A UN PESADO PAPAGAYO

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
EL POEMA Lee otros poemas de HUMOR

 

Es guasa, no lo creas, que es mentira
que un buen día, mediaba el mes de mayo,
aquí no he de mentir ¡me parta un rayo!
-ya sabes la nariz también se estira-,
se aupó sobre mi chepa un papagayo.

Mirándome de frente y de soslayo
haciéndose el gallito, lleno de ira,
subióse hasta una mesa y me la tira
tan fuerte que por poco me desmayo
gritándome ¡a ese tonto, al que delira!

Yo, haciendo me tapaba los oídos
-los loros ya se sabe que repiten-.
A más que le insistía ¡no me griten!
más altos se escuchaban sus berridos,
inútil fue impedir que desgañiten.

Si yo decía ¡calla!, él repetía,
¡bocazas! si decía oía bocazas.
Pensé mejor es darle calabazas
me libre dios de tal alevosía,
que al no gustar, dos tazas.

El público expectante presenciaba
del loro su actitud tan agresiva.
¡Qué me hizo que tomara esa deriva!
De tanto repetir tonto del haba
me quedo sin saliva.
©donaciano bueno

Escupiendo al cielo Clic para tuitear
poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética