YO HE VENIDO PARA VER

»Mi Poeta aquí sugerido: Paul Guillen

MI POEMA… de medio pelo

Por la memoria vagamos descalzos
seguimos el garabato de la lluvia
hasta la tristeza que es el hogar destino
la tristeza almacena los desastres del alma
o sea lo mejorcito de nosotros mismos
digamos esperanzas sacrificios amores.
(Mario Benedetti)

Yo he venido para ver a castillos y a almenaras,
tropezones por doquier y sombras a todas luces,
rebuznos de gentes raras y sonidos de arcabuces,
y a lamentos dar de bruces y a bondades ser muy caras.

Y a la liviandad del ser os prometo que yo he visto,
renuncias hasta de Cristo, súplicas al atardecer,
y aunque no he logrado ver, insistir que hay que creer
y negarme, han de saber, aún cuando no sea muy listo.

Gentes de semblante huraño, de sonrisas pervertidas,
otras que son mal paridas y si dejas te hacen daño,
falsedades y mentiras que van saliendo de un caño,
de borregos un rebaño y de llagas sus heridas.

Y he visto viejas escobas a las torpezas barriendo,
al desamor consumiendo y muertos en una pira,
locos de atar sin arriendo y hasta un burro que delira,
que no sabe, que no mira, a su fario maldiciendo.

Que vine para ver muros y obsesiones de la mente,
y mensajes que insistente predican que ellos son puros,
ladrones de guante blanco de suspiros inseguros
y he visto muchos conjuros, y a mí que soy invidente.
©donaciano bueno

MI POETA SUGERIDO: Paul Guillen

Paul Guillen

Los ahorcados

a José Pancorvo

Góngora Gólgota pinta los campos con tus estrellas
Pacen los carpos y amatistan los falderones
La gota de mi abuelo no es el mismo ganglio
Que pende de tu cuello agrietado
Glándulas gladiolan los glaciares
Giróvagas los glaucos edulcorados
Breve estrofa del decir con la garganta
Argéntea línea de la gonorrea
Más gambica que los grandes almanaques
Glaciar de la mente glaucomada
Entonces la poesía era como glosa
De gibaceo
Gragea de oro líquido inhumana
La poesía era como glándula dispersa
Como una S enroscada a tu garganta
Garfios gluten las cabezas de las ollas
Los ojos bien gnómicos
Una vez más la poesía era azul como la nada
Los cráneos de los desposeídos giraban
En la girándula
Gramíneas alumbraban el horizonte
El banquete final de la escollera
Una sopa de sesos bien negra
Satán en el rompeolas deglute los cráneos
& trastorna el paso de los cometas
Todo el cosmos se enrumba hacia otro tridente
Todo el tiempo se agrieta
Cincel negro de la penumbra
La poesía era oscura como virgen

La poesía era oscura
como línea negra del horizonte
de: Historia secreta(2008)

Catleya

(LLRL)

¡Que se distienda como luz de estrella,
Y sea luz cuajada que dormita
En la satisfacción de la catleya!…
Martín Adán: Diario de poeta

Cuál es esa flor que habita en tus ojos
Y se niega a mostrarse
Cuál es esa flor que en tus pestañas
Florece como pétalos violetas
Cuál es esa flor que miro
Todos los días
Y no puedo alcanzar
¿Esa flor vive dentro de ti
O dentro de mí?
Si tan sólo pudiera tocarla
El cielo se abriría para los dos
Tanta dicha es imposible
De imaginar
(inédito)

EL PRADO

Qué hermoso es ese viejo pino blanco
de la colina de tu infancia,
que hoy volviste a visitar…
Vladimir Holan

Voilà un tableau dont je ne suis pas mécontent,
parce qu’il rend bien compte d’un plaisir que
chaque homme éprouve lorsqu’il pénètre en
août dans un bois de pins. Un poète mineur,
voire un poète épique s’en contenterait peut-être.
Mais nous sommes autre chose qu’un poète et
nous avons autre chose à dire
Francis Ponge

algunas veces, cuando despertamos,
la naturaleza no nos deja seguir pensando
destruimos todos los resquicios
que nos permiten decir lo justo
los olvidamos
finalmente, un guijarro yace a la intemperie
realmente vemos con ojos de pez de vidrio
realmente esa es nuestra añorada esperanza:
la destrucción colmada en los campos
que alguna vez creímos ver
realmente vemos las siluetas del embrión
que se acordaja en la arena
realmente vemos con todos los sentidos
lo que alguien quiere decir
y cuando desde el pino falaz, durante el verano,
las gotas caen sobre el prado
recordamos las hojas enteras que arden con los años
la tierra, el centeno, los mares…
*
otras veces vemos
insectos, hexágonos, paralelepípedos
que deforman los reflejos
del sol con la hojarasca
otras, aún muy pocas,
nos tendemos sobre la tierra remota
a escudriñar las axilas de las rocas más puntiagudas,
las más de las veces, nos confundimos
con la hierba
con su perfume recién cortado
con sus signos robustos que nos hieren con las manos
y ése no debiera ser nuestro mayor consuelo:
desigual es el sol para los muertos
dentro de la panza del prado
*
el prado no distingue entre las eras
y sólo se limita a hablar del caos y el olvido
*
y los cíceros que no marcan
las corrientes salvajes
las pústulas de los huesos las jeringas
una giba de verde cielo
deshabita el pasto sagrado de las estrellas
las ribas que tenuemente deletrean
el latir de las tinieblas
los márgenes que no alcanza
el azadón inexistente
las grietas que no acaban con la sequía
es el estío,
la convención de los regadíos y el tiempo
tiempo de la nada donde cualquier cosa es prudente
es el tiempo de la muerte en los cascos
del ostracismo, en los álamos deletéreos del risco
o en los contornos perceptibles del viento
es el tiempo el tiempo el tiempo
y no dice nada –nada de nada–
y sobre estas lambras una ausencia de ojos
*
quién pudiera otear el firmamento
y no viera a las hebras grises y alveoladas del pasto
siempre y cuando en el bosque de zinc
no existiera una algazara de jazmines y jacintos resollantes
quién es el que encuentra entre los juncos rotos
el verde manantial de la mente
cuando aún ni siquiera se percibiera
el breve influjo de las corrientes salvajes
y las algas no poseerían otra cualidad
que sus elementos axiales
es el movimiento de una larva que da inicio
a una lluvia prolongada & bruna
es el caballo estúpido que relincha de miedo
manchado de estiércol hasta las ancas;
cuando no son los prelados & los pleonasmos
y los ríos se detienen subterráneos
pasan lentamente del estupro a la elocuencia
*
a mí me jode el viento
mucho más que la verdad
encontrada en lo senil
y por muchos y grandes mástiles oblicuos
y negados por una lógica mundana
en tiempos en que la climatología
ha desechado para siempre de sus fustes
a las brújulas, astrolabios, pararrayos
y demás medios de navegación motora
se aproxima un día
como una potencia diferencial
como una larga palabra que se masca
como un prado inmenso que nadie habita
cómo saber que nadie aún ha muerto,
en este instante de lucidez & asfixia,
en que una veleta mira en dirección
a los árboles ponientes:
sé, que al final el aire
terminará de matarme…

LA MUERTE DEL HOMBRE AMARILLO

si de un frío vapor pudieras ver la clepsidra de tu madre
latir entre las ubres
¿no imaginarías lo mismo para ti?
y te abrirías de piernas como una mandrágora
esperando que te rocíen algún líquido celeste
entre los muslos
y en la basura de huesos y frutos secos
encontrarías un animal afiebrado y amarillo -maldito payaso azul-
lleno de escombros y liendres
¿acaso te hubieras imaginado vivir
solo de bosta
y ubres?
pero es la madre la que te amamanta con un terrible
líquido amarillo
y te hace ser quién eres
maldito seno amarillo
que se asemeja a la ubre de una vaca en celo
y a los gusanos que aran
sus ciclos
concéntricos y reales
si la levedad se estropea con el peso de los astros
y escuchas
el sollozo del infante no nacido
madre ven a darme de tu líquido verde
ahora que ya estás a punto de morir
y no me mientas
que en mí crees
Hoy hablé con mi abuelo
quizás después de cincuenta años
lo noté igual a mí
él piensa que sigo pequeño
pero no se da cuenta que ya tengo un pene grande
y que ahora me gustan los tratos con esos mercaderes
y yo que caminaba por esta ciudad
sin recuerdo de uno mismo
y ahora las calles no son las mismas
y lo único que puedo recordar son los amigos y los viajes
para no volver nunca ni antes
maldito líquido violeta que te pusiste en tu velo
de novia
cuando me abandonaste en ese altar —en el cual no creo,
pero igual me dolió—entonces,
aún dudaba de las premoniciones
y te miraba fijamente
y de pronto me robaron la cartera!

LAS TÉNEBRES SIRTES

A Lía Rebaza

Las Ténebres Sirtes
un lugar en donde
ves el cielo
descampado
de mayo
Un ajedrez
de estrellas
en donde uno
puede moverse
como una princesa
que no existe
Un infierno azul
compuesto de alcohol
y augures de luz
—vacío—
De pronto ves
a Aldebarán
llamado el seguidor
que persigue
a las 7 Pléyades
y no se cansa
de recorrer
la misma estancia
porque a cada paso que da
el brillo rojo de su ojo
no es la cima del frondoso carpe
que en la primera lluvia
se atraviesa
como un tamiz
de sus recuerdos
es decir
su brillo no es natural
y por ello brilla
o no brilla por ser sustancia
o forma del agua
o forma de la luz
o forma del espanto
o existe
además
con un soplido
puedes cambiar
la posición del mundo
ahora,
ves un bosque
que no es éste
y se mantiene
constante
y sueñas
con encontrar
en alguna parte
lo que antes
para ti
era sagrado
estás frente
al ecuador celeste
y no puedes distinguir el frío
de la hambruna
y me da miedo
de olvidarme del mundo
y de la vida
pero aún sigo aquí
y me mantendré
hasta que los carpos
revienten en cenizas
frescas y foscas
hasta que los hombres
sientan la dicha de ser Uno
entre ellos mismos
pero
cuando
has querido
encontrar
una respuesta
a tus actos
has dicho
la tierra
abre
sus febles
mandrágoras
para apaciguar
una aciaga realidad
entonces
por qué niegas
el rumbo perpetuo
de las constelaciones
si nosotros
también aciagos
hemos remontado
promontorios estériles
frías estaciones de lo venidero
pero
para qué preguntas
por la irradiación
del plasma entre tus córneas
si nosotros
también otra vez
no hemos olvidado lo pasajero
y flébil
todo aquello que nos conmueve
y preocupa
así finalmente
verás
un brillo de esferas
un ligero resquemor
y no hay avaricia
que contenga estas fiambras
y si la felicidad
la noche desciende
sobre los astros
y las fuentes se abrevan
en manantiales
líquidos y ferruginosos
es el espanto
de un tiempo remoto y sin historia
y solamente los grabados del cielo
alumbrando las estaciones
y solamente estarse confundido
en un sueño inútil y agrietado
pero para eso se vive una muerte
y la esterilidad no debe
corromper tu visión
pues ves una conglomeración
de estrellas
tan arriba
y piensas que ahí también
debería habitar un germen
que nos diga algo
pero si tan sólo supieras
que tus actos se repiten en el cielo
y que la Aurora solamente sale para ti
es motivo para decirlo
el Can & la Hydra refulgen en su horario
y no es que exista
algo que les diga que hacer
sino las estrellas
ondas celestes
polvo cósmico
se trasladan con tus pasos
que es distinto aferrarse a una verdad
porque la realidad niega y lo transforma todo
que así es y todo
el cosmos va formando una nueva verdad
en tus labios.

ESE ALGO QUE NOS ES ESQUIVO SIEMPRE

“No meat, no mind, no consciousness!”
Michael McClure: Plum Stones, Unchanged

“¡Sin carne, sin mente, sin conciencia!
Todos los días están repletos de conciencia
Y las noches no tienen mente
Los horarios sin cuerpos y sin carne
La balada del sin conciencia
Se revuelve dentro de la mente
La tierra se abre como una flor sin carne
Los cerdos de la banca no tienen conciencia
Las cosas en su interior no poseen mente
En los mercados sube el precio de la carne
En tanto se estropea como vidrios rotos la mente
Una vez más las personas se quedan sin conciencia
Y tú no podrías dudar que solo vivo para ti
Por una carne, por una mente y una conciencia”

#Si te gusta Paul Guillen... Clic para tuitear
También te puede interesar...
Mi cerebro reprocesa y en mis sueños me…

Poesía eres tú, te interesa?

X