HOY SALE EL SOL

»El Poeta sugerido: Selva Casal

EL POEMA Lee otros poemas TRISTES

 

Hoy sale el sol. Se espera haga un buen día.
De un rayo que atraviesa mi ventana
deduzco será así. Que la alegría,
ansiada, me ha mirado y sonreía,
dotando de esplendor a la mañana.

Sale el sol para todo, para todos,
aquellos que transitan sin razones,
abstemios de experiencias y beodos,
obviando ya por fin los malos modos,
brindando el resplandor a los rincones.

Que sale el sol. Con él nace la vida,
y eleva la ilusión de los paisanos,
la flora luce un ansia desmedida,
más dulce, más amable, más florida,
y anima así al caudal de los pantanos.

Que el mundo sin el sol nada sería,
la sombra defecando en el ambiente,
un siglo sin gozar, melancolía,
y dudo si el amor no moriría
de triste inanición cual indigente.

¡Que pena!, muere el sol, con él la luna,
y estrellas que dan luz al firmamento,
promesas se diluyen una a una,
mas nunca por jamás se irá la hambruna,
cuán triste es el remate de este cuento.
©donaciano bueno

El día en el que el sol se apague, el mundo fallecerá de tristeza.

Para y óyeme ¡oh sol! yo te saludo
y extático ante ti me atrevo a hablarte:
ardiente como tú mi fantasía,
arrebatada en ansia de admirarte
intrépidas a ti sus alas guía.
(José de Espronceda)

POETA SUGERIDO: Selva Casal

Selva Casal

Aúllan

Como quien prepara un complot
Se prepara el silencio
Los enemigos lloran
Ya les hemos entregado la vida
Pero lloran
Aúllan su extraño sueño
Mis vísceras sueñan tu mismo sueño
Viven un destiempo
Un río
Todo se oscurece.

Hay tantas formas de amar

Hay tantas formas de amar
Como seres vivientes
El mundo está hecho de tal manera
Como para que nadie entienda a nadie
De ahí la fantasía
Este quehacer que a nada se asemeja
Que vivifica y danza
Escribo desde el sueño
Y desde los espejos
Que misteriosamente se abrieron una tarde.

En mí vive una pena

En mí vive una pena
A la que día y noche me abrazo
Si miro una flor ésta amanece
Y caen como racimos las noches blancas
Todos los seres humanos están en deuda
Están en crimen
Por el sólo hecho de existir
Y no poder
No poder llegar nunca
Mi rostro es el firmamento
El firmamento por donde navego
Qué importa que sea un siglo u otro.

Pasión

Nunca busqué ganar ni perder nada
Mas temo perder esta pasión
Y olvidar
No sentir nás este dolor
Desde el que soy y me alimento
Encontrarás mi cuerpo en cada esquina
Mi único cuerpo sin fin y sin principio
Como una catacumba
O una supernova
El cuerpo por el cual entraste al mundo
Lo que quiero decir es tan hondo y extraño
Que lacera mis vísceras
Hace vibrar el aire
Tú como Lázaro volviste
Sólo por un momento
Para soñar el mar.

Desaparecido

Desaparecidos ascienden tal un hombre asciende
Hasta el altísimo
Como una oración o un recuerdo
Recuerdo tu llegar
Mis manos latían de gozo
Recuerdo el crujir de la puerta
Porque eres así
Un presente absoluto
Cristo nos dio la esperanza
Por eso deberíamos vivir sin sospechar
Sin indagar
Sin nada
Donde está el desaparecido
No hay leyes que te restituyan la vida
Los pequeños días cotidianos
Cristo ven
Ya basta
Y pensar que morimos cada noche
Y no sabemos.

Todo encuentro sufre de ausencia

No ser tu cuerpo ya
No poder ser tu cuerpo
Los bosques cantan
Las noches como dormidas casi desconocidas
La tierra en que viajamos
Entre nubes y cuerpos dislocados
Expedida de un vientre estrangulada yo caía
No ser tu cuerpo ya
No poder ser tu cuerpo
Yo soy mi propia madre
Para encontrarle extenderé mi piel sobre la hierba
Me arrancaré los ojos
Escarbaré raíces
Seré como un relámpago
Todos los que vivieron los malhechores estarán junto a mí
Contra ti contra todo sobrevivo
Recuerdo aquel abrazo en donde naufragamos
Todo por ser mortales
Llámame al 00000
Llámame al infinito
De dónde salí yo
Quién me indujo a existir
Si yo hubiera imaginado les confieso jamás me hubiera asomado a la vida.

Quien soporta el peso de la nada

No nos podemos quedar
Tenemos que huir
Más quién explica esto
No nos podemos quedar
Sin embargo
Quién soporta el peso de la nada
Cortada por el ruido frenético de los vehículos de la calle
Quién soporta levantarse y sentir que es verdad
Que ya no estás
Verdad de ensueño y de luciérnaga
No puedo admitir razones
Hace siglos que espero
Y abrazo tal el viento abraza.

En noches de hospital

En noches de hospital bajaron ángeles
El cielo conjuró a la tierra
Hacia el mar cabalgaban caballos blancos
Yo estaba viva y muerta
No sabía que todo mal es alucinante
Que todo bien duerme
Que convocamos sombras porque somos sombras
Y ya no sé qué hacer con tanta vida
No me dejes morir sin ver tu rostro
Voy por la tierra como un río iracundo
Me despeño tal la montaña se despeña
Poderoso es el sexo
Sagrado
Todo sucede en mí
Mientras escribo para un hombre distante
En noches de hospital se ve la nada
A ella me abrazo
Un animal que muere trastoca el mundo
Se cierne peligrosamente sobre los hombres
La luz que nunca jamás.

Llegará el día

Llegará el día en que florecerán los muertos
Los abuelos que no conocimos
Los que forjaron tu pedazo de vida
Tu minúsculo ser entre los días
Y las noches
Eras
Estabas
Nadie escuchaba a nadie
Todos nos hemos ido
A un país que no existe
Yo tuve el cielo y lo perdí
Tuve la nube y la perdí
Este lugar está clavado en mí
Está clavado
Como el grito de un recién nacido
En la oscuridad más profunda.
——–
Cuadernos

Con un cuaderno donde escribes tus sueños
Padre nuestro hijo
Oremos con poesía pan y barro
Fui madre hijo tigre en la maleza
Asesino alevoso
La eternidad descalza
Grito descarnado hueso puro
Y de tus pies ausencia
No sé ser otro no sé ser nada
Por un campo de trigo emocionado
Sobrevuelan cabezas
Miles de águilas miden la distancia
La infinita distancia que hay entre las cosas
Yo que meditaba y creía en la lluvia
En las palabras ciertas amaba el viento
Tengo un duende en las venas
Un mar sin fin que arremete y me arroja
Allí donde no hay tabla de sumar ni de multiplicar
Una mujer se arroja al río
los árboles afirman que es verano
Yo que nunca maté a nadie
O tal vez sí de amor y de tristeza
Digo: nada de grandilocuencia
La verdad sólo la verdad
Basta de libros falsos
Menos conferencias
Clausuremos la solemnidad.

Te sugiero seguir leyendo...
De mi piso, sentado en la terrazala tarde de un otoño moribundo,tratando de aislarme de…

Busca, lee y comparte poesía. Hagámosla viral!

X
Scroll Up