NO ES LO MISMO MATAR QUE TE MATEN

Mi Poeta sugerido: »Isabel Tejada Balsas

MI POEMA… de medio pelo Lee otros poemas TRISTES

 

Oigo hablar,
distendida perorata,
de una vida que se mata
sin pensar,
cual si fuera de una rata
que ese ser del que se trata
ya no puede protestar.

E invitar
al matón a comprender,
disculpar, compadecer,
pues pagar
lo que hubiera merecer
la justicia ha de poner
y el suplicio soportar.

Y es que aquí
a los dos se les iguala
y la idea se propala
pues que así
cual si fuera igual la pala
del que tira allí la bala
y el que pasa por allí.

Se diluye
y confunde al fin y el mal,
del que acude a un funeral,
del que huye,
pues cada uno es cada cual
van creando un carnaval,
la verdad ya se destruye.
©donaciano bueno

Para el muerto acaso existe reinserción? Clic para tuitear

Es frecuente escuchar en las tertulias personas que salen en defensa de los delincuentes o asesinos como si quisieran hacer público conocimiento de sus bondades, sin embargo pocas lo hacen en defensa de los asesinados o inocentes.

MI POETA SUGERIDO: Isabel Tejada Balsas

Isabel Tejada Balsas

La sonrisa del camaleón

Soy observadora muda,
exploradora de abismos,
funambulista sin red.
Escribir
es el rincón donde me defiendo.
La letra como sangre,
subtítulo
de aquello que me invade
y que pasa desapercibido,
reptando invertido,
cabalgando hasta el accidente
para no morir de absolutos.
Restos de un naufragio

ACÁ está la que vive

mi corazón es un ciervo blanco sin llanura
no importan las palabras no importa la boca
sino es para masticar cuidadosamente
la hostia de los días que fracasan conmigo
yo hago espirítu represento la cosa
este aire esta suelta de miembros
sin signo aparente de discurso
esta deuda a cuánto
en cuanto al fruto mejor no referirse.

ENTRE pulmón y pulmón

arquitecto
hago ojal a un corazón abotonado a la vida
yo me destruyo en la imagen del que me hace
del que sólo halla en mí desalojo de su triste
o de su semen
tu nombre es ahora cada uno de sus nombres
soy lo que transita por tus dedos
recae la verdad en cada uno de mis elementos acariciados
éntrame así te digo antes de la decepción
seme estámpate así
pero si sé si todo está ya anunciado
a qué esta intención de afincarme
esta contundencia.

ESCRIBO

como alguien que trata de comprender una luz devastada por la tristeza
como alguien que se oculta bajo un techo de hojas buscando reposo
y finge que le llega la palabra
debería decir deportada a la orilla hago oficio de mis restos
entallo mi corazón en su armadura y no es suficiente
acostumbrada a la derrota aún entono el canto que reclamo
alguien escribe somos seres descontentos
enumera el agua podrida de los jarrones
condenada a lo que queda después del hueso
peleo como una tira de luz entre las ramas que aún resiste.

VUELVO a escribir sobre lo roto

el hueso de lo nuestro
lo que decías que nos esperaba
no eres un nido me digo
a la sombra de las palabras de siempre.

***
un taxi bajo la lluvia me trae de vuelta a casa
no hay nada más triste
una pareja se besa en un cajero automático
mientras contemplo la belleza de su asedio
un taxi bajo la lluvia me trae de vuelta a casa
atravieso el pasillo su garganta cenicienta
el tubo fluorescente de la cocina me señala los huevos rotos
como prueba de mis crímenes sin mérito
un grifo gotea
y siento la vida que se me escapa
la memoria de los espacios su claro reproche
todo aquello que no he vivido
lo que pudo suceder en mí y pasé por alto
la extinta espesura de mis sueños.
***
he abierto un pequeño sendero sin nombre
al fondo de mi desdicha
desde aquí veo todo lo que mi corazón no distingue
y sin embargo no estoy en paz
el caballo de mis latidos es obstinado
se ensaña contra mi pecho con su furia
no teme
hoy me ha dicho yo soy el viento que te empuja.

Soy observadora muda

Soy observadora muda,
exploradora de abismos,
funambulista sin red.
Escribir
es el rincón donde me defiendo.
La letra como sangre,
subtítulo
de aquello que me invade
y que pasa desapercibido,
reptando invertido,
cabalgando hasta el accidente
para no morir de absolutos.

un taxi bajo la lluvia me trae de vuelta a casa

no hay nada más triste
una pareja se besa en un cajero automático
mientras contemplo la belleza de su asedio
un taxi bajo la lluvia me trae de vuelta a casa
atravieso el pasillo su garganta cenicienta
el tubo fluorescente de la cocina me señala los huevos rotos
como prueba de mis crímenes sin mérito
un grifo gotea
y siento la vida que se me escapa
la memoria de los espacios su claro reproche
todo aquello que no he vivido
lo que pudo suceder en mí y pasé por alto
la extinta espesura de mis sueños.

Te sugiero seguir leyendo...
Mis versos van por ti, te los regalogallina, ignota, humilde ponedora,quien quiero conocer ya sin…

Busca poemas entre más de 3000 poetas sugeridos

X
Scroll Up