Tag Archives: melancolía

UN RÍO EN LA MEMORIA

Jaime Labastida (poeta sugerido)

Llevo un río clavado en mi memoria,
que es un hito pintado de mi historia,
y una casa de adobe en una orilla,
y un rastrojo. Les hablo de Castilla.

UNA MAÑANA DE NOVIEMBRE

Era una mañana de noviembre silenciosa y fría,
al sol del oriente abrí mi ventana,
el viento traía
perfume de rosa temprana,
-salvia, espliego, mejorana-
en besos de melancolía.

Bullicio, canciones y risas,
Doblar de campanas que llaman a misa.
¡Que

MIRANDO HACIA EL PASADO

Hoy he vuelto a mirar hacia el pasado
observando a través de la mirilla
a ese humilde terruño de Castilla
donde un día algún dios hubo creado
de padres, carpinteros, una astilla.
Tirando en parapente la mirada
haciendo el strictease

HAY TARDES…

Hay tardes en que la lluvia luce triste
cual si anduviera vacía de esperanza,
cansada de regates, que al despiste
disimulan disfrutar pues tu te fuiste
y no puede soportar ya la tardanza.
Tardes hay en

LA VIDA VA PASANDO (canción)

La vida va pasando
como pasan los días,
las penas y alegrías,
los remos van remando,
las luces alumbrando
a un mundo de locura
que me ata y me tortura.
Y cuando
se acerca una llamada a mi cordura
poniendo

CANCIÓN TRISTE

Camino sin caminar,
voy mirando más no veo,
¡qué dificil es pensar
y aún más dificil soñar
entre tanto desespero!
En los misterios no creo,
ni creo en el más allá,
triste

NOSTALGIA DE CASTILLA

Caminante que caminas por los campos de Castilla,
decidme buen caminante si es verdad que el cielo brilla.
si esa luz verdiamarilla ensimismada o errante
se asoma tras las colinas e invade el dulce semblante.
Cuéntame para

SI PUDIERA…

Si pudiera...
Tú no sabes, mi amor, si tú supieras
las ansias de volar que ahora yo tengo,
las nulas esperanzas que mantengo
de agarrarme a la vida. Si pudieras
comprender la amargura que atenaza

MI PERDICIÓN

La conocí en un bar una noche sin luna
después que la fortuna me enviara a pasear,
desnudo, sin lugar, sin esperanza alguna,
calmé mi desconsuelo en ese oscuro bar.
Era bella, atrevida, aquella mujer era

YO ARRASTRO EN MIS VENAS LA TRISTEZA.

Arrastro yo en mis venas la tristeza
del sauce que perdiendo va sus hojas,
el sueño que, imposible, te despojas,
del otoño una tarde que bosteza;
el mismo que produce la añoranza
al ver morir el