LA MISMA CALLE/

Christian Santos (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
EL POEMA Lee otros poemas ESPIRITUALES

 

He salido a la calle, sigue viva
todo allí sigue igual, la misma gente,
el mismo caminar, la misma fuente
y el agua resbalando siempre activa.
siguiendo la corriente.

Y he subido a otra calle, la siguiente,
y otra más y otra más, siempre hacia arriba
y he encontrado la que era muy lasciva
y sigue tan lasciva en el presente
vagando a la deriva.

Y he arrimado mi cuerpo a las acacias
por ver si alguna de ellas me recuerda
cuando anduve a su lado dando cuerda
a una niña contándole falacias
creyendo que era lerda.

Y he mirado la acera y las farolas
y a la luna que sigue allí esperando
y al Sereno* me estoy imaginando
que haciendo con las llaves va cabriolas
y a mi me va silbando.

Yo soy de los que piensan que en la vida
si vuelves al lugar donde has vivido
historias que al amor te han conducido
su entorno te ha de dar la bienvenida
que eso es de bien nacido.
©donaciano bueno

*El Sereno era el vigilante nocturno que transitaba por las calles de Madrid con su manojo de llaves y su silbato siempre diligente para abrir las puertas a los vecinos.

¿Conoces a Christian Santos? Lee/escucha algunos de sus poemas

Christian Santos

QUE SIGA OTRO RUMBO LA CEREMONIA DE TU AMANECER

Porque sé que en tu piel
solo despierto terremotos,
y el perfume de mis flores
no alimenta el tejido de tu alma,
que siga otro rumbo
la ceremonia de tu amanecer.

Aguas del río a mis pies

Sopla la brisa sobre mi cabeza.

Con flores y mariposas
viene el amor a mí.

Después que las flores han caído
las aguas del río
se tienden a mis pies.

Qué somos amor

Qué somos amor
qué somos
vos y yo
sino una gota
salobre de agua
en este agitado oceano?

Qué somos amor
qué somos
yo y vos
sino una pizca de arena
en esta playa desolada
de cadenas
y condenas?

¿Qué somos amor
vos y yo
sino una tempestad
en una ola
que se estrella
sin piedad contra las peñas?

Sobre mis senos

Tus
manos
resbalan
suavemente.

Sobre mi cuerpo.

Tus dedos
como orquídeas
sobre mis senos
llenan de gusto
la mañana.

Te regalo este camino

Se trata mi amor
de llenar el día
con el color y
forma de las hojas
de las personas y
cosas que tenes a mano.
Es recorrer
el verdor de la mañana.
Es encontrarse
con las flores de la acacia amarilla
frente a un cielo azul.
Es prenderse del giro en el aire de una gaviota
Es sobar las esquinas de la tarde
Repasar las personas
o las rocas más cercanas como tuyas
Abrazarlas besarlas.
El camino al bienestar mi niña
se trata de pensar en positivo
se trata de llenarse los ojos
el hueco de la mano con una sonrisa
aunque uno de vez en cuando
esté sola como una gata.
Aunque tengamos catarros y crisis
después de todo somos seres
humanos pobrecitos!.
Por mi parte te confieso:
A mí también me duele mucho
muchísimo que no estés conmigo.
Recordá que te amo
Y te regalo este camino
por donde paso todas las mañanas.

Una gaviota entre las palmeras

Sos como la gaviota
que ladea las palmeras
entra en mis pupilas
descansa en mis ojos
y sobrevuela mi atardacer.

Mi calle (Joan Manuel Serrat)
Mi calle
es oscura y torcida,
tiene sabor a Puerto
y nombre de poeta.
Estrecha y sucia,
huele a gente
y tiene los balcones llenos
de ropa tendida.

Mi calle
no vale dos reales:
son cien portales
rotos a pedazos
y una fuente donde
van a beber
niños y gatos,
palomas y perros.

Es un rincón donde nunca entra el sol,
una calle cualquiera.

Mi calle
tiene cinco faroles
para que los chavales
tiren pedradas.
Hay una pensión
y tres panaderías,
y un bar
en cada esquina.

Mi calle
es gente de todas partes
que curra y bebe,
que suda y come,
y se levantan
con el primer sol,
y van al fútbol
cada domingo,

o a pescar mojarras al volantín,
o a jugar un dominó con vino.

Mi calle
es un niño
que va merendando
pan con aceite y azúcar,
y juega a los dados
y a “cavall fort” *,
a veces bueno, a veces borde,
monaguillo y pillo.

Mi calle
del barrio bajo
vive en el cajón
de las peonzas,
con los cromos
y el álbum «Nestlé”
y los trozos
de una vieja estufa.

Y poco a poco se me va estropeando
mi calle.

* Cavall fort: juego infantil de calle

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comparte y disfruta!

0 0 0
Te sugiero seguir leyendo...
¿Por qué no imaginar?. Yo si imaginoque un día ha de llegar después cien años¡qué digo cien! perdón si desatino,que aunque parezca exceso estoy de…
Ir al contenido