Tag Archives: reflexión

LA BUENAVENTURA
Antonio Cabrera Serrano (poeta sugerido)

Lo dijo una gitana, más te vale
comprarme una ramita de romero,
lo dice el de la suerte, el agorero,
y alguno del que espera el cuento cale.

QUEMO, TRISTE, LOS DÍAS…
Elena Garro (poeta sugerido)

Quemo, triste, los restos de mi vida
igual que la pabila en la candela,
consciente que ya nada me consuela,
sin ganas de encontrar una salida
que hiera y que no duela.

EL MUNDO, ESE CAMPO DE MINAS
Baldomero Fernández Moreno (poeta sugerido)

Dolores ¡ay! producen amargura,
atento está al cadalso, el sacrificio,
dispuesto dios, cumpliendo con su oficio,
cayendo ya, la fruta está madura.

HIJOS DE LA MISMA MADRE
Manuel Ruiz de Amezcua (poeta sugerido)

¡Qué importa aquí el color, dime, qué importa
si tú naciste ahí o más abajo,
si tienes al maltés por latinajo
y amar solo a tu dios te reconforta,
y gozas del trabajo!

A QUÉ TANTO PENSAR?
Eduardo Embry (poeta sugerido)

Lo mío aquí es pensar como un poseso,
y a veces, cuando pienso, divagar,
pensar para dudar cuanto más pienso,
cuidando de evitar echarme incienso,
consciente nada puedo adivinar.

QUERIDA INCONSCIENCIA
Medardo Ángel Silva (poeta sugerido)

De todas las amantes que he tenido
hay una que en mis sueños permanece,
que sale a relucir cuando amanece
tan solo de pensar quita el sentido,
y ajena, a la razón nunca obedece.

SIN DERECHO A DECIDIR
Alejandro Oliveros (poeta sugerido)

Pues no quiso venir y le obligaron
que fuera allí a nacer por egoísmo,
dispuesto a obedecer, más de lo mismo,
y nunca por decencia consultaron
llevando hasta la pila del bautismo.

UN DIOS COMO DIOS MANDA
Eduardo Escalante (poeta sugerido)

Yo creo en Dios,
el único, el que cuida de la gente,
que no hace distinciones, va de frente,
ni dribla, regatea ni se esconde,
ni se hace de rogar, ¡mira por dónde!

EL SABIO CONFERENCIANTE Y SU CHOFER
Aníbal Núñez San Francisco (poeta sugerido)

Maestro, dijo el chofer a su jefe,
que, sabio, iba impartiendo conferencias,
usted que sabe mucho de esas ciencias
y tanto le enseñó a este mequetrefe.

EL PRINCIPITO.
Antonio Martínez Sarrión (poeta sugerido)

Saber, lo que es saber, nada he sabido,
e incluso yo ahora ignoro si es que existo,
me suelen responder, lo dijo Cristo,
y siempre por decencia yo les sigo
mas sigo sin creer pues no lo he visto.

SI UNO QUEDA, YA SE VENDE
Roxana Elvridge-Thomas (poeta sugerido)

Sigue el líquido fluyendo
por el cauce de un vil río,
y la brisa al mar bravío
va a sus olas resistiendo.
Yo a mi casa construyendo
en un medio que es baldío
donde siento que hace frío,
al ayer

ESTIRAR EL DINERO
María Zambrano (poeta sugerido)

Estirar el dinero, repetía
mi madre cuando hablaba de dinero,
cuanto más lo recuerdo más la quiero
y aunque a mi me sonaba a letanía,
si no fuera verdad más la querría.

LAS CADENAS
Miguel de Cervantes (poeta sugerido)

Hay quien piensa que en el mundo las cadenas
solo están para atrapar en las prisiones
donde dicen que se enjugan las condenas,
los pesares se consuelan con las penas
olvidando que han de andar con condiciones.

DE MENTIRIGILLAS
José Cantabella (poeta sugerido)

Dormir eso es vivir estando a oscuras
con riesgo a tropezar en las paredes,
dejando que el cerebro haga locuras,
sin nadie a criticar si es que te excedes.

DEPENDENCIA EXISTENCIAL
Alberto Girri (poeta sugerido)

Yo un día dije a Dios, me voy contigo,
las cartas sin marcar puse en la mesa,
y hoy dudo si me alegro o si me pesa
que intento estar en paz y no consigo.

A LA DERIVA
Raúl Gómez Jattin (poeta sugerido)

Que yo vine hasta aquí para ser río
y poco algo después quedé sin agua,
me tuve que subir a una piragua,
la brisa me arrastraba a su albedrío.

DE QUÉ SIRVE PENSAR?
Jorge Drexler (poeta sugerido)

¿Pensar o no pensar? Mejor pensar.
¿A qué viene pensar? No trae a cuenta.
¿Echarte a navegar y naufragar
consciente que no hay agua en ese mar?
Quizás mejor andar. Y a marcha lenta.

PENSAR, ASÍ SEA UN POQUITO
Ana Pérez Cañamares (poeta sugerido)

A todos los que luchan por su tierra
que encuentran al luchar sendas razones,
a aquellos los que anidan emociones
que incluyen el llegar hasta una guerra.

QUEJARSE ES MUY SENCILLO
José María Heredia (poeta sugerido)

Quejarse es muy sencillo. Yo me quejo.
Quejar, lo que es quejar, todos sabemos
pues pronto de pequeños lo aprendemos.
Yo así lo pienso hacer pues que de viejo
quejar ya no podremos.