SI ENTIENDES LA VIDA ES UN FRACASO

Pamela Rahn (poeta sugerido)

EL POEMA Lee otros poemas TRISTES

 

Si entiendes que la vida es un fracaso,
si empiezas a dudar a qué has venido,
que nadie piensa en ti ni te hace caso
y el mundo es una mierda, está podrido.

Si observas que tu cuerpo no te aguanta
pues se ha vuelto ya hostil y resentido,
lo quieres digerir y se atraganta
y, estúpidos, te dicen que has bebido.

Si el alma se revela y te revienta
y no encuentras a Dios por ningún lado,
que el hecho de vivir no trae a cuenta,
y el cielo contra ti se ha conjurado.

Intuyes que el final ya está al acecho
siguiendo va tus pasos la guadaña,
y entiendes que a morirse no hay derecho
en tanta incertidumbre en la maraña.

Apréstate a saber que aun sigues vivo
y el día en que esto ocurra no hay remedio,
impide del dolor quedes cautivo
y aférrate al amor, que esto fue un sueño.
©donaciano bueno

Si no hay solución, a qué preocuparse? Clic para tuitear
Lee otros poemas, éstos de Pamela Rahn

Pamela Rahn

(Premio Gloria Fuertes de poesía joven)

Los codos

Gasté mis huesos
apoyados
en el cemento
fracturados
a pesar
de la desidia
de todos los días
en donde el cuerpo no hace más
que verse al espejo para reírse de sí mismo
con las dos manos rodeándome
la cabeza
de poeta
que no sabe imitar
y que percibe la locura
como algo bello
pero mis brazos cansados
de cargar con este rostro de párpados hoscos
aun quieren sentir en el filo de los mesones
esa callosidad
que queda en los codos
cuando observas con demasiado ahínco
tus propios fantasmas
que roncos
te llaman
y te dicen:

– hay otros –

Estos codos sucios
aun cruzan el puente
para arder en los murmullos
que deja el caminar demasiado

Iré a encontrarme con ellos

Llevaré ropa ligera.

El público

Es lo mismo:

La ausencia siempre te lleva a la caída

Corres
por el mismo camino empedrado

Los hombres te saludan con las manos mojadas

Después de una larga aprobación
hay muchas formas de complacerte ante el espejo

Pero en el silencio
del vidrio
nada importa

Todo vuelve

Decides ocupar un puesto en el féretro

Lanzarte al agua helada
esperando congelarte
ante el aplauso del público

Escondes tu cuerpo
como quien esconde algo bajo su almohada
porque sabe que es peligroso

Y nadie asume

lo obvio.

El acantilado

Dejarlo así
quieto sin alboroto

Entretenido
para que
podamos caminar tranquilos
en la noche

Yo por tu lado
Tu por el mío

Entretejiendo esta soledad con un hilo rojo

Aflojar la cuerda
que los acordes no sean más que chillidos

Prender la vela
con la luz apagada
apretar fuerte los dedos contra los ojos

Asumir la intermitencia del espacio

Cerrarte la boca con ternura
para dejar de oír tu ronquido profundo

Guardar a la bestia en el cajón

Reencontrarla
luego en otra vida
sabiendo que fue nuestra

Dejarlo así
llamarla
para que acabe con todo

quedarnos en silencio

poner nuestros cuerpos en orden
y volver a empezar

en el borde filoso del acantilado.

No te pierdas todas las Noticias de hoy sobre Literatura

Impactos: 0

Te sugiero seguir leyendo...
El juego de la vida, ¿a qué jugamos?¿quién dijo que jugar todos debemos?¿quién marca el que perdamos o ganemos?¿por qué de tanto juego no pasamos?¿a qué viene el jugar si no sabemos?