LA VIDA EN UN CIGARRILLO

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
EL POEMA Lee otros poemas TRISTES

 

Yo sé, de este cigarro se apaga la colilla,
que la última calada la debo de apurar,
y sé que de este trance la noche ha de llegar,
que un día va a arribar mi barca hasta la orilla.

Conozco, amigo mío, mas no quiero saberlo,
que el tiempo es de estraperlo, que no puedo comprar,
nadie puede robarlo, nadie puede venderlo,
y nadie, aunque quisiera, lo puede pignorar.

Nadie te ha de engañar aunque la duda existe,
que el alma se resiste la tierra a abandonar,
todo lo que lograste, todo lo que quisiste,
quisiera no estar triste, será tirado al mar.

Yo soy la viva imagen del fumador que apura
el último suspiro y estruja entre sus dedos,
pintados de amarillo, mientras haya mixtura
se opone a que se apague y timando va a sus miedos.

Posiblemente un día mientras yo ande escribiendo
se acerque, dios me diga pon fin postrero al verso,
y así pondré el remate a vicio tan perverso
mientras veo que el humo se esfuma y va extinguiendo.
©donaciano bueno

Qué te parece? Clic para tuitear
poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética