MORIR DE PENA/

Ramón de Almagro (poeta sugerido)

EL POEMA Lee otros poemas TRISTES

 

Vino a verme y aun creo que fue ayer
mas huyó con el rabo entre las piernas.
Y hoy espero que no quiera volver,
que a mi esencia la deje envejecer
buscando alrededor otras más tiernas.

Y es que, atea, se niega ya a creer,
anda ausente, muy triste y apenada,
maleada, tan dura es de roer
que hoy ya ajada de tanto acontecer
hasta a un hola responde ya cansada.

No tiene mies, sustancia que extraer,
anda triste, ausente y desconsolada.
Compungida. Está a punto de yacer
la nostalgia de aquel amanecer
donde toda la miel era dorada.

Esa miel que endulzaba su semblante,
rezumando adornaba su camino,
que impelían su cuerpo hacia adelante
difujando su espíritu arrogante
cual si fuera un espíritu divino.

Hoy desecho, se encuentra ya hecha trizas,
su cerebro, sin luces, ya barbecho,
sin rescoldo, se aprecian sus cenizas.
y hasta el sueño de pena está maltrecho
harto de soportar tantas palizas.

Funesto el deambular, ¡oh triste sino
que resiste aceptar esta condena
que interpuso a la muerte en su camino!
y así fuera que sea su destino
si ha de morir, morir, mas no de pena.
©donaciano bueno

Anímate a comentar! Clic para tuitear
¿Conoces a Ramón de Almagro? Lee/escucha algunos de sus poemas

Ramón de Almagro

EL VELERO BLANCO

Desde que era niño siempre tuvo un sueño,
se lo dio un barquito hecho de papel,
y fue desde entonces que quiso ser dueño
de un velero blanco y bogar en él,
no por los paisajes de un mundo lejano
cubierto por islas de hermoso coral
él solo soñaba sentarse en su barco
y por una brisa dejarse llevar.

Al pasar el tiempo se quedó en un sueño
como tantos sueños, su sueño de mar
nunca dijo nada, pues siempre temía
que si alguien sabía se fuera a burlar.

Hoy que ya está viejo, y nadie le ofrece
por sus pocas fuerzas un trozo de pan,
agarra la silla, esa que se mece,
y se va hasta el patio, buscando soñar,
en la vieja silla se siente en el barco,
cerrando los ojos escucha la mar
y hasta hay una brisa…
que baja a sus labios
olas muy pequeñas…
con sabor…
a sal…

MI POEMA DE ABRIL

Picoteando la cáscara
de algún viejo recuerdo
con la lluvia de Abril
nacerá mi poema
le pondré mil colores
los más puros y claros
una música tenue
y un perfume de nardos.

Como una luciérnaga
brillará titilando
y se irá por los aires
escapando de mi alma
se estirarán mis manos
sin poder alcanzarlo,
se quedarán mis labios
como siempre rogando:

Que una estrella lo guíe
que lo lleve a tu lado,
pues si tú lo encontraras,
y llegas a escucharlo
mi poema de Abril
quizá viva… hasta Mayo.

TU ESPALDA

(Dedicado a mi esposa Doña Elsa)

Tu espalda es mi descanso, mi sosiego,
es la calma después de haber amado,
tu espalda es un refugio donde llego
a lamer mis heridas angustiado.

Tu espalda es taller de mi poesía
en las noches que paso desvelado,
tu espalda tiene el fin de cada día,
es el sueño y un beso ya cansado.

Y si todo se me hace cuesta arriba,
si la vida se ensaña con mi vida,
más que nunca, tu espalda es necesaria,

Pues si es dura la mano del destino,
tu espalda es el altar donde me inclino
para llegar a Dios… con mi plegaria.

Por el camino del río…

Por el camino del río
camino de enamorados
buscando la fronda espesa
donde el amor hace nido
se nos va una parejita
de la manita tomados
y el lápiz de algún poeta
los persigue dibujando.

Y que hermosa está la luna,
reflejadita en el agua
y que feliz canta el agua
dichosa de ser un río,
cuanto fulgor en la noche
cuanto brillo en el lucero
y el lápiz de aquel poeta
en todo encuentra un te quiero.

Por el camino del río
camino de enamorados
ya no se ve la pareja,
los de la mano tomados
y hay un revuelo de hojas
en la vera del camino
y hay risitas por lo bajo
risitas y algún quejido,
es que a ellos como al río
los va empujando el destino
y aquel poeta discreto
se vuelve a su caserío

Que destino los poetas
pasan la vida cantando
de amores que viven otros
y ellos se quedan soñando.

Por un camino de río
camino de enamorados
sueñan todos los poetas
algún día ser amados.

NIÑA DE LA ARENA

Niña que en la arena te encontré llorando,
con un llanto blando, tu primer amor,
orgullo de niña que se hallaba herido,
tal vez un motivo, que nunca existió.

Por algo que él dijo o no sé que cosa
tu boca de rosa se te marchitó.
y aquellos pucheros, los que se habían ido,
vuelven del olvido a llorar tu amor.

De un mundo de mimos salís a la vida,
y aquí,
no hay quien cuida de algún moretón,
ya viene la noche niña de la arena
recoge tu pena, mañana…
mañana habrá sol.

RONDA PARA MALVA

Esa niña, aquella, de los ojos claros,
la que llaman Malva,
la de pies desnudos, y a veces sangrando,
no tiene apellido.

Entre los cartones donde ella ha nacido
nunca sobra nada,
y menos monedas para un colectivo,
y… no la anotaron.

Su madre… Su madre ha buscado,
entre los recuerdos, unos ojos claros,
unos ojos claros o algo parecido.
Pero tan oscuro siempre fue el amor.
Sólo por las noches se le han acercado
siempre atropellados
pidiendo el favor,
y luego se fueron
como habían llegado,
siempre apresurados,
sin decir adiós,

Y esa niña, aquella,
la que llaman Malva,
la de pies desnudos y sin apellido,
a todos nos mira, como preguntando:
¿Estos ojos claros,
estos ojos claros
de donde
han venido?

ME PREGUNTO

(Soneto II )

Que se dirán, amor, esas veredas
Que nos vieron pasar juntos del brazo
Que se dirán, amor, hoy que nos queda
Llevar entre los dos nuestro fracaso.

Que se dirán, amor, aquellos árboles
Que marcamos con tantos juramentos
Que se dirán si oyen nuestras voces
Discutiendo llevadas por el viento.

Que se dirán, amor, esas estrellas
Que se dirán al ver nuestras querellas
Que se dirán, ya sé… no dirán nada.

Amores tan deshechos como el nuestro
Se ven tantos, amor, que por supuesto,
Las estrellas ya están… acostumbradas

LA NIÑA DEL LAGO

La niña sentada a orillas del lago,
Leyendo poesía de su libro Azul,*
Te muestra que todo, no está tan cambiado,
Están los que sueñan, lo mismo que tú.

Son los que leyendo de un mundo de ensueño,
Mundo de romance, reino del amor,
Sienten que ellos pueden también ser los dueños
De esos sentimientos que brinda el autor.

Sueñan ser amados como en la poesía,
Por seres perfectos de muy suave voz,
Que al hablar envuelven con la melodía
Que solo se escucha cuando habla el amor.

La niña del lago levanta los ojos,
Viendo que la tarde ya casi pasó,
Leyendo poesía se le hizo tan corta,
Que dubitativa… mira su reloj.

Con pena, suspiros, recoge sus sueños,
Los guarda entre hojas de su libro Azul,*
Y por un sendero se nos va corriendo,
Ha vuelto este mundo, de tanta inquietud.

OLVIDO

Tú puedes olvidar y los recuerdos
Se pegan a mi piel como un castigo

Tú puedes olvidar, yo sólo vivo
Añorando el querer que se ha perdido

Tú puedes olvidar y en cada noche
Mil vueltas siempre doy buscando olvido

Tú puedes olvidar, cómo quisiera
Olvidar como tú… sin un suspiro.

PÁGINA EN BLANCO

… y me vuelco a una página en blanco,
a llenar los renglones vacíos…

…a tratar de formar con palabras,
el poema que venza tu hastío…

… el que logre llevar a tus ojos
unas gotas de suave rocío …

…el que arranque por fin de tus labios
un susurro que suene a suspiro…

… el que pueda poner en tu pecho
algo de esto que hoy late en el mío…

ME HAN TIRADO UN BESO ESTA MAÑANA

Me han tirado un beso esta mañana,
me lo enviaron los labios de un niño,
y tú sabes cuanta sed hay en el alma,
de una simple muestra de cariño.

Me han tirado un beso esta mañana,
y mira como influyen estas cosas,
que mi aburrido día de semana,
de golpe… se pobló de mariposas.

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 4)

Impactos: 326

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
  Subscribe  
Notificar a
Te sugiero seguir leyendo...
No tengo nada que hacer. Voy a pensar¿pensar? ¿mas qué es pensar? ¿en qué ahora pienso?¿hacerle a ese barullo aun más intenso?Mejor es que me…

Vale. Pongamos, no te gusta lo que escribo. Pero ¿a qué perder la oportunidad de leer entre
más de 20.000 poemas de reconocida autoría? Prueba a buscar tu poeta preferido.

¿Qué hay de nuevo?
X myStickymenu