BENDITOS CAÑOS

EL POEMA Lee otros poemas FANTÁSTICOS

 

Benditos caños de aquella fuente
bendita lluvia, bendito río,
con sus rebaños de agua corriente,
cuando dilluvia, con su albedrío.

Que extiende un flujo tan solidario,
regando el alma de luz divina,
como refugio de algún sudario,
si ve la calma se desafina.

Agua que gime, alma que llora,
o que, impaciente, sueña en silencio,
que se deprime, que al cielo implora,
que a veces miente, y hoy reverencio.

Que es cantarina o es silenciosa,
y cae rumiando siempre presente.
Agua divina sobre una losa
siempre piadosa o irreverente.

Lugar de encuentro de enamorados
que van por agua con una excusa
llevando adentro sueños osados
bajo la enagua, bajo la blusa.

Cuando la luna sale de noche
pena insistente su desconsuelo.
Desde la cuna se hizo derroche
siempre presente besando el suelo.

Culpando al cielo cuando derrama
sobre pretiles su zumo arisco,
a veces símil de alguien que se ama,
otras misiles de algún ventisco.
©donaciano bueno

El caño de la fuente ha sido siempre objeto de atención de los poetas como ejemplo de constancia y de misterio.

No se callaba la fuente,
no se callaba…
Reía,
saltaba,
charlaba… Y nadie sabía
lo que decía.
Clara, alegre, polifónica,
columnilla salomónica
perforaba
el silencio del Poniente
y, gárrula, se empinaba
para ver el sol muriente.
No se callaba la fuente.
no se callaba…
Como vena
de la noche, su barrena,
plata fría,
encogía
y estiraba…
Subía,
bajaba,
charlaba… Y nadie sabía
lo que decía.
Cuando la aurora volvía…
Manuel Machado (1874-1947)

¿Tienes algo que decir ? ¡Anímate y opina!

avatar
  Subscribe  
Notify of