UN VAGABUNDO

Mi Poeta sugerido: »Leonor de Ovando

EL POEMA Lee otros poemas ESPIRITUALES

 

Yo solo soy, humilde, un mendigo de las letras
que versos siempre escribe para matar el tiempo,
de aquí escojo una loa, de allí elijo un lamento
y armonizar intento sin uso de más tretas.

Mi sed sacio en la fuente de los puros estetas,
recogiendo hortalizas voy de sus mismos huertos,
mi inspiración se arrima a los mejores poetas,
que yo hago cirugías a corazón abierto.

Vivo de sus vivencias, sueño sus mismos sueños;
anhelo lo que anhelan, deseo sus deseos,
escribo lo que escribo para que tu me veas,

pues que aunque las ideas tienen mismos empeños
no todas obras de arte brillan en los museos,
yo verso guiños de alma, y espero que me leas.
©donaciano bueno

En este mundo de dios, nadie se libra de ser pordiosero de algo, por ejemplo de cariño? Clic para tuitear
POETA SUGERIDO: Leonor de Ovando

Leonor de Ovando

SONETO

El que’ ab eterno’ es hijo glorioso,
el hombre que’ ab eterno’ es Dios diuino,
el que’ a vestirse nuestra carne vino
ardiendo’ en vn amor tan amoroso;

el que nasçió’ en vn mundo tan penoso
por recobrarnos el perdido tino
y por endereçar el mal camino
que nos lleuaba’ al seno temeroso;

el que salió desnudo’ y con pobreza
siendo Dios rico’, y padesçiendo frío
sólo por dar remedio’ a nuestras penas;

esse reçién nascido, que’ es Dios mío,
con vos reparta de su gran riqueza
y os dé, señora’, el don de pascuas buenas.

De la misma señora al mismo en respuesta de otro suyo

Pecho que tal concepto ha producido,
la lengua que lo ha manifestado,
la mano que escribió, me han declarado
que el dedo divinal os ha movido.

¿Cómo puediera un hombre no encendido
en el divino fuego, ni abrasado,
hacer aquel soneto celebrado,
digno de ser en almas esculpido?

Al tiempo que lo vi quedé admirada,
pensando si era cosa por ventura
en el sacro colegio fabricada.

La pura santidad allí encerrada,
el énfasis, primor de la escritura,
me hizo pensar cosa no pensada.

El Niño Dios, la Virgen

El Niño Dios, la Virgen y parida,
el parto virginal, el Padre Eterno,
el portalico pobre, y el invierno
con que tiembla el auctor de nuestra vida.

sienta (señor) vuestra alma, y advertida
del fin de aqueste dón y bien superno,
absorta esté en aquel, cuyo gobierno
la tenga con su gracia guarnecida.

Las Pascuas os dé Dios qual me las distes
Con los divinos versos de esa mano;
los quales me pusieron tal consuelo,
que son alegres ya mis ojos tristes,
y meditando bien tan soberano,
el alma se levanta para el cielo.

Te sugiero seguir leyendo...
A fuerza de leer se ha convertidoen un triste poema,un texto que en el aire…

Busca poemas entre más de 3000 poetas sugeridos

X
Scroll Up