Tag Archives: sueños

UN DIOS COMO DIOS MANDA
Eduardo Escalante (poeta sugerido)

Yo creo en Dios,
el único, el que cuida de la gente,
que no hace distinciones, va de frente,
ni dribla, regatea ni se esconde,
ni se hace de rogar, ¡mira por dónde!

UN TONTO DEL HABA
Beatriz Ros (poeta sugerido)

Era un listo que creía
que ser tonto era premiado
y subióse en un tejado
y a caer se resistía,
mas fue tanta su osadía
que una brisa repelente
le empujaba a la pendiente
y al vacío se caía.

DENTRO DE CIEN AÑOS
Leopoldo Lugones (poeta sugerido)

No sé qué pasará dentro cien años,
y dentro de esos cien, en primavera,
si es cierto que yo aun sigo aquí a la espera.
La vida es un conjunto de peldaños.

FLOR DE UN DÍA
Ana Castro (poeta sugerido)

Resulta que él estaba equivocado
que aquello que soñó ya era mentira,
su excusa fue la mente es que delira,
no acierta a comprender qué le ha pasado.

LIBERTAD, DIVINO TESORO
Mario Rivero (poeta sugerido)

Libertad, tú la sientes cuando miras
sentado allí en la arena frente al mar,
la vista así comienza a deslizar
cual fuera que a los ojos los estiras
y empiezas a soñar.

RECUERDO AQUELLA TARDE
Julio Herrera y Reissig (poeta sugerido)

Recuerda aquella tarde en que llovía
y andaba ensimismado en su ventana,
confiando que muy pronto pararía.
La lluvia en el cristal le repetía
quizás hoy pararé, quizás mañana.

ESPEJITO, ESPEJITO…
Manuel Benítez Carrasco (poeta sugerido)

Me dicen que soy viejo y yo inocente
me miro con frecuencia en el espejo,
y escucho: no hagas caso, que esa gente
no llega a comprender que su reflejo
se vuelve para atrás como el cangrejo
o pinta adecentándote

FANTASÍA
Leopoldo Teuco Castilla (poeta sugerido)

La tarde aparentaba somnolienta.
Tejiéndole a la luz un cobertizo,
la bruma, que al ambiente sedimenta,

pintaba allí la sombra de un hechizo.
Yo andaba navegando a la deriva,
extraño, cual si fuera un primerizo,

SERÁ LO QUE DIOS QUIERA
Amalia Iglesias (poeta sugerido)

Quiera dios que yo me haga millonario,
quiera dios que tu madre sea abuela,
quiera dios que te enseñen en la escuela
a escribir como dice el diccionario,
quiera dios no te saquen una muela.

ENCUENTRO IMAGINADO
Rafael Cadenas (poeta sugerido)

Ayer vi a mi abuelo. Ya está muerto.
Lo sé pues percibí que me miraba.
No pude preguntarle cómo estaba
mas supe que era él, que eso era cierto,
y vi como de pronto se alejaba.

HISTORIAS INVENTADAS

Esta noche soñé. Que últimamente
no consigo dormir, que me desvelo.
Presiento me deslizo y caigo al suelo
como hace el que se lanza en parapente,
resbala sobre el hielo.

UN ANUNCIO EN LA PARADA

Soñaba ser anuncio en la parada
de un bus en que a menudo recorría
el curso de una linda fantasía
pensando encontraría tu mirada.

LA LUNA DE VALENCIA

Uno había pensaba que la luna
un globo era que un niño había perdido,
que rota la atadura había subido
pudiendo así observar desde su cuna
que ya se había dormido.

EL REY DE LAS NEURONAS

Un rebaño es un grupo de ganado,
al frente está el pastor que es el que manda,
quien lleva la batuta en esta banda,
y encierra la manada en el cercado.

UNA HISTORIA DE AMOR/HUMOR

María fue mi novia, la quería,
después vino otra más y la siguiente,
a todas las juraba yo, inocente,
que un día hasta el altar las llevaría
con un beso en la frente.

DEL MUNDO Y SUS FRONTERAS

La vida sigue igual. Eso es mentira.
Que el arte de vivir mucho ha cambiado.
No tiene parangón. Que es otra tira
de un cómic que elucubra y que delira
al ver lo del pasado en qué ha quedado.

EL MAR NO TIENE ESPEJOS

Sentado frente al mar mira el paisaje
que apena si percibe ya a lo lejos,
no puede precisar, no hay catalejos
que alcancen a otear tan largo viaje
y el mar no tiene espejos.

AQUELLA HUCHA DE BARRO

Yo era joven, tan joven que soñaba
con la luna igual que los poetas,
la moneda que madre a mi me daba
en la hucha de sueños la guardaba
a la espera que hubiera mil pesetas.

AL HAMBRE NO HAY PAN DURO

Ayer salí a la calle y no llovía,
pensé, quizás ya el cielo se ha secado,
lo pude comprobar pues percibía
abierto que el paraguas, no ha mojado.

Después miré al vecino y sonreía,
el mismo que mostró siempre enfadado,
llegué