SE VA, SE VA, SE VA…

Juan Boscán (poeta sugerido)

EL POEMA Lee otros poemas TRISTES

 

Se va por la pendiente poco a poco,
mirad como resbala y precipita,
desciende cual tratase de un sofoco
que sufre y se desliza como un moco
y amar al que es su origen necesita.

Se va con la corteza hecha pedazos
borracho de inconsciencia y de aguardiente,
ausente de caricias y de abrazos,
debiendo de esquivar muchos codazos
como hace al deslizarse la serpiente.

Se va, se va, se va sin que siquiera
a tanta iniquidad pongan remedio,
en tanto no haya alguno que le quiera
dejando de observar su faltriquera,
que coto ponga y libre de este asedio.

Se va, se va, se va, se va muriendo
lo mismo que hace el agua y se va al mar,
mirando a los que pasan, resistiendo,
ajenos al dolor, que está sufriendo,
derecho a su destino: naufragar.
©donaciano bueno

De verdad se muere el planeta? Clic para tuitear
Lee/escucha otros poemas, éstos de Juan Boscán

Juan Boscán

COMO AQUEL QUE EN SOÑAR GUSTO RECIBE

Como aquel que en soñar gusto recibe,
su gusto procediendo de locura,
así el imaginar con su figura
vanamente su gozo en mí concibe.

Otro bien en mí, triste, no se escribe,
si no es aquel que en mi pensar procura;
de cuanto ha sido hecho en mi ventura
lo sólo imaginado es lo que vive.

Teme mi corazón de ir adelante,
viendo estar su dolor puesto en celada;
y así revuelve atrás en un instante

a contemplar su gloria ya pasada.
¡Oh sombra de remedio inconstante,
ser en mí lo mejor lo que no es nada!

DULCE SOÑAR

Dulce soñar y dulce congojarme,
cuando estaba soñando que soñaba;
dulce gozar con lo que me engañaba,
si un poco más durara el engañarme.

Dulce no estar en mí, que figurarme
podía cuanto bien yo deseaba;
dulce placer, aunque me importunaba
que alguna vez llegaba a despertarme.

¡Oh sueño, cuánto más leve y sabroso
me fueras, si vinieras tan pesado,
que asentaras en mí con más reposo!

Durmiendo, en fin, fui bienaventurado,
y es justo en la mentira ser dichoso
quien siempre en la verdad fue desdichado.

EL RUISEÑOR QUE PIERDE SUS HIJUELOS

Cual suele el ruiseñor entre las sombras
de las ahojas del olmo o de la haya
la pérdida llorar de sus hijuelos,
a los cuales sin plumas aleando
el duro labrador tomó del nido;
llora la triste pajarilla entonces
la noche entera sin descanso alguno,
y desde allí, do está puesta en su ramo,
renovando su llanto dolorido,
de sus querellas hincha todo el campo.

GRAN TIEMPO FUI DE MALES TAN DAÑADO…

Gran tiempo fui de males tan dañado,
por el dañado amor que en mí reinaba,
que a sanos y a dolientes espantaba
la vista de un doliente tan llagado.

Conveníame andar siempre apartado,
según de mí la gente se apartaba,
y aquello en que más yo me reposaba
era hartarme de ser desdichado.

Vime sano después en un momento,
y vueltos en placer los males míos;
miraban todos esta salud mía

con un maravillado sentimiento,
como al ciego miraron los judíos
espantados de velle como vía.

LA AUSENCIA

Quien dice que la ausencia causa olvido
merece ser de todos olvidado.
El verdadero y firme enamorado
está, cuando está ausente, más perdido.

Aviva la memoria su sentido;
la soledad levanta su cuidado;
hallarse de su bien tan apartado
hace su desear más encendido.

No sanan las heridas en él dadas,
aunque cese el mirar que las causó,
si quedan en el alma confirmadas.

Que si uno está con muchas cuchilladas,
porque huya de quien lo acuchilló,
no por eso serán mejor curadas.

pág. anterior
siguiente

Impactos: 13