NIÑO, NI SE VE NI SE TOCA/

Belisario Porras (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
EL POEMA Lee otros poemas INFANTILES

 

A todos cuando niños nos dijeron
mira bien qué es lo que haces, qué está mal,
deberías presentarte al natural,
siguiendo los consejos que te dieron,
que fueras un buen chico y muy formal.

Que sabiondo no parezcas, ni holgazán,
y menos cual Vicente un repelente,
recuerda que es preciso que la gente
-que al suelo no se tira, coge el pan-
no tiene qué comer si es indigente.

No seas acusica ni repipi,
y tampoco un estirado ni empollón,
ni ese niño beato, resultón,
excusa que el beber pone piripi,
no seas como Pepe del montón.

No digas palabrotas, no se pega,
que todo aquí se ve mas no se toca,
no hagas ruido, no grites que sofoca,
a un señor di de usted, nunca colega,
si masticas, por fa, no abras la boca.

No pises en los charcos que te ensucias,
sé ordenado, deja ya de preguntar,
si comes nunca debes de cantar,
¿fechorías? no vengas con argucias
que el dedo en la nariz has de sacar.

Recuerda, lo decimos por tu bien,
que es para demostrar que te queremos.
Nosotros fuimos niños, lo sabemos,
pues hubimos de tragárnoslo también
y aún así comportarnos no sabemos.
©donaciano bueno

¿Conoces a Belisario Porras? Lee/escucha algunos de sus poemas

Belisario Porras

El Desengaño

Caminaba en la senda de la vida,
al despertar, y de esperanzas llena,
audaz el Alma en la eternal faena,
buscando el Bien en la extensión perdida.

Más al seguir el rumbo dilatado,
el silbo de las penas poderoso
la arrastraba iracundo al engañoso
sendero do los vicios han vagado.

Allí, de todo matorral cercano
sentía ardiente la acerada espina;
y allá del monte densa la neblina
el paso la cerraba sobrehumano!

Ora la negra noche asaz impía,
con los temores que su manto lleva,
en mil congojas que el error renueva,
al Alma infortunada sumergía;

Ora el rugir de tempestad lejana,
la misma soledad del bosque umbroso
las horas inquietaban y el reposo
a la viajera excelsa soberana!
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Viajaba así, viajaba perseguida
sin encontrar las formas de su anhelo;
allá, rasgando de la sombra el velo,
cayendo aquí, por el dolor herida!

Empero al sucumbir a tanto daño
omnipotente JOVE a su criatura
el grito al escuchar de la amargura
le dio por compañero al Desengaño.

Entonces ¡Oh Virtud! Virtud deseada
te vio lucir gallarda el Alma ansiosa
a través de una lágrima ardorosa
que de sus ojos ¡ay! brotó callada…

Que el Desengaño ¡Juez de la Conciencia!
enseña misterioso al peregrino
de la Virtud el eternal camino
trazado por la augusta Providencia!

Favio

En estos campos del Istmo que circundan
colinas verdes que del llano brotan
y los cimientos en que bellos flotan
los lirios rojos que en el valle abundan;
Aún toca Pan la flauta seductora,
los mitos y ficciones evocando.
El eco infeliz la voces remedando
Encanta al pueblo que la ciencia ignora.
Y aquí no lejos Favio! de este muro
de las Nereidas en la mar cercana
aún se oye el canto melodioso y puro
que en dulces ritmos de la gruta emana
que su furor detiene el alto muro.
Allí en las fuentes mansas admiradas
que llevan su caudal al mar lejano
oigo a Nereidas y Ninfas jugueteando
levantando en los cauces de la espuma
sus blancos copos transformados en bruma
y escucho la candencia de aguas cristalinas
dó tu imagen, Oh!, Favio se refleja y se empina
al mágico clamor que en soledad me abruma…

El Nuevo Rosal

En la mañana de un abril florido,
al asomar del sol los resplandores,
una tras otra deshojar las flores
te vi gozosa del rosal querido.

Las hojas antes bellas, marchitadas,
envueltas por el aire en torbellino,
rodaron al recodo del camino
y en polvo allí quedaron sepultadas…

Llegó la noche. Al extender su manto,
la lluvia de los cielos regalada,
a la tierra del huerto afortunada,
cayó propicia, cual copioso llanto.

Y al fecundar el suelo del camino,
donde las hojas fueron sepultadas,
de aquellas lindas flores arrancadas
nuevo un rosal apareció divino.

Que nunca la semilla misteriosa
muere en la flor que deshojada fuere.
Cual la virtud proscrita, nunca muere,
y brota en nueva planta prodigiosa.

Sin un amigo

A Montesinos

Ha tiempo que vago sollozando
en pos de una ilusión,
buscando un ser que sepa consolarme,
con quien poder a solas desahogarme
y abrirle el corazón.

¡Y irá lento, después apresurado
ya alcanzo mi ilusión!

Y como aquel que corre al horizonte,
creyendo unido el cielo con el monte,
os sirvo de irrisión!

Y incansable prosigo tras mi dicha
y avanzo con ardor.

Ya la distingo… Vedla, ya me espera…
y engañosa, cual sombra pasajera,
Me deja en el dolor.

Y de tanto buscar, al fin encuentro
que es loca mi ambición;
que en este mundo de olas y vaivenes,
de amigos, ¡ay!, el hombre solo tiene
su propio corazón.

La Adultera

Tienes como Luzbel, formas tan bellas,
que el hombre olvida, al verte enamorado
que son tus ojos negros dos estrellas,
veladas por las sombras del pecado.

Y no turbes hipócrita, el reposo
del pobre hogar que con tu falta escudas,
porque a besar te atreves al esposo
como besaba a Jesucristo Judas.

¡Y aún sus flores te dan las primaveras,
y ya tienes el alma envilecida!
Ya llegarás a ver aunque no quieras
el horizonte obscuro de tu vida.

Desdeñas los sagrados embelesos
del casto hogar, de la mujer honrada
y audaz ostentas al vender tus besos,
las llamas del infierno en tu mirada.

Manchas el suelo que tu planta pisa,
tú manchas lo que tocas con tu mano;
Te dio Lucrecia Borgia su sonrisa
y Mesalina su perfil romano.

Brota el deleite de tus labios rojos,
se aparta la virtud de tu presencia
porque negros, más negros que tus ojos
tienes mujer, el alma y la conciencia.

Rosas de abril parecen tus mejillas,
mármol de Paros tu ondulante seno;
más ¡ay! que tan excelsas maravillas
son de barro no más, no más de cieno.

Reina del alma, tienes por diadema
la infancia que con nada se redime
¿El pudor?. Es un ascua que te quema.
¿El deber?. Es un yugo que te oprime.

Tienen las gracias con que al mundo halagas
precio vil en mercados repugnantes,
y te envaneces de cubrir tus llagas
¡con sedas recamadas de brillantes!

En este siglo en que el honor campea,
no te ha de perdonar ni el vulgo necio,
Hieren más que las piedras de Judea
los dardos de la burla y el desprecio.

Mañana, enferma, pobre, abandonada,
de la mundana compasión prescrita,
el honor, cuando mueras humillada,
sobre tu tumba escribirán: ¡MALDITA!

 

Mosca y mosquito – Gloria Fuertes
Soy una mosca,
me quiero casar
con un mosquito
que sepa volar.

—Soy un mosquito,
me quiero casar
con una mosca
que sepa bailar.

—Soy una mosca
que sabe bailar,
y el violín también sé tocar.

—Ti—ri—ri—rí,

ti—ri—ri—rá;
con mis patitas
yo llevo el compás.

—Soy un mosquito,

ti—ti—ri—rí;
a nadie pico,
y vivo feliz.

 

Comentario:Sobre mi…….. Nací en Las Palmas de Gran Canaria, capital de una isla redondita hermana de otras seis bañadas por el Atlántico. He dado un montón de veces la vuelta al sol subida en un planeta azul bellísimo e inmenso del que tan solo he visto una ínfima parte, Poseo un milagro de 70 latidos por minuto y en la cabeza un universo de infinitas sinápticas estrellas que me permiten ver las que salpican el universo cada noche. Vivo vestida de piel para cubrir un alma que me ha acompañado desde el principio de los tiempos. Respiro y huelo la fragancia de la vida y me nutro de su esencia. Oigo y escucho las voces de los niños, de la gente, la música, saboreo cada segundo que me alimenta y me emocionan todas las miradas que me encuentro en este maravilloso viaje que construyo a cada instante. Cuando vuelva a mi otra casa me llevaré una mochila llena de cosas buenas, ya tengo 188 estaciones,17155 puestas y salidas de sol, las pupilas llenas de miradas, sonrisas, belleza.Se me han llenado los labios llenos besos, la piel de caricias, mi cuerpo de abrazos grandes y chiquitos, las orejas llenas de palabras, de susurros. En un bolsillo también me llevo mis lágrimas, mi dolor, mi tristeza, mi soledad, mi frio, lo amargo, lo áspero, lo estridente porque también me ayudarnos a ser la que hoy está escribiendo que la vida es bella,inmensamente bella, muy bella.
Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Impactos: 8

Comparte y disfruta!

0 0 0

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
  Subscribe  
Notificar a
Te sugiero seguir leyendo...
Cuando como en la cazuela.a mi madre yo recuerdo,a mis tías y a mi abuela,a una vela y su candelasin la cual ahora me pierdo.

El día de la Poesía, ya pasó, pero sigue la poesía. Hagámosla viral!

Gracias por leer!
X myStickymenu