Tag Archives: recuerdos

EL PAN CANDEAL
Paloma Palao (poeta sugerido)

El arte de segar con la zoqueta.
La hoz con su destreza. Segadores.
El sol sobre la espalda. Los sudores.
La brisa y su galbana siempre aprieta.

EL PASO DE LOS TIEMPOS
Javier Heraud (poeta sugerido)

El tiempo está cambiando, es evidente,
lo sé porque me acuerdo cuando antaño
yo usaba el orinal, que no había baño,
y a veces el corral, como otra gente,
y el agua era del caño

MI PADRE ERA UN BUEN CICLISTA
Dulce María Loynaz (poeta sugerido)

Mi padre era un ciclista muy avezado,
sabía manejar bien los pedales,
cogía el manillar por cualquier lado,
no usaba buenas formas ni modales.

EL AGUA DE LA FUENTE
Alejandro Asensio (poeta sugerido)

El agua mira limpia y transparente.
Dedícate a observar cuando del caño
resbala sigilosa, dulcemente,
cual fuera que es el alma de esa fuente
que intenta deslizar sin hacer daño.

LA VUELTA A LOS ORÍGENES
José Manuel Caballero Bonald (poeta sugerido)

Si pudiera volver, si es que algún día
a esa hogar que es Castilla yo volviera,
prefería que fuera en primavera
cuando el sol manifiesta su alegría
y la brisa en el trigo reverbera.

¡AMOR, CUÁNTO HAS CAMBIADO!
Raquel Salas Rivera (poeta sugerido)

Los jóvenes de hoy ya no se casan,
se dice que se van a vivir juntos,
que en esto de casarse todos pasan,
si en algo se equivocan o fracasan,
suturas al amor curan con puntos.

LAS GUERRAS Y LAS PERRAS
Alejandro Simón Partal (poeta sugerido)

Curioso, vine aquí cuando una guerra,
dejaban de matar, ya se acababa,
yo entonces no sabía eso pasaba,
tampoco supe entonces que una perra,
con ella todo o casi se compraba.

UN PEQUEÑO GRAN IGNORANTE
Rafael de León (poeta sugerido)

Era un sitio pequeño, tan pequeño
que allí ya ni cabía la esperanza,
futuro era decir adivinanza,
vivir lo que es vivir solo era un sueño.

UN PUEBLO EN LA PUPILA
María Cinta Montagut (poeta sugerido)

Pintado tengo un pueblo en la pupila
-mi pueblo, bien que cabe, es muy pequeño-
lo saco a pasear siempre risueño,
sembrado está de mies que se maquila.

PARECE QUE FUE AYER
Alejandro Simón Partal (poeta sugerido)

Un día y otro día y otro día,
la vida así es mas larga que parece,
quisiera recordar lo que acontece,
parece que fue ayer, quién lo diría.

ENCAJE DE BOLILLO
Juan Eduardo Cirlot (poeta sugerido)

Mi madre encaje hacía de bolillo,
con arte se aplicaba a sus labores,
sabiendo a lo que hacía sacar brillo,
tornando a lo difícil más sencillo
que obras eran amores.

DÓNDE ELEGIR
Bruno Montané Krebs (poeta sugerido)

Recuerdo de pequeño, que elegir
allí no se estilaba,
y había que coger lo que se daba,
tampoco se podía discutir
pues pronto algún sopapo se escapaba.

MI MADRE ERA VALIENTE
Ernesto Frattarola (poeta sugerido)

Mi madre siempre estaba sonriente
si alguno le llamaba, sonreía,
tenía mucho genio, lo sabía,
mas siempre terminaba complaciente
mostrando su alegría.

MIRAR NO ES VER
Julio Flórez (poeta sugerido)

Mirar no es ver, pero es imprescindible,
pues para ver preciso hay que mirar,
yo miro, aquí no debo de ocultar,
mas ver, lo que se dice, no es posible
rechazo lo que observo, que es horrible,
quiero tirarme al

LA FRESQUERA
Lola Mascarell (poeta sugerido)

Que aquí todo se cura en la fresquera,
se ponen a orear los sentimientos,
los malos, que te angustian, pensamientos,
y aquello que resbala en la pernera,
y están todos contentos.

ME REGALÓ UNA FLOR
Abel Robino (poeta sugerido)

Vivía yo en Madrid. Cada mañana
me daba algún paseo,
distrito Chamartín, La Castellana,
después de alguna noche de jarana
o algún que otro jaleo.

SI TE HE VISTO NO ME ACUERDO
Roberto Bolaño (poeta sugerido)

Me encuentro con mi pasado,
le guiño y no me saluda,
presiento, no tengo duda,
que el muy tuno me ha olvidado.

CUANDO SUENAN LAS CAMPANAS
Melchor López (poeta sugerido)

Cuando suenan de la iglesia las campanas
me recuerdan a otros tiempos muy lejanos
en que el mundo se abarcaba con las manos
que los sapos convivían con las ranas
y hasta Dios solo era el dios de los cristianos.

UNA HISTORIA INACABADA
Irene Gruss (poeta sugerido)

Mi vida es una historia inacabada
comienza cuando acaba ya una guerra,
de algunos que quedaron bajo tierra
por culpa de una bala y una azada,
o alguna motosierra.