MORIMOS SIN SABERLO

María Clara González de Urbina(Poeta sugerido)

morimos-sin-saberlo
EL POEMA Lee otros poemas ESPIRITUALES

 

Morimos sin saber que nos morimos
cada día, al minuto, cada instante,
morimos siempre al tiempo que vivimos
como el libro que espera en el estante
nos vea aparecer y que le abrimos
y además nos seduce muy galante.

Morimos y el morir lo celebramos
cada etapa que andamos como un hito,
al tiempo que asimismo nos sisamos
haciendo al disfrutar un requisito
de modo que sumamos y restamos
que es nuestro pasatiempo favorito.

Pero hay algo peor, morir de hastío,
que el tedio se aposente en nuestras vidas
o en lágrimas se anegue el desvarío,
esclavo sucumbir ante el rey Midas,
lanzarse sin paraguas al vacío
que todas tus acciones sean fingidas
©donaciano bueno

POETA SUGERIDO: María Clara González de Urbina

María Clara González de Urbina

Encuentro

Si la vida
nos regala otro encuentro
te dejaré ser tú
seré
sencillamente yo

Escucharé
la melodía
de tu música
y la mía
cuando se unan
De “Pasajeros del viento”

Huella

Esta noche visitaré tu sueño
entraré silenciosa
disfrazada de ola o de tormenta
de lluvia o de gaviota
Caminaré tu adentro y arribaré a tu playa

Cuando despiertes
recordarás a aquella
que compartió contigo
tus “Saudades”
De “Pasajeros del viento”

Máscara

Esta mañana fue difícil
colocarme la máscara
No lograba encajarla conmigo
Tal vez llegó el momento
de cambiarla.
De “Pulso interno”

Nosotros

Tu olor a hombre
pasea por mi cuerpo
Tus manos ásperas
calientes
seguras
Mi abandono mi éxtasis

El tuyo
De “Pulso interno”

Olvido

Por fin crucé la puerta
que confunde
recuerdos con cenizas
Tu silueta se yergue
ante mí
estática
vacía

Hoy

ya me fue imposible
recobrar tu sonrisa
De “Pulso interno”

Ovación

Este manantial de caricias
no morirá jamás

Será -después de la partida-
paloma
viento
incienso
arena de desierto
De “Pasajeros del viento”

Pacto

Por si acaso llovizna por tu calle
y quieres secar tu cuerpo
entre mis brazos

Por si el silencio te acomete
y recuerdas el lenguaje extraño
que aprendiste a mi lado

Por si regresas
a humedecer de lunas los recuerdos

Por si el trópico te reclama impaciente
entre sus verdes

O por si acaso es de noche en tu morada
dejaré la puerta abierta
De “Pasajeros del viento”

Poema del desencanto

Una tarde cualquiera
con la brisa
llegó para quedarse

Me tomó de la mano

Buscó abrigo
en mi sangre
se prendó de mi piel
perfumó mi tibieza

Con su soplo de hielo
me consume
De “Pasajeros del viento”

Quédate en mí

Ya no luches contigo
guerrero trashumante
Quédate en mí

Escucha la canción
que susurran mis manos y mis senos

Aprisiona la ternura
Apacigua mi arena
ansiosa de mar
De “Pasajeros del viento”

Súplica

Por hoy
dame la mano
para engañarme

Dame tu cuerpo
para saciar mi sed

Por hoy
sólo por hoy
enséñame a mentir
como te mientes
cuando repites

que únicamente el vuelo
de un ave migratoria
te une a mí
De “Pasajeros del viento”

Trovador

Tu guitarra y tu canto
aceptan su destino

Tu sangre
galopa por el tiempo
en busca de mi vientre

Tu palabra

se aleja
De “Pasajeros del viento”

Unción

Borras cicatrices
y ese dolor antiguo
-casi tormenta-
se refugia azorado
en el olvido
De “Pasajeros del viento”

Te sugiero seguir leyendo...
Yo he sido un soñador que ha trabajado haciéndole al amor un buen servicio, no…
Scroll Up