NO SERVIRÁ DE NADA

»Aquí, mi Poeta sugerido: María Calcaño

MI POEMA…de medio pelo Lee otros poemas de HUMOR

 

No busques la verdad en las verdades
ni busques de la vida las razones,
no intentes complacer a tus pasiones
que suelen transformarse en veleidades
a base de ilusiones.

No busques la razón de tu existencia,
ni indagues sin dudar quién hizo el mundo,
ni intentes como el pobre Segismundo
vendiendo su alma al diablo y su conciencia,
no pierdas ni un segundo.

No busques donde no hay explicación,
por mucho eches la caña no habrá peces,
respuesta no has de hallar, la que mereces,
pensar solo conduce a un callejón
por mucho que tú reces.

¿Por qué nacen los pollos y ya corren,
y somos tan ineptos los humanos,
se arrastran con cien patas los gusanos,
si puedes sucumbir no te socorren
cual Tirios y Troyanos?

¿Por qué desperdiciamos nuestra vida
tratando a un ser supremo descubrir
sabiendo que no hay nada que añadir
que tienes ya perdida la partida?
Y vuelta así a insistir.

Humanos, son sujetos de intereses,
humanos presos son de su egoísmo,
brindando van lecciones de cinismo,
así sean villanos o burgueses
siguen su catecismo.

Y dicen que también yo soy humano,
me miro si me visto y si desvisto,
no alcanzo a entender por qué resisto
haciendo mi papel como villano
cual Judas hizo a Cristo.

La vida, amigo mío, es un mal paso,
la vida, amigo mío, es un misterio
que opinan se acabó en el cementerio;
si dicen que te mueres, no hagas caso,
no pienses que va en serio.
©donaciano bueno

#Sería lo justo, o no? Clic para tuitear
MI POETA SUGERIDO: María Calcaño

María Calcaño

Poema para una joven judía

La lluvia ha abierto la ventana
frente al retrato de ella.
Llueve distinto,
delante del silencio que le pasa por la cara.
Como frente a una casa
donde hubiera una niña
muerta entre espejos.
Como si con los pies desnudos ella viniera
y la castigara el polvo de muchos caminos…

También la lluvia trae
la misma voz del agua.
Vejez del agua pintada en el recuerdo.
Tiempo de la ola.
¡Inmensidad del mar
a espaldas de la ola!

¡Qué poca cosa es esta casa
cuando miro sus ojos!

¡Ya no llueve!
Pero ella sigue viendo llover.

¡Debió ser media noche
cuando partió a la lejanía!
De Entre la luna y los hombres (1961)

Primer espanto de la niña con luna

Miro esto que brota dentro de mí,
y me arrodillo.
Y casi digo oraciones,
nombrando al padre muerto
con un gesto largo y extraño…
Como de lejanos países
vienen sonando piedras.
Y arañas menudísimas
por los rumores de las uvas.
¡Y explosiones de minas!
También niños
adentro de mi corazón…

Mi falda se arremolina,
se levanta como un barco,
haciendo señales
de alegría en la noche.
Mientras sigo llorando…,
alzando los brazos tanto,
que desaparecen los senos
en el viento.

En mis hombros
tiembla la noche;
una horca
que moviera en el aire
dos lunas.
Me acerca un miedo extraño.
Y me siento mujer,
¡deliciosamente mujer!

Tercera vigilia

Ahora son otros días.
Y el amor serpenteando la orilla de mi falda.
Si esto fuera después…
cuando la tierra ciña mis caderas sin brillo;
y dentro de la noche
yo sea otra noche.

Hoy tengo angustia y pena linda.

Mientras, cierro los ojos
y te pienso otra vez.

Queriendo tus manos plácidas
y tu boca sin besos
he vuelto a ser tuya,
como otra mujer
sobre esta que tú conociste:
de placeres antiguos
y borrados en furiosas estrías…

¡Cómo espero tus noches!
Ahora sueño:
cuentos y lagunas,
y focas persiguiendo la ternura del viento…

Para saber que existo
quiéreme alguna noche.
Sin voces, sin estrellas,
pero juntos y hundidos
como tierra en la tierra…

El otro rostro

Me ha besado.

Era la misma noche de antes.
El rumor de las hojas conocido.
Las manos iguales…
No distinguía el color de sus ojos;
pero brillaban
como todos los ojos
prendidos de deseos.
El viento daba sobre el rostro,
y la noche era un pozo de ternura.
Como por alegres palmas protegidos,
nos hundimos en la tierra
con temor y con júbilo.

Incliné la cabeza
y la escondí en su pecho.
Seguramente reímos juntos
cuando empezó a llover.
Cerré los ojos
y se me fue el mundo…

¡Y no era él!

Cuando me muera

Cuando me muera,
di, madrecita: ¿será en la tierra
del cementerio
donde me pudra?
¡Qué horror me diera
crecer en esos sepulcros tristes!

Bajo los árboles,
en la sombra que tú conoces
bien puedo, madre,
quedarme siempre…
Tú que eres santa,
tú que eres buena,
tú que eres todo para mi vida,
dame ese hueco donde repose
libre de verjas,
libre de cruces!

Cuando me muera
di, madrecita: ¿será en la tierra
del cementerio
donde me pudra?

I

Había olvidado las muñecas
por venirme con él.

De puntillas,
conteniendo el aliento
me alejé de mis niñas de trapo
por no despertarlas…

Ya me iba a colgar de su brazo,
a cantar y bailar
y a sentirme ceñida con él:
como si a la vida
le nacieran ensueños!

Yo no llevaba corona,
pero iban mis manos colmadas
de bejucos floridos de campo,
de alegría, de amor, de fragancias.

Muchas noches pasaron encima
de aquella honda pureza sagrada.
Todo el cielo volcado en nosotros!

Había olvidado las muñecas.
Ahora él se ha ido:
lo mismo.
Despacito, por no despertarme…

De Canciones que oyeron mis últimas muñecas (1956)

16
Hacíamos los dos
una sombra pequeña.
Pequeña y suave
de rama menuda,
de pájaro… 

Llevábamos la boca nueva,
las manos locas
como canción. 

Pero una amargura
fina como una lágrima,
se nos metió por la risa. 

Hacíamos los dos
una sombra pequeña…
Y el amor un día
nos hizo una seña torva.

Cosmos

Una gran desnudez:
mi cuerpo
y la noche…

¡Pero sueño en el alba!

Alba:
abertura de sangre
y de alas.

Y el pájaro
dueño del bosque
con un trino…

¡La vida
es este montón de tierra fértil!

El hombre
y yo
somos la quimera.

Dios
en su grave verdad.

Y sobre nosotros
como una maldición
esta sombra monstruosa…

El sueño vivo

¡Hombre! ¿Qué me has hecho?
¿Qué me diste de beber en un beso
que tengo en el pecho
alegría y dolor?

Soñar y solar…;
pero estar despierta
y aturdida
de este hondo placer doloroso.

Y estoy de rodillas
con llanto
sobre las mejillas.
Salobre,
como un puerto nuevo
que golpea el mar!

Grito indomable

Cómo van a verme buena
si me truena
la vida en las venas.
¡Si toda canción
se me enreda como una llamarada!
y vengo sin Dios
y sin miedo…

¡Si tengo sangre insubordinada!
Y no puedo mostrarme
dócil como una criada,
mientras tenga
un recuerdo de horizonte,
un retazo de cielo
y una cresta de monte!

Ni tú, ni el cielo
ni nada
podrán con mi grito indomable.

#Si te gusta María Calcaño... Clic para tuitear
No te pierdas todas las Noticias de hoy sobre Literatura
También te puede interesar...
Hay quien dice que a Jesúsle entregaron sus…

Somos...

X
Scroll Up