AL HAMBRE NO HAY PAN DURO I/

F. Bermúdez y Ortega (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
EL POEMA Lee otros poemas de FAMILIA

 

Al hambre no hay pan duro se decía
cuando era yo pequeño.
Mejor es perecer en el empeño
que hacer del abandono, no hay tu tía,
pensando eres un leño.

Mi madre que era experta en esas lides
de panes y los peces,
mi madre que entendía de almireces
hacía distinción en lo que pides
y si es lo que mereces.

¡Mendrugo me espetaba, eres mendrugo!
frunciendo el ceño y hosco,
mas siempre me guardaba a mi el corrosco,
fingiendo que mi hermano era el besugo
yo me comía el rosco.

Las madres ya se sabe son capaces
de al hijo dar su vida,
y empiezan desde el punto de partida
a urdir la trama que aúne a los rapaces
sin dar una estampida.

Después los hijos pasan y le ignoran,
tienen otros amores,
los hijos cual avispas con las flores
con polen de otros órganos afloran
y expanden sus olores.

Mi madre era una santa en su ceguera
y el pan era mi llanto,
que estaba prohibido a cal y canto
dejarle que él al suelo se cayera
besando igual que a un santo.
©donaciano bueno

Di lo que quieras! Clic para tuitear
POETA SUGERIDO: F. Bermúdez y Ortega

F. Bermúdez y Ortega

PAISAJE

Es hora del profundo silencio de las cosas.
Ya todo, aletargado, parece que dormita
bajo el halago de una pesadumbre infinita
que hace las horas tristes, y lentas y tediosas.

Discreto, el sol occiduo dibuja y prende rosas
de púrpura en las nubes; un aura leve agita
las frondas en silencio y apenas precipita
del viejo mar en calma las ondas rumorosas.

La tarde, flor de ensueño, doblega el áureo broche
y tiembla a la primera caricia de la noche
que esparce desde oriente su inmensa cauda bruna.

Mientras como un heraldo divino de esperanza
asoma, tras la noche ilumínica que avanza,
su rostro de oro pálido y magnifico: la Luna

MELODIA BREVE

(En la alta noche)

Aura suave y manso río,
la onda breve besa esquiva
la ribera pensativa
con un beso breve y frío.

Es la noche; reina Estío;
desde el cielo, sensitiva
flor de luz, la Luna Estiva
se retrata pensativa
en los cristales del río.

Besando el silencio grave,
rima el aura en vago giro,
el romántico suspiro
de un rumor dormido y suave.

Y cual eco peregrino
al rumor de brisa y ola
llega en ritmo suave y fino
a la orilla quieta y sola la
doliente Barcarola
de un noctivago marino….

PINCELADA

(Para Valentín Giró, Poeta)

El Sol, ya a fin de la jornada,
desde occidente vigila
como una enorme pupila
de roja sangre inyectada.

Amplia mar, ensangrentada,
grave, imponente y tranquila,
finge la luz que vacua
en la celeste morada.

Con dulce melancolía,
la tarde doliente y fría,
va cerrando el áureo broche.

Mientras grave y lentamente
va conduciendo a Occidente
su catafalco la noche.

LEVE Y BREVE

El mar en calma; la brisa leda
riza apacible la blanca espuma
y sobre el agua tiembla la bruma
como un inmenso jirón de seda.

Por sobre el manto de la neblina
flota el celaje de una luz blonda
y acariciando de luz la onda,
surge la luna, plácida y fina….

Surge 1a luna plácida y riela
sobre la magia de la onda bruna,
y a ras del agua, bajo la luna,
lánguida y sola cruza una vela….

RIMAS PARA TUS OJOS

(A Elvira)

Yo he visto en los salones del Oriente,
el resplandor magnífico de plata,
de la Hostia enorme que al romper la noche
majestuosamente se levanta…

He visto el resplandor de las estrellas
sobre el cristal undívago del agua;
luciérnagas he visto entre las sombras
brillar con luz fantástica.

He visto, a los celajes de la luna,
sobre el temblor de las marinas aguas,
gemas, que fingen en la inquieta onda,
la fantasía de un ensueño nauta.

He visto fuegos fatuos en las noches
cruzar el tedio de la sombra opaca,
fingiendo en el misterio de las sombras
como brillantes lágrimas de plata.

Lo que no he visto ni en el cielo mismo,
en el encanto de sus noches claras,
es el prodigio de la luz que emerge
de tu pupila misteriosa y rara.

ROMÁNTICA

(Para H. Ducoudray)

Y trémulo de amor, convulso y ciego,
caí por fin ante sus pies de hinojos
enloquecido de pasión y luego;
sin que del labio se escapara el ruego
le hablé con la elocuencia de los ojos.

Le hablé con la elocuencia delirante,
del lenguaje del alma que está ansiosa,
y en ese vago y misterioso instante,
la nieve de su pálido semblante
se tornó sonrosada y luminosa….

El alma al labio se asomó,
lo mismo que un reclamo de amor,
y en el mutismo de aquel instante vago
de embeleso en que a su alma reclamó la mía:
apuré de su boca la ambrosía,
disuelta en el temblor de un casto beso….

MENSAJE LIRICO

(A S. M Grecia L.)

La nota más pulcra que duerme en mi lira,
¡oh! dulce Regina, Princesa de Amor,
el sueño quebranta, despierta y suspira,
por ser en tus manos de nácares, flor.

Permita ¡oh! Señora, que llegue a tu regio
palacio de perlas, de oro y marfil,
el eco melifluo del mágico arpegio,
que a ti da mi lira, Princesa gentil.

Tu mano es de nácar, divina Señora,
tu frente divina, de nácar también;
de un rayo de luna y un beso de Aurora
surgiste del cáliz de un lirio al nacer.

FANTASIA HEBREA

(Para Gastón F Deligne, Poeta)

Sobre el negro prestigio de su lacia melena
se desprende la lluvia de un millón de diamantes
y fulgura en sus ojos pensativos y amantes
el encanto apacible de una noche serena.

En el ritmo sonoro, de su voz de Sirena
hay el tremolo vago de cadencias distantes,
y en la rosa divina de sus labios fragantes
se adormece la risa con un nimbo de pena.

Esa tarde, en el Templo, rezaba de hinojos
ante el Cristo, y mirando su melena y sus ojos,
su belleza emotiva de jovial Nazarena.

En mi alma tradujo la ideal fantasía
que leyenda la historia del divino Mesías
y la triste y hermosa María Magdalena.

DESOLACION

¡Y fue mi anochecer en pleno día,
y el dolor, con su mano despiadada,
partió mi corazón como una espada
ahogando la ilusión en la sangría…!

¡Y perdí la noción de la armonía,
y hasta mi firme anhelo de belleza
cayó desorientado en la tristeza
de la noche sin luz de mi agonía….!

Al resto de mi fe pedí su egina,
y a la voz suplicante de la vida
permaneció la fe impasible y muda;

y de la fe impasible al torpe agravio,
derramó su veneno sobre el labio
la copa aterradora de la duda…!

ATRIO

El misterio es el alma de la virgen Poesía,
en el lago es silencio y en la estrella temblor;
dad al verso el lenguaje de los largos silencios,
como en lago y estrella que el misterio nimbó.

Dejad siempre velado bajo el ala del verso,
para ciertos espíritus, lo más blanco y mejor;
tal así como bajo de una tímida niebla
el matiz impreciso de una incógnita flor.

Lo que dice el absurdo inarmónico idioma
de los labios que hablan, es salvaje dicción;
en la lengua divina de la Maga Poesía,
el silencio idealiza la palabra mejor;

Así tal, bajo el césped, como en tórpido limbo,
la fragante violácea de su encanto de flor;
¡tal así, tras el velo de la bruma flotante
da una estrella lejana su indeciso fulgor…!

Te sugiero seguir leyendo...
Me he decidido a tomar la vida en serioahora que ya vislumbro nubarrones,las mentiras, las…
Ir al contenido