JUEGOS DE NIÑOS

»Mi Poeta sugerido: César Arconada

MI POEMA…de medio pelo Lee otros poemas de INFANCIA

 

Hoy no existen juguetes, que los juegos
se han tornado en programas y consolas,
allí es donde se embarcan siempre a solas
para ser los esclavos de sus egos,
de tiros y pistolas.

Los niños de hoy ignoran que hubo un día
en que el juego consistía en compartir
los sueños por las ansias de vivir
e impedir se dictara una amnistía
pudiendo resistir.

Adalides de un dios imaginario
enfrentado a malvados y truhanes,
la espada hecha de palo, ganapanes,
de un supuesto sublime imaginario
plagado de desmanes.

Que eran tiempos de trapo y hojalata,
caballitos tallados en madera,
dispuestos a agrandar al que quisiera
la ficción cual si fuera una fumata
pues que era la repera.
©donaciano bueno

Alguien conoce la tuta, el inque, la dola...? Clic para tuitear

MI POETA SUGERIDO: César Arconada

César Arconada

¡Vive Dolores!

¡Qué dolor aquel día, camarada,
qué sobresalto ahogaba los latidos,
qué nube empañó las alegrías
cuando dijeron:
Está nuestra Dolores en peligro!
Mientras de gozo aullaban los chacales,
mientras los torvos buitres enemigos
graznaban de alegría en los aleros
de sus viejos palacios y castillos,
a la orilla del Tajo, un ruiseñor
expresaba su pena en dulces trinos
y en Aragón bajaba la mirada
por no llorar un viejo campesino,
y en Bilbao un obrero junto al yunque,
su angustia repicaba en el martillo,
y en cualquier fría sierra de Castilla,
en el regazo de la madre, un niño
pedía que le hablasen de Dolores,
porque ella era canción en sus oídos…
¡Qué dolor por los valles y los montes,
qué dolor por collados y caminos,
qué dolor por los viejos olivares,
qué trémulo dolor llevan los ríos!
¡Qué dolor el de España,
qué dolor el del pueblo, el de sus hijos
cuando se supo:
la vida de Dolores, nuestra madre,
está en peligro!
Y la pena de ayer es ya alegría,
y luce el sol que nubes empañaran,
y el corazón en nuestros pechos late
con ritmo de gozosas esperanzas
y el rumoroso viento mensajero,
desparramando albricias, va hasta España
para decir:
¡Dolores vive!

Eternamente Stalin

España tiene luto de crespones,
sobra de cielo y amargor de hiél,
sangran pena y dolor los corazones,
los pueblos, ya por siempre, están sin Él.
Y del las olivar ondas sediento del Tajo, de y más el arrullo sombra,
Cesar M. Arconada 59
y la flor de Granada en su capullo
su nombre amado con tristeza hoy nombran.
Mas Él presente sigue en valles, angosturas,
llanos de sol y pedregosas cumbres,
y torna en viva luz las amarguras
y hace leve la triste pesadumbre.
La fragua de su causa el temple acera,
su nombre alas de audacia da a la gente,
donde está su palabra y su bandera
brota la lucha en caudalosa fuente.
Porque nos dio el aliento con que escribe
la hazaña el héroe y el amor la vida,
en el alma de España Stalin vive,
nuestro pueblo español jamás le olvida.
Jamás ha de olvidar que cuando España,
revuelta en sangre y en traición sañuda,
ya era vendida inerme a gente extraña,
Él nos tendió su generosa ayuda.
Tronchaba la metralla flor de niño,
turbión era la vida, el canto lloro:
tomó Él las flores bajo su cariño
y de aquella semilla hizo un tesoro.
Y la madre española, madre de luchadores,
hoy con su corazón en duelo preso,
quisiera junto al féretro colocar unas flores
y en la frente estampar el postrer beso.
En la lucha del pueblo Stalin vive
y en la lucha nos lleva a la victoria.
¡Quien abraza su causa eternidad recibe,
porque eterna es su causa, eterna es su gloria!
(España Popular, México, 652, 27 de marzo de 1953)

Y LOS PUEBLOS DE ESPAÑA…

Y los pueblos de España también lloran
por el sol apagado, por el cielo
de negro tul vestido, por la aurora
hecha en la sangre espanto, frío y hielo.
Los hombres de Madrid y Guadarrama,
los del Ebro y Teruel, los impulsivos
mozos que combatían en la llama
del Batallón Stalin entre olivos;
los que hoy su nombre escriben en los muros,
los que dicen su nombre en las canciones,
los que mueren al alba del futuro
con su nombre en los bravos corazones;
esos sencillos hombres hoy sin gozo,
el pobre campesino y el obrero,
la cariñosa madre, el viejo, el mozo,
la guardia armada de los guerrilleros,
bajan los ojos y repliegan alas,
y con sus férreos puños de semilla,
una lágrima enjugan que resbala
cual perla de dolor por sus mejillas.
Y con el mismo puño húmedo en llanto,
que el dolor aunque inmenso nunca abate,
hoy por Stalin juran, sin quebranto,.

A Alberto,

en Moscú, 1960

Que todos te atoleden, toledano,
es justo, como al Tajo dar laureles,
pues la pura verdad, no corre en vano
la Sagra por tus venas y pinceles.
Pero tú no eres sólo olivo y llano,
camino carretero y cascabeles,
pan y cal de Castilla, y hortelano
de cantos, huesos, cerros y alcaceles.
Venero de bondad, luz de alborada,
justicia y rebeldía aquijotada,
por los hombres amor, eso eres tú.
La España torrencial y luchadora,
la España viva ayer y viva ahora,
más un pico y veinte años en Moscú.

CUENTAS GALANAS

Y en Washington sus cuentas echan los mercaderes
de la guerra y del crimen y del odio y de la horda:
El pueblo es dócil. Franco nos da plenos poderes.
Compramos un tesoro por cuatro perras gordas.
Sobre este río un puente. Que vayan los expertos
a ver los yacimientos de azogue, cobre, plomo.
Que se explore el calado de los mejores puertos.
Haremos en seguida más de treinta aeródromos.
Minas, costas, mesetas, ciudades y poblados…
Nos da Franco de España sus riquísimos dones.
Y por si fuera poco, nos ofrece soldados
seguros y aguerridos.

Si te gusta César Arconada... Clic para tuitear
También te puede interesar...
Y un día apareció, sin saber cómo,y otro…

Somos...

X
Scroll Up