Tag Archives: dudas

REFLEXIONANDO/

Vicente Amador Flor C (poeta sugerido)

Existir, ser, estar
y mirarse al espejo cada día
creyendo en lo que refleja y no dudar
si esa mueca que es de susto o alegría.

EN BUSCA DEL DESTINO/

Carlos Latorre (poeta sugerido)

Marchando a la rebusca del destino
de noche, cuando el cielo andaba oscuro,
topando fui en la frente contra un muro.
Dudé si era el camino equivocado...

PASEANTE A LA FUERZA/

Othón Muñoz Alvear (poeta sugerido)

Disfrazado de turista
se iba sumando a la lista
de aquel que no entiende nada;
él se miraba al espejo
sin verse joven ni viejo,...

NO SÉ LO QUE SOY/

Ignacio Carvallo Castillo (poeta sugerido)

Soy un alma desnuda que a la vida
aún le queda por dar una calada
y al que su última cena está servida.
La sombra de una vela iluminada.

VOLAR, ESO ES LO MÍO/

Efraín Jara Idrovo (poeta sugerido)

Sé que no sé nadar. Nunca he salido
en un barco de vela a navegar
en el tiempo que hasta hoy he consumido
y he por esta razón sobrevivido
en la vida que es mi lago,

YO ESCRIBO POR ESCRIBIR/

Sofía Castañón (poeta sugerido)

Yo escribo por escribir
igual que siembra el labriego
al voleo; como el ciego
que mira sin percibir,
y que ha aprendido a vivir...

UNA CAGADA/

Juan Antonio Molina (poeta sugerido)

Soy muñeco al que la pila se le acaba.
Mas, de todo es lo peor que no hay repuesto,
una mula de atar, burro, un cabestro,
que a pesar de estudiar no aprendió nada.

SABER, CREER, DUDAR../

Etnairis Rivera (poeta sugerido)

A mí el mundo se me escapa. Me abruma.
Me siento tan inútil, tan pequeño
que pienso que no existo, que es un sueño,
un soplo de aire triste entre la bruma,.

BENDIGO Y MALDIGO AL MISMO TIEMPO/

Elisa Huezo Paredes (poeta sugerido)

Bendigo y maldigo y me contradigo
beodo de una copa de aguardiente
y cuanto más me digo más desdigo
y evitar deslizarme no consigo
siempre por la pendiente.

UN SIMPLE REGACHO/

Elsa Cross (poeta sugerido)

El agua que a la mar se va, no vuelve,
pero ella no lo hace por desprecio,
que es la ambición del mar que en su aura envuelve
y en su magma de lágrimas disuelve.... 

QUISIERA VER LA LUNA/

Elena Tamargo (poeta sugerido)

Quisiera ver la luna cual poeta,
quisiera ver el mar de agua sediento,
la lluvia que al caer llega a su meta,
un lápiz asentado en su carpeta,
del hambre su sustento.

QUIZÁS, SEGURAMENTE/

Antonio García Teijeiro (poeta sugerido)

No sé, puede ser, quizás, seguramente,
llegará un día, se nublarán mis ojos,
como la hierba se esconde en los rastrojos,
entre el pelo agazapan los piojos...

YO ARRASTRO EN MIS VENAS LA TRISTEZA./

Gabriel Jaime Franco (poeta sugerido)

Arrastro yo en mis venas la tristeza
del sauce que perdiendo va sus hojas,
el sueño que, imposible, te despojas,
de otoño en una tarde que bosteza;

TÚ LEES, YO LEO../

Sergio Navarro Ramírez (poeta sugerido)

Lees, tu lees, yo leo,
los dos calladito estamos,
de vez en cuando miramos,
tu me observas, yo te veo.
¿Poca luz?, hay poca luz,...

YO QUISIERA SABER CÓMO ES EL CIELO/

Mercedes Díaz Villarías (poeta sugerido)

Yo quisiera saber cómo es el cielo
para así decidir si me conviene,
si allí podré cumplir todo mi anhelo,
y acercarme este año, o el que viene.

QUÉ TRISTE ES NO SABER/

Federico Gallego Ripoll (poeta sugerido)

Qué triste es no saber para qué vives
a dónde debes ir, si a paso lento,
precisas de pararte algún momento
o incluso descubrir para qué escribes.

TOCAN A MISA/

Horacio Preler (poeta sugerido)

A misa, hoy toca llamando a misa
de la iglesia el badajo en su campana.
Yo asomado al dintel de mi ventana
paisanos veo andando de esa guisa

QUÉ PINTO YO AQUÍ Y QUÉ ES…ESPAÑA/

Isabel Roselló (poeta sugerido)

En un banco, sentado, de madera,
de un paseo que llaman Les Palmeres
yo desgrano mis lemas y saberes,
y dudas que atiborran mi mollera.

QUITARME DE ENMEDIO/

José Luis Rey Cano (poeta sugerido)

Yo un día así lo elegí y hoy lo lamento,
nunca podré decir no me avisaran,
sé, no quise escuchar, cuánto lo siento,
obviar acompañarme en sentimiento,

UNA LARGA ESPERA/

José Antonio Dávila (poeta sugerido)

Yo me senté a llorar frente a la puerta
a ver si algún momento tú la abrías,
una hora pasó y otra hora muerta,
mientras yo, vigilante, estaba alerta
y tú, incomprensible, no salías.

Ir al contenido