YO ADMIRO

Poeta sugerido: Juan Domingo Aguilar

EL POEMA Lee otros poemas FANTÁSTICOS

 

Yo admiro las altivas catedrales,
de los grandes artistas su figura,
las artes inclusive las marciales,
de escritores insignes su cultura.

Yo admito de las tierras los eriales,
las acequias, barrancos o llanuras,
los pinos, los rastrojos, los trigales
y de la gente la emociones puras.

Me entusiasma observar los manantiales
y al labriego que esparce la semilla,
la lluvia mientras cae en mis cristales,
adormecer al sol cuando más brilla.

Los jardines admiro y a rosales,
de las olas del mar la suave brisa,
el trinar de las aves, los zorzales,
y de una mujer bella su sonrisa.

Me gusta ver la escarcha en la mañana,
el agua que resbala cantarina
o a una madre cantándole una nana
a un bebé de inocencia que fascina.

De la música, alegre sintonía,
la selva variopinta de animales,
fan soy de los que plagian la alegría
que abonando van con buenos modales.

Yo admiro, tanto y tanto y tanto admiro
que hasta llego a admirar al que le reza
a ese dios que creó esto en un suspiro
sublime y colosal naturaleza.
©donaciano bueno

La vida es bella, sólo es necesario que nosotros queramos verla.

POETA SUGERIDO: Juan Domingo Aguilar

Juan Domingo Aguilar

Desahucio

Camino solo pienso en otra época cuando nos conocimos
¿por qué no has aparecido antes? el metro hasta la oficina
los paseos con el perro cuando vivía contigo aquel pisito del centro
copas con los vecinos navidades juntos el hijo que nunca tendremos
ahora el invierno me acompaña por otra ciudad camino solo
otro barrio otros vecinos bares perros que no conocen mi nombre

ojalá siguiéramos en ese metro
pienso en el hijo que nunca llevará tu apellido
que nunca vendrá a nuestra cama llorando
esa cama donde otro pregunta quién es el de la foto:

no es nadie

Memoria histórica

En Polonia se ha prohibido
hablar de los campos de concentración
de los polacos en los campos
de los polacos vigilando los campos
de los polacos las palizas
todos los días a españoles
marcados con un triángulo rojo
del mismo color que la sangre
por el suelo cada mañana

se ha prohibido hablar de los campos
como si nunca hubieran existido
como si Auschwitz y Mauthausen
fueran una invención

como si Europa nunca hubiera sido
toda entera un cementerio

Nosotros, tierra de nadie

Yo no quiero ser ese hombre
que ve parejas por la calle
y siente ganas de apretar el gatillo

no quiero no puedo
ser ese hombre herido
por la metralla maldita
la metralla que salta
cada vez que nos encontramos
en un bar el silencio
en el ascensor las miradas
por la calle a lo lejos

sé que piensas en mí
cada vez que nos cruzamos
un dolor me nace en el estómago
como si me hubiera impactado
una bala perdida

no quiero pensar en nuestros hijos
en los hijos que nunca tendremos
no quiero que mis hijos
sean mis fantasmas

corretean por mi casa cada noche
duermen en mi cama preguntan

¿de quién es esta tierra?

nuestra les digo

de nadie

35 milímetros

Impares. Fila 13. Butaca 3. Te espero / como siempre
PABLO GARCÍA BAENA

Todas las noches las butacas rojas
desgastadas el baño azulejos con estampados
setenteros las escaleras refrescos y palomitas arriba

todas las noches películas alemanas suecas españolas
italianas cine de autor miércoles Fila 15 Butaca 7
no hay más de cuatro personas
nunca he visto esta sala llena

el Prevost empieza a sonar
se escucha el ruido del viejo proyector
la pareja que hay sentada en la fila de atrás
se abraza ella inclina la cabeza ligeramente
sobre el hombro del chico
termina la película al salir
los miro durante unos segundos
las calles parecen recién regadas
el camión de la limpieza pasa siempre
a la misma hora después de la última sesión
recuerdo aquel sábado de noviembre
sesión de las 18:00 te espero en la puerta
a la salida me abrazas la multitud tus ojos
lloras cansada me miras tus ojos parecen
de una actriz fracasada de Hollywood

al salir del cine como siempre
las calles parecen recién regadas
recuerdo la última sesión que vimos juntos
recuerdo el sonido de aquel proyector
quizás la poesía habita en lugares así
cámaras de 35 milímetros

quizás la poesía sea solo eso
viejas historias que proyectamos sobre un papel
De Nosotros, tierra de nadie (XXXIII Premio de Poesía Villa de Peligros, Diputación de Granada)

Los aeropuertos

No me gustan los aeropuertos:
esperar sentado siempre sólo
al lado una silla vacía
mirar de vez en cuando hacia los lados
no me gusta el ritual obligado de la cola de embarque
el duty free los turistas comprando todo
lo que puedan meter en su maleta de mano
regalos para sus hijos sus padres sus esposas
para la chica que conocieron la semana pasada
quisieran viajar con ella en avión juntos
hacer noche en el aeropuerto juntos
preparar las maletas juntos todo el ruido
el sonido de las ruedas los cafés juntos
los pitidos al pasar por el escáner pensar en ti
me gustaría que aparecieras corriendo
antes de montarme en el avión que me digas
no te vayas hoy no te vayas.

Habría estado bien hace unos años.
Los dos juntos en algún aeropuerto
los dos juntos viajar a Berlín,
guardo los billetes que compramos

es como llevar un cadáver en el maletero del coche.
De La chica de amarillo (Esdrújula, 2018)

Las bibliotecas son como tanatorios

Las bibliotecas son como los tanatorios
te encuentras con viejos conocidos preguntas
lo justo para que parezca que la conversación
te importa y que todo va como siempre bien
las cosas siempre tienen que ir bien si dices
que las cosas no van bien la conversación
se puede alargar más de lo recomendable

las bibliotecas son como los tanatorios
acaban apareciendo todos los que una vez
formaron parte de tu vida para dar el pésame
las bibliotecas son como los tanatorios
todo el mundo mira al suelo sin saber qué decir
esperando que llegue otro que ocupe el sitio vacío a su lado
todos caminan hacia la salida y vuelven
como si fueran a marcharse pero no quisieran

las bibliotecas son como los tanatorios
todos fuman en la puerta todos esperan en silencio
todavía estoy terminando un cigarro
pensando en las últimas palabras que me dijiste
antes de pedir que te dejara en paz que me dejes
es lo único que ha quedado de meses enteros sin dormir,
días llenos de planes al principio luego por la noche dudas
las bibliotecas son como los tanatorios
siempre escucho tu voz por los pasillos
como si fuera la primera vez que nos encontramos
después alguien se acerca me pregunta por ti
las bibliotecas son como los tanatorios
nadie quiere ir pero siempre están llenos
De La chica de amarillo (Esdrújula, 2018)

Próxima estación: cannon street

A Pablo Calvache.

El estropajo es temporal,
me digo,
el jabón es temporal,
me digo.

Próxima estación: Cannon Street.

Me digo que las llagas de mi abuelo,
que las llagas en los brazos de mi abuelo
al volver del taller de BMW,
en Múnich,
sirvieron para algo más, me digo,
que para pagar su funeral.

Próxima estación: Cannon Street.

Que los pinchazos que mi abuela,
que los pinchazos en los dedos de mi abuela
mientras cosía vestidos para los nuevos ricos de París,
en un cuarto trasero
de París,
sirvieron para algo más,
me digo,
que para ayudarme
a llegar a fin de mes.
De La Grieta (Bandaàparte, 2017)

Poética II

A Ramón Repiso

A pesar de sus ojos he salido a la calle,
a pesar de sus ojos me ha tocado vivir.
JAVIER EGEA

A pesar de tus ojos escribir
salir a la calle
decir algo que valga la pena

verte a lo lejos
sonriendo en un bar
escuchar tu voz
volver a casa sentarme
delante de un papel en blanco
escribir sentir el dolor
poco a poco las palabras
se colocan una detrás de otra
acaban pareciendo un poema
una herida abierta que sangra

esto debe ser la poesía me digo
esto es la poesía:
escribir en defensa propia
De Nosotros, tierra de nadie (XXXIII Premio de Poesía Villa de Peligros, Diputación de Granada)

Te sugiero seguir leyendo...
La espiga permanece en mi retina,lo mismo que el cedazo y la molienda,las eras con…
Scroll Up