EL ÚLTIMO RESBALÓN

»El Poeta sugerido: Erika Münchaussen

EL POEMA Lee otros poemas TRISTES

 

Ya empiezo a morir, Señor,
Señor, no me quieras tanto,
respétame con mi llanto
que muera con mi dolor.

Que este triste desencanto,
con su maldad me acongoja,
deja que el viento recoja
la liviandad de este canto.

Que me muero aunque quisiera
mejor aún no haber nacido,
pues que vivir no he sabido
y ahora muerto estoy de espanto.

No quiero que me aconsejen
en este instante preciso
pues me muestro ya sumiso,
y no es justo lo festejen.

De nada ha de servir que reces
a algún dios. Que tu plegaria
no impedirá que este paria
se disuelva entre sus heces.

Piensa que un soplo divino
o aún mejor, que intrascendente,
resbaló por la pendiente,
y se fue por donde vino.
©donaciano bueno

Nacer está bien, pero para qué? Clic para tuitear
POETA SUGERIDO: Erika Münchaussen

Erika Münchaussen

Besos al cielo

Su muerte no significa su olvido,
porque ella vive en todas las flores rojas,
blancas, amarillas y rosas
que existen en la Tierra.

Y cada vez que las veo, le recuerdo…
Tan frágil y bella.
Tan fuerte por dentro,
como el perfume Anaïs, Anaïs.

Para que su vuelo se perpetúe
en la fragancia de las rosas».

Mi nombre no fue Irene

Trató mi alma como basura. Tiró mi carne a los perros.
Ignoró mi dolor y mi amor pero intenté darle mi cariño (y a veces mi odio)

Al final me marché de su vida…

Sin grandes conflictos.

Sin demasiados reproches.

Todo porque fui algo imperfecta en mis modales

y tal vez le amé (y a veces le odié) sin disfraces.

Por desgracia mis poemas y mis besos eran reales.

Pero lo único que deseaba, era una parcela de gratitud…

Ilusiones…

Puede que esta imagen en blanco y negro nunca más vuelva a ser real.
O tal vez se repita dentro de unas semanas, unos meses, años, o dentro de otras vidas.
Pero me gusta pensar que ese chico eres tú y la chica que te besa soy yo.
Y que esa pareja, que está desnuda haciendo el amor, somos nosotros.

Me gusta pensar, que por fin conoceré un amor sincero.
Un amor que me haga más auténtica, que realmente me haga volar hasta las estrellas.
Que por unas horas el mundo que nos rodea sea menos corrupto, que por unos instantes nosotros también seamos mejores, construyéndonos el uno dentro del otro.

Alma junto a alma, cuerpo junto a cuerpo.
Y que todo el universo que ambos creamos sea extraordinario.

Me gusta creer que las cosas imposibles, pueden ser posibles con sólo mirarte.
Me gusta pensar que el romanticismo aún vive en tus ojos, que no eres tan sólo un amante.
Y que transciendes la pasión para llevarme a mí también de la mano.
Me gustan las meras ilusiones basadas en viejos deseos.

Hilos de Luz

Amor
Noche y día…

Amor
De luceros y universos
Dentro del alma,
Luces que tintinean ronroneos.

Amores tejidos
En las costuras de la Tierra
Con sus hilos hacia la Luna
Y de bocas encendidas en los besos.

(A Borja – 2013)

La Plegaria – José Zorrilla

Helos al pie de la cruz
En oración reverente;
La virtud brilla en su frente
Como la primera luz
Del sol que alumbra en Oriente.

Niños tal vez desvalidos
Que pasan desconocidos,
Con la inocencia en el alma,
Como en desiertos perdidos
Con sus racimos la palma.

Angeles acaso son
Que, el mundo sin conocer,
Llevan en el corazón
Una sublime oración
Y las virtudes de ayer.

Sus ojos ven solamente
A través del blanco velo
Que cerca el alma inocente,
Vida en la tierra inclemente,
Luz y armonía en el cielo.

Ven en el alba colores
Y en el llano hierba y flores,
Sombra, del valle en la hondura,
Y en el aire ruiseñores,
Y peñascos en la altura.

Para ellos, música el viento
Es, si las alas despliega,
Si en las secas hojas juega,
O entre las flores se pliega
Con lascivo movimiento.

Y son las flotantes ramas,
Del sol a las rojas llamas,
Del prado, verdes espumas,
De aérea serpiente, escamas,
De águila terrestre, plumas.

Y son los hombres hermanos,
Y oran por ellos contentos,
Hasta que los hombres vanos
Pongan, leones hambrientos,
En su inocencia las manos.

Sabe ella que es virgen bella,
Y él un ángel hechicero,
Porque no dudan él ni ella
Que ella es de virtud estrella,
Y él de inocencia lucero.

Mas ¡ay! que del pedestal
A la sombra cobijado,
Acaso un ojo carnal
Está en la virgen posado
Con una idea brutal.

Y sobre la tez de rosa
La lágrima de dolor
Que ella derrama piadosa,
El hombre la cree de amor,
Y llama al ángel ¡hermosa!

Que tal vez pintarse intenta
Aquella avara pupila,
De torpes formas sedienta,
Mil perfecciones que aumenta
En esa virgen tranquila.

Así incompletas y vanas
Las cosas del mundo son,
¡Que a turbar vienen livianas
Esa angélica oración
Con imágenes mundanas!

¿Por qué, pintor, ideaste
Una plegaria tan bella,
Si la cruz que levantaste,
Luego, pintor, la ultrajaste
Pintando al hombre tras ella?

¡No digas quién la creó!
culpa no arguya!
¡Que en ambos
Tú fuiste quien la pintó,
Mas la malicia no es tuya,
Que quien la escribe soy yo.

Te sugiero seguir leyendo...
El futuro, ese enigma que no tengo.¿Pasado? Ya está muerto, no interesa,-un beso apasionado que…

Busca, lee y comparte poesía. Hagámosla viral!

X
Scroll Up