Tag Archives: pena

NADIE SABRÁ DE MI/

Demetrio Herrera Sevillano (poeta sugerido)

Nadie sabrá de mi, de mi existencia,
si tuve o si no tuve desengaños,
si anduve enmarañado en la impaciencia,
si alguna vez a dios pedí clemencia
si tuve que acudir a los apaños.

AL FIN DEL CAMINO/

Isabel Abad (poeta sugerido)

A cada paso que da, se siente triste,
comprendiendo que la vida va gastando,
que a las ansias de volar ya no resiste
y los trastos de matar los va dejando 

INCONSCIENTES/

Romelia Alarcón Folgar (poeta sugerido)

Caminamos al vacío lentamente
avanzando paso a paso sin premura,
enfangando nuestros pies en la basura,
disfrutando de un ambiente maloliente...

LOS SANTOS INOCENTES/

Leoncio Martínez (poeta sugerido)

Ojos tristes de pupilas dolientes y de oscuros nubarrones
violentados por el capricho de bufones de mentes oxidadas
que atónitos miráis cómo vuestra sangre es derramada a borbotones,...

ANONADADO ASISTO/

Ovidio Fernández Ríos (poeta sugerido)

Asisto anonadado a lo que pasa
alrededor de mi existencia, al mundo,
tratando hacer del mismo tabla rasa,
viendo como se mueve la argamasa
en este mare magnum nauseabundo.

ME ACUSAN POR DOQUIER/

Verónica Viola Fisher (poeta sugerido)

Me acusan por doquier que escribo triste,
me dicen sin cesar que soy lamento,
un mar lleno de dudas, un mar cruento
que en aguas procelosas se resiste
y acaba entre las babas de un aliento.

COMO UN MUERMO/

Luis Muñoz Rivera (poeta sugerido)

El cuerpo si está muerto es como un leño,
no siente ni padece,
lo mismo si éste es grande o si es pequeño,
si intenta no morir en el empeño,
merece o desmerece.

A ESA PLAZA SILENCIOSA Y FRÍA/

Pablo Minelli González (poeta sugerido)

En la desnuda plaza de corazón de hielo
donde las mariposas se juntan a rezar,
mitigan sus pesares bajo el azul de cielo,
menospreciado anhelo, para tirarlo al mar,
al mar, al mar, al mar.

AMIGO DE MENTE PEREZOSA/

José Luis Gutierrez Román (poeta sugerido)

Amigo mío de mente perezosa,
no sabes cuánto en invierno aquí hace frío
las aguas fluyen siempre en el mismo río,
y hasta la rosa siempre es la misma rosa.

NIEBLA/

María Adela Agudo (poeta sugerido)

Mis ojos se cierran, las luces se apagan.
Desde los cristales de mis dos ventanas
la lluvia se asoma mostrando sus canas,
preñadas de hielo lágrimas resbalan.

YO SOY UN IGNORANTE/

José Emilio Pacheco (poeta sugerido)

Ignorante. Yo soy otro ignorante
que presume de ser un ilustrado,
como tú, como aquel, como el de al lado,
que mirando va siempre hacia adelante,
no contempla pararse ni un instante,
incasable, a la busca del Dorado.

LA TERNURA HOY NO SE LLEVA/

Santos Domínguez Ramos (poeta sugerido)

la ternura hoy no se lleva

Ayer salí a la calle, estaba oscura
tan llena de sospechas y de sombras,
que quise levantarle las alfombras
por ver si se ocultaba la ternura.

VINO Y SE FUE LA LUZ/

Amalia Bautista (poeta sugerido)

De pronto me vi solo ante la puerta
oyendo una ovación de bienvenida,
la estancia exenta estaba de salida,
diríase la sala estaba muerta.

ESE DÍA TAN TRISTE/

José Manuel Díez (poeta sugerido)

El día, ese tan triste en que me vaya,
que dicen que uno existe y ya no existe,
habría de fingir que se resiste,
mintiendo cual si fueras a la playa
jugando así al despiste.

NUESTRO OTRO YO/

Sergio Briceño González (poeta sugerido)

El ser que habita en mi, el que es mi amigo,
el mismo, el que me sigue la corriente,
o me hace padecer cual penitente,
algunas veces, ¡ay! me da su abrigo
y hay otras que anda ausente.

FRONTERAS MENTALES/

Félix de Azúa (poeta sugerido)

El hombre por costumbre y por derecho
ansía ser distinto, diferente,
se deja que le arrastre la corriente,
si es que ésta le permite sacar pecho,
fardando de esa fuente.

MI PADRE ERA UN BUEN CICLISTA/

Dulce María Loynaz (poeta sugerido)

Mi padre era un ciclista muy avezado,
sabía manejar bien los pedales,
cogía el manillar por cualquier lado,
no usaba buenas formas ni modales.

BAILAR SIN SABER BAILAR/

Antonio Gala (poeta sugerido)

Salió a danzar consciente no sabía,
pues nadie a él a bailar le había enseñado,
buscando no morir en la porfía,
absorto ante el bullicio que sentía,
mimando a cada paso con cuidado.

QUÉ TRISTE ES ESTAR TRISTE/

Alicia Saliva (poeta sugerido)

Que triste es el sentirte incomprendido
y ver se te hace un nudo en la garganta
creyendo que tu sombra al bien espanta,
y así quedarte solo y dolorido
sin nada a que arropar ya con tu manta.

QUEJARSE ES MUY SENCILLO/

José María Heredia (poeta sugerido)

Quejarse es muy sencillo. Yo me quejo.
Quejar, lo que es quejar, todos sabemos
pues pronto de pequeños lo aprendemos.
Yo así lo pienso hacer pues que de viejo
quejar ya no podremos.