JORGE MANRIQUE

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

La vida de Manrique, como tantas otras de su tiempo, se dividió entre enfrentamientos bélicos y sonetos, temporadas en prisión y amoríos apasionados. Con respecto a su producción literaria, consta de unos cuarenta poemas cancioneriles, principalmente satíricos y de amor. Su obra más recordada es una serie de coplas dedicadas al fallecimiento de su padre, donde resalta su grandeza y la admirable entereza con la que enfrentó el terrible cáncer que le quitó la vida luego de un largo padecimiento.

Las estrofas son coplas de pie quebrado, de modo que cada verso tetrasílabo se mide a menudo junto al octosílabo que lo precede. Así, si éste acaba en palabra aguda, el verso siguiente puede tener una sílaba más.

COPLAS POR LA MUERTE DE SU PADRE 
Recuerde el alma dormida,
avive el seso y despierte,
contemplando
cómo se passa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando;
cuán presto se va el plazer,
cómo después, de acordado,
da dolor;
cómo, a nuestro parescer,
cualquiera tiempo passado
fue mejor.

Y pues vemos lo presente
cómo en un punto s’es ido
y acabado,
si juzgamos sabiamente,
daremos lo no venido
por passado.
No se engañe nadie, no,
pensando que ha de durar
lo que espera,
más que duró lo que vio,
porque todo ha de passar
por tal manera.

Nuestras vidas son los ríos
que van a dar en la mar
que es el morir;
allí van los señoríos
derechos a se acabar
y consumir;
allí los ríos caudales,
allí los otros, medianos
y más chicos,
allegados son iguales
los que viven por sus manos
y los ricos.

¡Ardo en ascuas por conocer tu opinión! ¡Anímate a comentar!