DEL HOMBRE Y SUS CIRCUNSTANCIAS

»Mi Poeta aquí sugerido: Antonio Soto Alcón

MI POEMA…de medio pelo Lee otros poemas ESPIRITUALES

 

Que el hombre nace y crece hasta que un día
comienza a decrecer
y acaba por decir hasta más ver
siguiendo la divina profecía
que indica su destino es fenecer.

Que hay quien nace y no tiene que comer,
y un día y otro día
saltando va de vía en otra vía,
-la estancia aquí del hombre es padecer-,
dudando si es que al fin lo lograría.

Y sigue caminando a la deriva
sin rumbo, siempre a ciegas,
en busca de una luz que anda furtiva
que anime y le permita sobreviva
salvando de la quema y las refriegas.

Que el hombre es ese ser que no se entera
que aquí él es temporero
y debe de sudar, pues que el sombrero
no sirve a mitigar tan tensa espera
muriendo en algún ruedo cual torero.
©donaciano bueno

#O no se entera o no quiere #enterarse? Clic para tuitear
MI POETA SUGERIDO: Antonio Soto Alcón

Antonio Soto Alcón

PUBIS PÚBER

La muerte, sí,
pero mientras viví
qué hermoso fue todo.

Todo en ti es milagro:
vulva, labios, flor,…
Beso negro de mi boca,
por ti se cierrran los mares
y se desbordan los ríos,
por ti y solo por ti
vivo y muero.
Rincón oscuro de mi alma,
llaga roja de mi sed.

Me preguntas, Glauco,
cuál es la flor más hermosa
de tu jardín,
y yo sin dudarlo, te respondo:
la de tu mujer, Glauco,
la de Viniria con diferencia.

Abre tus largos muslos
y que mis ojos los admiren.
Ahí, en tu frondoso valle quiero vivir,
de tus manantiales frescos quiero beber.

COMO ESOS VIEJOS BARCOS

Como esos viejos barcos
que atracan al atardecer,
a los que nadie espera,
y al final, nadie llora cuando parten,
así tu vida, cuando avista
el último faro que alumbra tus días,
alejándose hacia ese oscuro mar
de donde jamás se regresa.

AVISO A LA MUERTE

Si me sorprende la muerte
que no diga:
“Estos ojos fueron míos,
estas manos, estos labios”…
Ella bien sabe a quién perteneció
mi boca y mis palabras,
a quién le permití poseerlas.

JARDÍN

Un árbol y un pájaro me bastarían
si tu corazón no existiera antes que ellos.

EN LOS TANATORIOS

De madrugada en los tanatorios,
siempre se espera a que un ángel
entre por la ventana.
Mientras unos lloran desconsolados
a la palidez de ese rostro,
otros -con semblante serio- hablan
y cuentan historias de éste
que reposa al otro lado del cristal;
sin embargo,
el que yace entre lirios y rosas,
sonríe vagamente feliz
a todo lo que ha dejado atrás:
dolor, llanto, traición, envidias, pasiones.

ESPERANDO EL POEMA

Mientras llega el poema
contaré los pelos de tu pubis.

OSCURO AMOR

Cuando acercas tu pubis a mi rostro
toda la noche cae sobre la tierra.

OBDULIO

Obdulio,
si las rosas no te dan placer
busca el placer en las margaritas.

CLAUDIA

Claudia,
los semáforos se entrometieron
en nuestro camino.
Mientras tú los cruzabas en verde,
a mí se me pusieron todos en rojo.

Si te gusta #Antonio_Soto_Alcón... Clic para tuitear
También te puede interesar...

Poesía eres tú, te gusta?

X