A ESOS HOMBRES…

Dolores Castro (sugerido)
EL POEMA Lee otros poemas TRISTES

 

Los hombres, esos seres pretenciosos,
que van haciendo alarde, presumidos,
pues nacen y se creen bendecidos,
los mismos, los que fardan de rumbosos
retumban al pasar con sus quejidos.

Que avanzan cual gallitos de pelea
y haciéndose notar saltan al ruedo,
se enfrentan a las sombras con denuedo
e insisten a quien quiera que les vea
que son representantes de algún credo.

Los hombres, los que tienen por costumbre
subirse sin permiso a los altares,
se sienten cual los dioses de los mares
mas son como pavesa de una lumbre
que apaga cuando empiezan los pesares.

Ese hombre el que presume de adivino,
y pasa por la tierra caminando,
se para a descansar, piensa ¿hasta cuando?
no sabe ni quién es ni aquí a que vino
y admite siempre va disimulando.

Que sabe que él es carne de cañón
así se considere trascendente,
no quiere él admitir que es indigente,
que un grano en el granero hace montón,
y espera hacer espacio pa el siguiente.

Soldado que luchando en la batalla
conoce su destino está en sufrir,
se niega a ver teniendo que admitir
que en este resistir no da la talla,
sabiendo ha de bregar hasta morir.
©donaciano bueno

Que aquí no queda ni el apuntador Clic para tuitear
Lee/escucha otros poemas, éstos de Dolores Castro

Dolores Castro

Algo le duele al aire

Algo le duele al aire,
del aroma al hedor.

Algo le duele
cuando arrastra, alborota
del herido la carne,
la sangre derramada,
el polvo vuelto al polvo
de los huesos.

Cómo sopla y aúlla,
como que canta
pero algo le duele.

Algo le duele al aire
entre las altas frondas
de los árboles altos.

Cuando doliente aún
entra por las rendijas
de mi ventana,
de cuanto él se duele
algo me duele a mí,
algo me duele.

La sangre derramada

Al borde del camino
lo encontramos
el mismo pantalón, la blusa blanca:
sobre su espalda
amapola de sangre.
Llaman de gracia al tiro
que enmudeció su boca,
ahogó su amor
y me dejó baldada.
El estallido
de aquel tiro de gracia
aún retumba
y aúlla en el aire, aúlla.

La tierra está sonando

La tierra está sonando
y yo estoy desolada,
hueca por dentro, triste.
Mi juventud se tiende como el ala
rígida y negra de una golondrina.
Se me estremecen muy espesos árboles
y me duelen las aguas más tranquilas.
La tierra está sonando.
Llora de amor y hiere
mientras ama.
Y mata y acaricia.
¡Quién nos encierra duro
como la flor en su rojo silencio
de párpados ahogados
o de cerrados pétalos!
La tierra está sonando:
Aguas, espesos árboles:
¡Tierra sobre mi cuerpo!

¿Tienes algo que decir ? ¡Anímate y opina!

avatar
  Subscribe  
Notify of