ME ACUSAN POR DOQUIER

»Mi Poeta aquí sugerido: Verónica Viola Fisher

MI POEMA…de medio pelo Lee otros poemas TRISTES

 

Me acusan por doquier que escribo triste,
me dicen sin cesar que soy lamento,
un mar lleno de dudas, un mar cruento
que en aguas procelosas se resiste
y acaba entre las babas de un aliento.

Me acusan de temer, de pesimista,
que el cielo que yo veo es ceniciento,
nunca encuentro mi estado de revista,
y si salgo a bailar, entro en la pista,
me avergüenzo, me voy y tomo asiento.

Me dicen y es verdad que la penumbra
es el mejor ambiente, mi momento
donde está esa pavesa que no alumbra
nacida de una llama y que vislumbra
y expande su penar al universo.

Pues que yo sólo soy una pelusa
prendida del hilo de un sufrimiento
que vive atormentado en su reclusa
pendiente de encontrar alguna excusa
y en un torpedo al fin lanzarse al viento.

Quizás es que me miro y no me encuentro
no tengo porvenir, no tengo nada,
de mi alma se ha secado el sentimiento,
ya ni encuentro razón de estar contento,
presiento ya mi vida amenazada.
©donaciano bueno

#Todo en esta vida tiene una razón, no? Clic para tuitear
MI POETA SUGERIDO: Verónica Viola Fisher

Verónica Viola Fisher

NOTAS PARA UN AGITADOR

cuando era pequeño se le cayó un piano
en la nuca, desde ese día sus vértebras
suenan cada vez que baila
sobre la silla eléctrica: no muestra arrepentimiento
con palabras, no entona
baladas de protesta

Se dedicó a grabar sonatas
de guerra, percusión ósea contra
tiritar de dientes. La electricidad es buena
compañera dice ahora
encerrado a perpetua

De la música del cuerpo proviene
una verdad indisoluble pero si hubiera
caído una hoja
filosa sobre su nuca, ¿qué palabras
escribiría nunca?

un niño pregunta a otro
cuando el mar se agita, habla?
shh… le contesta su amiguito
al igual que las olas
y callan.
(de Notas para un agitador, la calabaza del diablo, 2008)

ARVEJA NEGRA

Tengo un problema:
arranqué los ojos de mi muñeca
y ya no ve. Desde el noveno piso
lancé con ímpetu al patio interno
de mi vecina un ojito, el izquierdo.
En una alcantarilla, único
ojo abierto que permite
entrar en la imagen hecha cuerpo;
es de saliva poderosa
seduce agresiva cualquier intento
de entrega externa, la convierte
en interna destrucción. Allí
abandoné el otro ojo que rodó
como una arveja negra.
Mi muñeca: muñón del alma mía
no está ciega, es simple
no tiene en la cara ojos
y su cabeza recuerda
pequeño el patio que se agiganta
a gran velocidad, un agujero.
Yo le muestro
determinada cantidad de dedos, ¿cuántos
hay? le saco la lengua, me burlo
lloro en silencio y no lo nota, la amenazo
y nunca tiembla: Ojos que no ven
corazón que no siente. Necesito
dos ojos, o un corazón
autosuficiente. Mi lágrima no sabe
parir otros, mi problema es
operar en el hueco
de la mirada. No,
caer en él.
(de Arveja negra, Vox, 2005)

Dialéctica

No hay voluntad de persistir sobre este asunto
No quiero hablar
sobre posibles razones respecto
de mi comportamiento: te acaricié
como si estuviera repasando con el dorso de una mano
las miguitas de la mesa
hasta la palma de la mano contraria y no tengo
más que amor para darte.

Brindis

Hagamos derroche
en esta dimensión
águila o buey sobre la boca
me arrastran por el cielo
de modo brutal
si digo que soy feliz
¿sonará el tambor,
del arma que oculto tras la sien?
De Notas para un agitador.

Convicción a dos voces

1
No sabe
(si bajarse los pantalones
es una buena estrategia)
no pregunta no responde no reflexiona
habla habla cada articulación
es una clavija los dos omóplatos dos
platillos su mirada un silencio
de pupila abierta un agujero
negro (como el secreto del que
no sabe)

entonces ¿cuál es
la mejor estrategia? (se agacha y)
si no siente nada
(está perdido)
está perdido

2
Cuando era pequeño se le cayó un piano
en la nuca, desde ese día sus vértebras
suenan cada vez que baila
sobre la silla eléctrica: no muestra arrepentimiento
con palabras, no entona
baladas de protesta

Se dedicó a grabar sonatas
de guerra, percusión ósea contra
tiritar de dientes. La electricidad es buena
compañera dice ahora
encerrado a perpetua

De la música del cuerpo proviene
una verdad indisoluble pero si hubiera
caído una hoja
filosa sobre su nuca, ¿qué palabras
escribiría nunca?

un niño pregunta a otro
cuando el mar se agita, habla?
shh… le contesta su amiguito
al igual que las olas
y callan.
De Hacer sapito.

1
Mi casa es una
entera casa miento
esta rota y negra
como los ojos de
Dios la hizo
partida en cuatro
ojos dos hijos
veían.

2
Hija sos la luz
de mis ojos
sos mi mejor
pupila
asi que ojito
con intentar escape
y ver
porque en cualquier momento
yo puedo
cerrarte los ojos
dormirme
y pupila y oscura
en la pieza honda
hija de mi cerebro
te quedás.

3
Cuando era pequeña mi abuela
la Negra me dijo:
a las visitas les escondo
tus fotos porque
me da vergüenza
la nieta gorda y
fea que tengo
Yo me sentí como un elefante
frente a una rata
y le entregué la canastita con comida
que hubiese envenenado
Cuando miro fotos de mi infancia
comprendo
todas las mías tienen luz
pero Negrita
sin flash salieron
tus fotos de lobo.
De Arveja Negra

Tengo un problema:
arranqué los ojos de mi muñeca
y ya no ve. Desde el noveno piso
lancé con ímpetu al patio interno
de mi vecina un ojito, el izquierdo.
En una alcantarilla, único
ojo abierto que permite
entrar en la imagen hecha cuerpo;
es de saliva poderosa
seduce agresiva cualquier intento
de entrega externa, la convierte
en interna destrucción. Allí
abandoné el otro ojo que rodó
como una arveja negra.
Mi muñeca: muñón del alma mía
no está ciega, es simple
no tiene en la cara ojos
y su cabeza recuerda
pequeño el patio que se agiganta
a gran velocidad, un agujero.
Yo le muestro
determinada cantidad de dedos, ¿cuántos
hay? le saco la lengua, me burlo
lloro en silencio y no lo nota, la amenazo
y nunca tiembla: Ojos que no ven
corazón que no siente. Necesito
dos ojos, o un corazón
autosuficiente. Mi lágrima no sabe
parir otros, mi problema es
operar en el hueco
de la mirada. No,
caer en él.

Mi casa es una

entera casa miento
está rota y negra
como los ojos de
Dios la hizo
partida en cuatro
ojos dos hijos
velan.

Mi casa es una entera
casca
miento porque al quebrarse
estaba llena de jugo
podrido y casca
es hollejo
solamente corteza
de las uvas se hace
el vino de mi casa
es sangre.

Mi casa es una
resultante de otras
dos que Dios
decidió casar
quiere decir
unirse pero
quiere decir
anular
una sentencia
testamento de cuatro.

Vos sola
te mutilaste
solita nomás
decidiste nacer una
semana antes con el cuerpo
formado a medias
no quisiste
esperar el crecimiento
de los atributos que debe
un primerizo a su padre no
podías no desilusionarme
desde el comienzo
nada entre tus piernas
inválida.

Que mi hija es una mujer
de pelo en pecho
nadie puede negarlo
es fuerte
como su padre así que
guarda
con ella todas mis hojas
de afeitar aunque no sepa
afeitarse sino
afearse
llena de tajitos.

Le dije la quería Barbie
y ella
estúpidamente
se dejó crecer
la barba
Como vos papito
me chilló
Le dije que la quería
menos
que antes
yo jugaba con Barbies
cuando era pibe
pero ella
no entiende
estúpidamente juega
a la pelota qué
mal la puse
y ahora qué?
viene con una gillette en la mano
afeitáme papito
qué golazo
me pide le corte la yugular.

Quizás no es tuya
la culpa hija
de nacer hija o
me expreso mejor, quizás
no es tuya
la culpa de nacer
con malformación hijo
mío lo que quiero
decir es que
quizás no es tuya
mi sangre.

No hijita
prendé la luz
que no es blanca
esto es
una negra
mirá la partitura
mirá bien
idiota aquí
después del sol
tomá ésta
negra y
tomá y tomá
a ver
si con el ojito
negro la ves
después del sol
mayor viene
la sombra.

Hay una pieza
honda
creación del sordo
no me oyó
entrar
cargando mis nueve
años de pupila
por deber
son nueve
mil voltios
a mis manitos si no toco
para mi padre
para Elisa no
era Beethoven
el sordo
en la pieza
una sombra fue
mi padre y su hija
frente al piano
preparó
la partitura y la
picana
para Elisa no
para su hija no para de
tocar
jamás
el enchufe.

Yo sé
sobre todo
punto de vista
sos ciega
porque yo
no te veo.

Si te gusta #Verónica Viola Fisher... Clic para tuitear
También te puede interesar...
Todos hablan de él, debe ser cierto,no paran…

Poesía eres tú, te interesa?

X