
un tipo que practica el onanismo,
que escribe y solo piensa en uno mismo,
se encuentra despistado en una cita
o al borde del abismo.

EL CRUCIGRAMA
Antonio Carvajal (sugerido)

Que el alma no se rinde, se resiste,
haciéndose preguntas pasa el tiempo,
intenta adivinar por qué viniste
y nunca comprendió por qué te fuiste,
¡maldito contratiempo!

AMOR TEMPORERO
Andrés García Cerdán (sugerido)

Ayer bajé a la playa, el camarero
del bar donde solíamos comer
me dijo al saludar, no has de creer,
que amor no hay quien lo compre con dinero.

LA CASA POR EL TEJADO
David Acebes Sampedro (sugerido)

He soñado. Mas dudo si he soñado.
Y ¡qué importa saber si ha sido un sueño!
Que empezamos la casa en el tejado,
y hoy la misma ya se ha desmoronado
y hemos muerto los dos en el empeño.

CARTA A ALGUIEN MUY PESADO
Carlos Sahagún (sugerido)

Te escribo hoy esta carta aun a sabiendas
que nadie ha de coger,
pidiendo que me dejes de joder,
-consciente que el joder no admite enmiendas-
y caso no has de hacer.

BONJOUR TRISTESSE
Jeannette Lozano Clairond (sugerido)

Hay días en que el cielo está nublado,
son esos que aparecen somnolientos,
pretenden demostrarte no hay cimientos,
impiden que se sienten a tu lado
los buenos sentimientos.

EL MUNDO, LA VIDA Y LA MUERTE

No me importa la vida, no me importa la muerte,
ni sufro que el mal fario me traiga mala suerte.
La vida es un tormento, la muerte es un fracaso,
maldigo aquí a la vida que nunca me ha hecho

NIMIEDADES
Luis Llorèns Torres (sugerido)

Que no soy de este mundo, dijo Cristo,
y yo que Dios no soy,
hay veces que no entiendo por qué estoy,
y a hacer el paripé ya hoy me resisto,
que ignoro por qué vengo, donde voy.

HE PARIDO UN BEBÉ
Franco Bordino (sugerido)

He parido un bebé ¿y ahora qué hago?
Lo tengo muy limpito, reluciente.
Le lavo con el agua de la fuente,
en trato y miramientos me desago
que él es mi referente.

ACEITE DE RICINO
Fernando del Paso (sugerido)

Aceite de ricino a mi me daban,
diciendo tómalo y que me querían,
lo amargo del mejunje conocían
mas ellos sin piedad me lo endiñaban
al tiempo que a escondidas se reían.

A VECES, SOLO A VECES

A veces, solo a veces me confundo
que a ratos quiero ver lo que no he sido,
me encuentro como un pollo desvalido
sin nada que machar, sin almireces,
me encuentro muy jodido.

LA VIE EN NOIR

Hay veces que la muerte se presenta
como una solución,
se asoma con sigilo a tu balcón,
suspira ante la hiel que le atormenta
dispuesta al ver la sangre le revienta,
a dar una lección.