DESAPARECIDA

Tatiana Oroño(Poeta sugerido)

EL POEMA Lee otros poemas TRISTES

 

Era joven. Se fue. Quizás no fuera.
No saben qué pasó. Se desconoce.
Nadie la pudo ver. Y hoy ya es desbroce
de un soplo que pasó, que nadie viera.

Se fue sin decir nada. Sin permiso,
para nunca volver, cual si quisiera
al pasado perder. No fue un inciso.
Sospechan que alguien a ella retuviera.

Sus padres, su familia, sus amigos,
no llegan a entender lo que ha pasado,
Todos con insistencia la han buscado
sin rastro ni señal, que no hay testigos.

Era alguien por hacer, era un proyecto,
la savia rezumando es lo que era,
y un mal día o mañana puñetera
esfumóse en la niebla en su trayecto.

Pues pasó por aquí como el que pasa
perdiéndose en el aire como el viento,
apenas hoy ya queda el sentimiento
de un mal sueño que ardióse en una brasa.

La duda por la culpa se acrecienta
sacando a su temor a pasear,
la pena, el desconsuelo han de aflorar
creando una tristeza truculenta,
©donaciano bueno

Qué triste! Clic para tuitear

Son aproximadamente 10.000 las personas desaparecidas en España, (34 cada día). De ellas sólo son casos contados los que adquieren notoriedad merced a los medios de comunicación, con el consiguiente sufrimiento para sus allegados. 

POETA SUGERIDO: Tatiana Oroño

Tatiana Oroño

Vedo por mí

Me concedo

cuidados. Acontece que hago

por mi vida. Segrego mi capullo como un ajuar
trenzo mi última edad me envuelvo
en mis edades. No he
de entrarme
en años

sin tomar providencias. He de hilar
la crisálida. Perlada
de roturas. Saturada de nudos.

Ensaliva su seda la devana
el abdomen

con tacto secretor con oficio
envolvente. La boca
desdentada no deja de lamer recubrirse. En esta larva ungida
de babas cuidadosas
cicatrizan suntuosas cabelleras o medran algas
de doble densidad
y canutillo
acuáticos caireles y pinzas de cangrejo. El desgaste
emparenta lo dispar muele la cáscara tritura los relámpagos

en cada cao. El capullo es un nido

que se autodestina. El capullo
de añarse de añejarse. Lo he cosido
con agujas y dientes con las muelas más fuertes
con pechos y caderas. Es labor de mis días. Muselina
envuelta

en derredor. Membrana

que me enjoya.
De: Revista de Poesía Prometeo
XVII Festival internacional de Poesía de Medellín

Andamos sobre losas de gavazzos

transpira, es resbaloso
lo mancillado. Azulejos mosaicos porcelanas
bajo la lava el sello
de los cuerpos / cántaros gargantillas huertos

Montevideo es aquí. No Herculano. Aserrín del deseo. Es aquí
donde el duelo no duele

suficiente. Arrojado a las aguas. Pavimentado
en cales. Tachado a la callada. Yo soy la que no soy. Estoy
bajo mis pies. No escucho ese rumor de amores quebradizos
bajo la marcha. Murmullo que seguro
murmuraba. Bajo este momento
la agrimensura de todos los adioses
excavados
a la redonda

no escucha no registra
no suena (aunque quisiera
no puede hacer sonar)

el paso
de ceniza
de lo que pasó

donde ahora me paro.

Los hombres

juegan en equipo. Esa práctica

de dividir al medio y tener de rival
a una mitad y a la otra de aliada

es jugada

maestra. Ordena
el mundo.
Vende

locus
amenus.
De talud
a tribuna numerada.

No conozco el calado.

Ábrese el laberinto silba la entrada. Es aire hambriento.
Tú tienes tus extremos que se nombran “las manos”, “las pupilas”, por ejemplo,
pero asimismo tienes
una ciudad de calles góticas voraces como gárgolas

que te ahuecan los centros
del peñasco
que habitas
y no tocas.
No adivinas.

Y eso es la mujer. Lo que no. La ciudad de cornisas y canales
donde la noche cae como cae la tormenta y derrota
costillares de barcas y de remos y parte

astilla
la piedra sostenida el mentón de las calles que te horadaron túneles
en el zigurat fósil
de las células vivas.

Nada comprenderé.
Nunca seré ladera cima ni pie del monolito el bloque.
Tanto arrimar de todo. Tanta industria y tesón. Tanto apisonar suelo y
pendientes
siempre.

Y todo para
esto.
Una noche de amor
te arroja a las arterias
desiertas
de la ciudad que pulsa y que tirita
como venecia hundida
con los ojos vendados.

Son vagidos
famélicos
los que arrojan papeles y residuos
a las calles
vacías
largamente empedradas
por sangre adoquinada
a pico
y cadena perpetua permutada
por
la pena de dar
la forma de ladrillos
al deseo de que todo cantara como acequias o arroyos
en escondidas napas.
****
Piedra de la tarea. Liquidada
la cosa. Arrojada la flecha.
La cosa hecha.

El ojo / parpadeo de la vida
encandilado.
Loco.

Los círculos concéntricos. Anillando. Embocando
en el orden: propagación de ondas. Intocable
invisible sorda orquesta de círculos
me abraza.
La musiquilla. El ritmo. Esferándome.
Redondeando
la masa
de algo que estaba por hacer. Y ya está hecho.
Rodeándome
adivino, pobrecitas, sus notas.
***
Tomé el último puesto. Quedate, ha dicho
la voz de la experiencia
u otra. Atrás
niños de niebla, a mis espaldas, ciegos

mortíferos
ángeles. Las cosas

huelen mal. Lo inerte huele.

Es rincón, percha, entrepaño, tenue película
de cadáveres
bajo el cajón movido. El intersticio el pliegue. Mi casa
de fantasmas, cubilete
que hago sonar. Sonaja. Último puesto. Cada uno

dejó atrás
cosas
que el desuso
violó. Que mancilló el resguardo, el celo de añorarlos.

Es brumoso dictamen. Custodiar despoblados distritos de familia
no es salvación. Es puesto
de frontera. Es tarea compulsiva, tara de poca monta
aliñar los confines
de su bóveda.

Al sonar de la hora
trocarán
en despojos las reliquias. En roedores
los caballos piafantes
sudorosos. Los cuadernos de escuela
en letra cenagosa.

Te sugiero seguir leyendo...
Quizás que hoy escribir sea pecadosabiendo que al final nadie te lee,y nunca nadie habrá…
Scroll Up