ALEPO, UNA FLOR/

Manuel Ortiz Guerrero (poeta sugerido)

EL POEMA Lee otros poemas TRISTES

 

Alepo. Cuando termine la guerra,
cuando acabe esta guerra, ¡qué osadía!,
se acabará ya al fin tu vida perra,
te cogeré en mis brazos y te haré mía
si es que brazos me quedan todavía
pues no hubieran quedado bajo tierra.

Y si brazos no hubiera, ¡madre mía!
-atrapado en los males del horror-,
para soñar a Dios me aferraría
apretado a tu cuello alrededor
siguiendo así creyendo en el amor
que hoy me impulsa a tener melancolía.

Y si aun solo quedara el resplandor
pues me hubieran segado la cabeza,
(deseo me confieras este honor),
-perdona si me invade la tristeza-,
de que mi alma descubra la grandeza
de la inmensa belleza de tu flor.
©donaciano bueno

La guerra de Alepo (Siria) es, una vez más, la demostración de la estulticia y el fracaso de los seres humanos siempre sujetos a sus filias, sus fobias, sus egos y sus intereses. En medio, tristes, solos se van quedando los muertos…

Sentado sobre los muertos
Sentado sobre los muertos
que se han callado en dos meses,
beso zapatos vacíos
y empuño rabiosamente
la mano del corazón
y el alma que lo mantiene.
Que mi voz suba a los montes
y baje a la tierra y truene,
eso pide mi garganta
desde ahora y desde siempre.
Miguel Hernández

¿Conoces a Manuel Ortiz Guerrero? Lee/escucha algunos de sus poemas

Manuel Ortiz Guerrero

Loca

¡Paso! ¡Dadle paso!
Es reina y es pobre. No quiere ni el raso
que bese sus formas; es loca la reina.
Dad paso a la reina de honda pupila color de esmeralda,
la loca desnuda que, regia, despeina,
por único manto,
su astral cabellera, como un sueño de oro cubriendo la espalda.

¡Dad paso! que corre la reina, la loca,
llevando un gran beso y un tibio pedazo de canto
en la boca.

En noches de estío se empapa de luna, perfume y penumbra
y corre devota al templo del Arte a hacer su plegaria;
allí no le alumbra
ni lámpara débil, ni pálido cirio de luz funeraria,
sino la belleza, la sacra belleza de la luminaria.

Amigos: en caso que alguna
mujer de rodillas, desnuda en la sombra rezando encontréis,
pasad, no le habléis;
es ella la loca, devota del Arte que reza a la Luna.

Crudeza de invierno no seca y consume
la rosa del canto que lleva en la boca…
Sus llagas lumíneas que sangran perfume,
las besa y bendice mil veces la loca.

Le da primavera sus salvas de olores,
las ondas del río su perpetuo y suave rumor de oraciones;
la noche morena le da su silencio, sus sidéreas flores…
Y aun tiene hambre de más sensaciones.

En noches augustas de inútil martirio,
la loca pretende, con sed de grandeza,
tomar una estrella volviéndola lirio.
-Oh loca divina, que canta y que llora, que ríe y que reza;
atrévete siempre, es ese un gran culto que pocos profesan.

¡Loca!: soporta, la tortura sacra y luminosa
de todas tus ansias y tus padeceres
y sigue cantando canción olorosa;
tú eres la bendita loca mujer entre todas las mujeres.

Amigos: en caso que alguna
mujer de rodillas, desnuda, en la sombra rezando encontréis,
pasad, no le habléis;
es ella la loca, devota del Arte que reza a la Luna;
¡es ella mi Alma! reina que está loca,
alma luminosa, de bohemio y de artista, que va entre vosotros
llevando un gran beso y un tibio pedazo de canto en la boca.

NOSTALGIA

Purísimo lirio, blanco lirio mío
hecho de sonrisa de amor y de luz:
en la noche suave mi oración te envío
puesto de rodillas, mis manos en cruz.

Y no sé ni dónde te abrirás, fragante
lirio que perfumas mi imaginación,
pero soy tu extático devoto y amante,
tú haces de mi vida, arte y religión.

Por ti esta nostalgia de dulzura antigua
que en versos rosados me hace suspirar,
por ti siento a veces la ansiedad ambigua
de llorar a mares y… beber el mar.

Eres flor de un alma que está triste y sola,
por quien sufre mi alma, loca de ansiedad:
tus pétalos tienen pálida aureola
que hasta mí difunde tenue claridad.

Hace veinte años, salió una mañana
llena de perfumes y de tornasol,
mi reina sabina, con su caravana,
rumbo hacia tu oasis de vida y de sol,

portando en la giba de sus dromedarios
oro de mis versos, miel de mi canción,
sueño y esperanza de mis incensarios
y las piedras rosas de mi adoración.

Hace veinte años que mi sueño, errante
caravana blanca de mi devoción,
te busca, mi lirio remoto y fragante,
blanco lirio, lirio de mi corazón.

Ignoro qué clima, qué región remota
tu perfume aspira, purísima flor;
a mi alma llega tu fragancia ignota
y a tu nombre digo mi oración de amor.

¿Es tu principado la Groenlandia, fría?
¿En tu savia llevas sangre de mujer?
Soñador perpetuo, ¿te hallaré algún día,
lirio inmaculado que adoro sin ver?

En mi misma vida tu raíz se esconde,
flor insigne y rara, lirio del amor,
y tú, lirio mío, te abres no sé dónde
para que de hinojos te ame un pecador.

¿Abres tu corola de luz y sonrisa
al sol de la India o Suecia de tul?
¿Eres de la España sonora y castiza,
o vives a orillas del Danubio azul?

¿Cuándo he de besarte, blanco lirio mío,
con sed infinita de fragancia y luz? …
Yo no sé si existes: mi oración te envío
puesto de rodillas, mis manos en cruz.

TARDE GLAUCA

Dejan la torre con melancolía
vibrantes pájaros que van de viaje…
Pasan, aleteando su armonía
la oración sobre el alma del paisaje.

Por los flecos purpúreos del celaje
sangrantes rosas de oro, se diría,
en el combo de un cielo hecho de encaje
y no sé qué divina orfebrería.

A lo lejos, nevada garza en vuelo
parece la blancura de un pañuelo
que agitase su adiós desesperante,
y entre el césped, laguna musicante
semeja, sobre un verde terciopelo
olvidado en la tarde, un gran diamante.

RAÍDA PÖTÍ

Rumbo a la espesura, donde la fontana
late en el silencio como un alma humana
que padece a solas inconfeso mal;
donde la insinuante voz de la torcaza
la húmeda tristeza de la tarde pasa
cual si fuera un largo lírico puñal.

-La fuente es la fresca sangre de la tierra
que baja del áurea vena de la sierra
y llora escondida detrás de un zarzal;
es la fuente limpia, sonora hemorragia
de música y sueños, de perlas y magia
que sangra con una paciencia eternal.-

Sobre el raso verde de fragantes pastos,
propio para blancos corderitos castos
que fueran de viejos magos guaraní,
como una escapada ninfa tentadora,
con sus pies de lirio húmedo de aurora,
corre hacia la fuente la “raída pötí”.

En campos de lunas dos negros anfibios:
flagelan sus hombros de mármoles tibios
dos trenzas, más negras que antenas del mal,
y hay en su peineta piedras incrustadas,
como parpadeantes pupilas aguadas
de estrellas enfermas, en noche otoñal.

Sus dedos de rosa, que oprimen anillos
que fueran de Persia, cuajados de brillo,
destilan doradas gotas de “eireté”;
sus pies, transparentes como alas de sueño,
podrán, sobre el hilo de un verso guaireño,
llegar a la luna, viajeros de fe.

Dos conos de nieve, de jazmín y lino,
cúpulas labradas de témpano andino,
colinas de armiño, luceros “reñói”,
semejan sus senos de suave opulencia,
que van titilando como con cadencia
bajo los encajes del níveo “typói”.

Azucena humana, más blanca que plumas
de paloma blanca: con temblor de espumas,
su cuerpo prestigia tenue ñandutí;
rival de la noche por sus negros ojos,
del clavel de España por sus labios rojos…
pasa y queda el viento “jhy-acuá vú-reí”.

¿Dónde va la ninfa? Temo que la roben
los gnomos del bosque; ¿no estará algún joven
sátiro emboscado tras del matorral?
¿Será que la virgen no tiene sospecha
que haya una serpiente que espera y asecha
dentro del secreto del tembladeral?

Bajo sus guayabos de suave fragancia
^no vendrán a amarla los grandes de Francia?
¿Qué manos labriegas han de destrenzar
esa cabellera negra cual la envidia?
Y si el amor mata de sutil perfidia
¿también esos ojos tendrán que llorar?

¿Cuál paje obediente pagado en sonrisas,
le tiende la hamaca movida por brisas
bajo de los frescos naranjos en flor?
Junto a su ventana, ¿qué amante guitarra
el alma sonora de un canto desgarra,
en manos de un dulce trovero de amor?

¿Un artista joven no vendrá algún día,
tejedor de aromas, trinos y armonía,
para ver la criolla reina sin rival
habladora en lengua de esparcido ungüento,
con rumor al suave secreto del viento
que va suspirando bajo del rosal?

Va con el nervioso ritmar de la ola,
al viento la rauda mantilla española
que cubre su espalda de limpio marfil;
rumbo a la fontana que en la tarde llora,
con sus pies de lirio húmedo de aurora,
pasa… sobre el césped de la “raída pötí”.

COMUNIÓN

Bien amada sedeña: ven conmigo; la siesta
está con sus colores como un rosal en fiesta.
Ven, amada: desnuda tus pies como de aurora
y… vamos a la sombra de la selva sonora.
Vamos junto a la peña donde ha tomado asiento
el indio pensativo que murió de tormento.

Tengo hambre de los dulces milagrosos beleños
que la miel aromada de tu lengua me enseña;
deja que sobre tu hombro, como un fardo de sueños,
incline mi cabeza, bien amada sedeña.

Ambularemos juntos como dioses perdidos,
bajo los naranjales y las lianas en flor,
rondaránnos por guardia las pintorescas fieras,
y esponjarán la cola, y rugirán de amor.

Eres nota y perfume de mis grandes tristezas,
de la luz de tus ojos son mis ojos avaros…
Siéntate en esta peña, te diré mil bellezas
que en el siglo no han dicho los poetas más raros.

Ambula, amada mía, bajo la oliente fronda
la sombra pesarosa de un Mariscal vencido,
y como si sintieran veneración tan honda,
a su paso se inclinan los laureles, sin ruido.

Guaraní melancólico de la fama perenne,
se arrodilló a la Luna junto a la misma peña…
Y acarició la raza bajo el tayî solemne,
no sé qué sueños de oro, bien amada sedeña.

Sobre esta verde grama y estos dorados yuyos,
inconsolable un día se arrojó Urutaú
llorando; la de los ojos negros como los tuyos
y muslos armoniosos; única, como tú.
****
Vamos a la caverna do las estalactitas
son lágrimas serenas con que las rocas lloran
su gran dolor de siglos, y donde tus benditas
hermanas invioladas, las hadas blancas, moran.

Y oficiemos la misa, que ha callado hasta el viento
para darnos oído. Que tu boca hecha flor
sea el cáliz divino, perfumado y sangriento,
y por mí y por el indio que murió de tormento
dame, amada, tu pura hostia pura de amor.

Al “animal político”, que deja
Al poeta
Bajo de tus pestañas florecidas
Bajo el lóbrego puente de tus cejas
Callamos. Sobre un arrebol distante
Canción de ensueño
Cuando niño, me han dicho que tenía…
Cuando todos preguntan “¿y por dónde?”
De bajar al jardín, guardar te toca
Delante los señuelos han de ir
Delirio de pizzicatos
Dulce veneno
El corazón es himno y flor de goce
El piano
El verso puro de fragancia suave…
El voto obligatorio es sabia ley
En el remanso azul de tu merced
En jornadas de gloria o del amor
En una caja enorme, de un ébano pulido…
Eterna Esperanza todopoderosa…
Florece corazón cada minuto
Ofrendaria
Hacia el oeste el viento un hilo lleva
Hartar es la primera obligación
Hombre líquido es hombre de partido
Jamás
La guitarra del desengaño
La ilusión, el amor, luz de bengala
Loca
Los “círculos” al “centro” dan razón
Moscatel en racimo que encontró mi apetencia…
No magnifiques más tu mal destino
Nunca alabes el oro que tú labras
Princesa de ojos negros con un fulgor de acero…
Raída Potï
Rogación
Rumbo a la espesura, donde la fontana…
Sé justo con la vida. ¿Hoy padeces?
Serenata grata…
Si me miras, me miras con furor
Solloza la prima…
Su boca
Susana
Tu recuerdo, cometa hoy ya distante
Tus ojos me enseñaron ser gandul

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Impactos: 94

1
Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
1 Hilos de comentarios
0 Responde al hilo
0 Seguidores
 
Comentario más reciente
Hilo de comentarios más popular
1 Autor del comentarios
Amira Autor reciente del comentario
  Subscribe  
El más nuevo El más antiguo El más votado
Notificar a
Amira
Invitado
Amira

Poeta mayúsculo! Es impresionante cómo mantienes la calidad aunque no pares de crear diariamente nuevos poemas. Te quiero y admiro.

Te sugiero seguir leyendo...
Amanda, amada mía, si me muerono pienses te he dejado y que me he ido.que es cierto que a otro cielo me he subidoquedando aquí…

Vale. Pongamos, no te gusta lo que escribo. Pero ¿a qué perder la oportunidad de leer entre
más de 20.000 poemas de reconocida autoría? Prueba a buscar tu poeta preferido.

¿Qué hay de nuevo?
X myStickymenu