LINDA Y BELLA/

Romildo Risso (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
EL POEMA Lee otros poemas de AMOR

 

Era linda y bella y yo la perseguí,
y en sueños seguí tras ella, tras ella,
cual fuera una estrella, que al cielo subí,
y yo allí la vi cual fuera una estrella.

Que en torno a la luna la vida era bella,
ella era centella y yo un colibrí,
pues no era de aquí que ella era centella
tan linda y tan bella que no era de aquí.

Y ahora pienso yo si aquella era doncella,
tan linda y tan bella, la que nunca vi,
se apiade de mi pues dejó una huella
mi alma haciendo mella que así lo viví.
©donaciano bueno

Qué bonito! Clic para tuitear

Muchas veces lo imaginado supera la realidad con creces.

¿Conoces a Romildo Risso? Lee/escucha algunos de sus poemas

Romildo Risso

Ricuerdo

Las sendas y los caminos,
Van quedando atrás y lejos…
Por dispacito que vaya,
Pasan las cosas que veo…

Y siempre, al alzar las vistas,
En su sitio -más o menos-
Algo que no tiene alcance
Aunque figura estar quieto.

Parece que el horizonte,
En la mirada lo llevo…

Ansina, días… Y días…
Años, ansina se jueron…
Pasaron, la mar de cosas
Que ya no veo, ni en sueños!…

Algo, cruzao en la vida,
Siempre clarito lo tengo!…
Talmente que un horizonte,
Formaran l’alma y el tiempo…

Cómo vi’a dejarlo atrás,
Si en la mirada lo llevo!

Flor (Risso)

Hay una flor de una penca,
Que se abre a media noche,
Y sólo pocos minutos:
Como pa que no la vean.

Bien puede ser, le suceda
Que no teniendo ni nombre,
Ande con miedo del mundo,
Que tam fácil disprecea…

Si es güena tu condición,
Sos lo mesmo que cualquiera:
Con nombre o sin nombre: flor.

El hilito de agua

Un hilito de agua!…
¿Quién sabe de aonde viene haciendo juerza,
abriéndose cancha,
y sale jugando, como los cachorros
que ricién se largan…

Retozón, alegre; corriendo sin rumbo;
haciendo un festejo de sus propias gracias,
es un inocente, reventando ‘e vida,
que ansina la gasta…
Talmente, parece que siente una dicha
y quiere contarla!…

Mesmo que un botija que de tan contento
se enrieda en el habla,
y en su media lengua, son puros trompiezos,
y un atropellarse señas y palabras, –
igual me risulta, dende que lo miro,
este hilito de agua!…

Tiene alguna dicha; tiene alguna idea
que quiere contarla.
Y, aunque no le entienda,
árboles y yuyos, el pasto, las plantas, –
sienten la alegría que se les contagia!

Hasta repriesenta,
que haciendo cosquillas, el traviesa pasa,
y riyendo quedan las raicitas sueltas,
de verse sin tierra, temblando en el agua…

Y a su lao risulta que tuito es más verde;
más vivo, más lindo, de mejor fragancia:
El aroma sano de la vida juerte…
Los colores juertes de la vida sana…

La expresión que tiene… ¡Tan de criatura!…
No se la cambea la tierra que arrastra:
si mesmo por causa que se vé la tierra,
se vé l’agua clara!…
… … … … … … … … … …
Se allega un botija con las manos negras,
la cara embarrada,
y tienen su ojos el mirar tan limpio,
que uno, se le ríe, lo besa y lo alza.
Si mesmo, figura que se nos dentrase
un poco ‘e su alma!…
Y el aroma sano de su vida juerte,
se siente deveras, como una fragancia!…
… … … … … … … … … …
Talmente un botija,
el hilito de agua…
… … … … … … … … … …
Dá gusto ‘e beberla…
Aunque sea sin ganas

Vaya a saber uno…

Jué árbol! Y grande…
Áhura es una piedra.
De haberse partido y hallarlo en pedazos,
Le paso po’encima, sin verlo siquiera…

A lo más, si acaso trompiezo con uno,
Miro y le doy güeltas,
Sigo, convencido de que juesen toscas
Que parecen leña.

Esos que anduvieron ahondando el arroyo,
Lo han tirao a tierra.
Tarde, lo sacaron; de haber sido pronto,
O vive o se pudre – según como juera…

Porque, amigo, basta que una ríaz se agarre,
Pa que el árbol prienda.
No digo, pararse, pero: vida es vida;
Sea como sea…

Mas de uno le muestro que, a los sacudones,
Voltió la tormenta,
Y echaos, pero vivos, están dando ejemplo:
Del tronco -de abajo- saca ráices nuevas…

¿Brotos?: si de diga!… Y flores… Y todo…
Como cualisquiera!
No tuvieron juerza, contra juerza bruta;
Pero hay otra juerza!
… … … … … … … … …
Este ha cáido entero; pero ha cáido al agua…
Y l’agua, no es tierra…
Y un agua endiablada!… Vea lo que hace:
Los convierte en piedra!
Los mata de a poco:

Al cuerpo les dentra,
Con ese veneno que -de juro- tiene,
Pa matar dejando sanito por juera!…
… … … … … … … … …
Es misterio, mesmo!… Qué cosa endiablada!…
Se ha dáo, de cristianos que los desentierran
Y están enteritos!…
Vaya a saber uno, el árbol no sea…

Almas muy sufridas.
Que tuito aguantaron con gran fortaleza,
Y al dirse de cuerpo, lo dejan curado
Con algún veneno que tien la pena…

Vaya a saber uno, en pie no los haiga,
Árboles que sufren, lo que ni se sueña!…
Y en vida, ya juntan el veneno ese.
Que los hace piedra…

Pa mi, todo es vida: el árbol, el hombre:
Distintas maderas…
De aquí, yo no paso…
No me dá mi cencia.

Faltaba más!

Llevo los güeyes cansaos.
Y me faltan doce leguas!…
Si por tiempo las carculo,
Dentran cién en la docena…

…Uno dice: salgo, y sale…
Lo demás, no hay quién lo sepa!
…Ni que uno juese adivino…
Llover la semana entera!…
… … … … … … … …
Carcular!… ¿No sé pa qué?…
Puro vicio de hacer cuentas…
Cuando no Dios, es el Diablo
Que por gusto, las enrieda.

¿Que valemos tanto y cuanto!…
Póngalé, nomás, que acierta;
Es el número de arriba;
Hay que ver, lo que le restan!…

Claro que siempre hay recursos:
(Lo borran, al que no tenga!)
Procurar que no lo igualen;
Estirarse, mientras dea!

Son días, sin verse el Sol!…
Tumbas, parecen las güeyas…
A mi, ¿que me traguen vivo?…
Puede ser… Si me manean!…
… … … … … … … …
Ciego, marcha el tucu-tucu,
Y pa pior, debajo ‘e tierra…
Nosotros: menos que un bicho?!…
Faltaba más!… Güeya… Güeya!!…

Que salga el Sol o no salga:
Dispués haremos las cuentas…

Pero de estos gustos…

-Cargue, nomás… Que es “carreta”…
Hay ruedas, pa dir rodando…
Los güeyes, van cuasi sueltos…
¡Qué han de sentir el recargo!…

Hemos dicho: “a tanto el viaje”:
Pero, páresé, compadre:
Usté mira su provecho,
Yo miro mis animales!…

Que los concluya una peste,
Santo y güeno… Dios lo manda…
Pero, que yo los reviente…
No se ha’e ver! Menos, por plata!…
… … … … … … … … …
Qué se habrá créido, ese zonzo!…
… … … … … … … … …
Esto sí que es dir livianos!…
Hasta las tripas vacidas…
(Dende ayer, que piden algo…)
… … … … … … … … …
Con hambre, lo que no harían…
Si se lo devoran, hartos…
… … … … … … … … …
Oro, tendrán a montones:
Pero de estos gustors… Cuándo!

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 4)

Impactos: 372

Comparte y disfruta!

0 0 0

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
  Subscribe  
Notificar a
Te sugiero seguir leyendo...
A menudo en silencio amaneceesa calle, vacía, desierta,observando que la vida crecelentamente; cerrando la puertaa la luna que al fin ya fenece.