BIPOLAR

»El Poeta sugerido: Márgara Russotto

EL POEMA Lee otros poemas REFLEXIVOS

 

Ahora estoy yo muy feliz,
mañana ya estaré triste,
¿será que soy bipolar?
¿o es que quizás el amar
a este menda se resiste?

En este mundo caíd,
desde que nos han parido
comenzamos a sentir
o la alegría de vivir
o desear no haber nacido.

La alegría y la tristeza
son igual que el agua al vino
el agua te da la fuerza,
el vino gozo o vileza
si es que no pierdes el tino.

Ambos dos son necesarios
en el corto transitar:
el amor te sabe dulce,
el desamor, agridulce,
siempre es el mismo cantar.

Aplica este corolario
y aprende ya a disfrutar,
la felicidad no existe,
ser feliz o que estés triste
sólo tu puedes lograr.
©donaciano bueno

El trastorno bipolar implica períodos de manía o hipomanía con períodos de depresión mayor. Son cambios extremos en el estado de ánimo entre los cuales, normalmente, suele haber una relativa estabilidad anímica. De algún modo, todos somos bipolares.

POETA SUGERIDO: Márgara Russotto

Márgara Russotto

Mensaje desde el reino sin la o

Aquí es td muy difícil,
amiga.
Ha desaparecid el café y el azúcar.
Y también la enhe
de mi máquina
que está a punt
de caramel.
Más fácil sería escribirte
en papir egípci.
N te precupes. Usarems ls quipus,
y ls verss de la Mistral
que de brasa ardiente
iluminan mi mesa
sin electricidad.
Y cuand te diga, de aquél,
juventud divin tesr
ya tú me habrás entendid.
En mi escritri
está la nvela francesa que me mandaste.
Gracias, amiga! Es muy interesante
esa náusea,
se parece un pc a la de mi mamá.
Ella también te manda saluds.
Recibe un bes incomplet.
Tu amiga de siempre,
María Dlres.

Volver con los caballos

Volver con los caballos
al comienzo de todo. Ir a su encuentro
por la ruta de los girasoles inquietos.
Con los caballos ser uno
antes que las nubes
se precipiten
en el fin del mundo.
Volver
en gloriosa partícula
de contemplación. Estarse
caballamente en la pestaña
del ojo distraído
en el gran diente rumiando la hierba.
Volver al galope del anca
pulsando el aire seco.
En la crin dividida o indomable
estarse como en su propio espasmo.
Volver
volver con los caballos
a cruzar la frontera
a pastar
a trotar
a eludir falsos obstáculos
e ilusorias ganancias
volver a cocear
a cabecear la espera
a sacudirse el moscón con la cola
a parir
el palpitante potrillo
una noche de tormenta.

Osos

Es breve
la hibernación del oso pardo.

Con el deshielo de las primeras aguas
ya se agita,
bosteza y se estira
pisoteando los brotes de lavanda.
Ruge fuerte y marca
con aspaviento de danza
su territorio.

Los vecinos se inquietan:
¡Domestique a su oso, señora!

No me importa.
Yo los desprecio
y les hago así.

Y durante todo el verano entonces
le rasco la espalda a mi oso,
todo el verano
con mis largas pezuñas encrespadas para eso
porque para eso las tengo
y para eso nací.
Y aunque el sol esté alto
sigue mi cabeza en la oscuridad de sus fauces
para la higiene matutina.

¡Peligroso viejo oficio!

Y después nos revolcamos al sol
señores de la montaña
y estornudamos aparatosamente
por tan extrema sensibilidad al polen
y nos mordemos hasta sangrar.

Sé que el invierno no me aturdirá.
Bajo el peso de su pelambre
no habrá frío ni soledad
aunque se aplasten las flores de lavanda.

Hacia el otoño nos iremos al norte
porque migrar es preciso.
A las altas tierras del pielroja y el bisonte
donde siempre es primavera.

Todo el salmón del río espera por nosotros.
Quiere ser devorado totalmente
ansioso de saltar del agua a la garganta.

Lo comeremos felices.
Felices lo comeremos.

Todo lo comeremos

Indios
cazadores
fotógrafos curiosos de National
Geographic

Todo el estado de Montana nos comeremos.

Nada nos detendrá.

Somos leyenda.

LEÍ HASTA ALTAS HORAS DE LA NOCHE

Olvidada de las cuentas del día
y flotando en el ritornello de la lluvia
y del silencio
leí hasta altas horas de la noche

Mientras el agua parodiaba
la paz de las tuberías
y los demás se entregaban a la brutalidad
del sueño
y cada quien se perdonaba
mascullando indecencias
y yo también con ellos
me conciliaba y parecía
leí hasta altas horas de la noche

así Eliot
en medio de elevadas transcendencias
registraba
el trivial placer de haber leído
hasta altas horas de la noche

Pero yo
profana y atea
de trascendencia ninguna
sólo me multiplico en milagros
cuando leo
hasta altas horas de la noche

Lo he decidido con todas las garras:
será el único hueso de la belleza
que no entregaré
ni en el postrero aliento.

INFAME GEOGRAFÍA

Kosovo es
en su albanés original
un nombre femenino:
Kosova
Territorio mucho tiempo devastado
por la guerra
hasta mil novecientos noventa y nueve
Luego
protectorado internacional
administrado por Naciones Unidas
y con más de quinientas organizaciones no gubernamentales
operando entre cadáveres
Desde Macedonia
veinte mil prófugos se refugian en Estados Unidos
en New Haven exactamente
como decir
en la misma esquina de mi casa
allí donde el aroma de los pinos atenúa los gritos
allí mismo
donde me encontraba con el científico ruso
enfermo de reumatismo
para sostenerle el papel tembloroso con los verbos en pasado
y el turco candidato al Nobel
con su aire torturado
de perdido entre los turcos
y la sonrojada china servicial
que no sabía pronunciar world
y yo misma asomada
desde un suéter demasiado grande
la más kurda de todos
balbuceando un abecedario sin límites
sin otra geografía que el agua clara de la nada
Nadie dice Kosova ni pronuncia world ni musita je t’aime
impunemente

HOMBRES PERROS

dijo que iba a sacar a su perro
que le gusta verlo olfatear
su riachuelo de pálido orine
que en una casa de plumas iban a volar
dijo que su perro
que él y su perro
que cuando su perro
dijo finalmente que prefería ser
una de las ínfimas pulgas
molestas e invisibles
de su perro
antes que hombre
lo dijo cuando el alba lo reinstalaba dolorosamente
sobre los muebles
proyectándole hasta la arteria endurecida
una llamarada de su destino
cuando ya me iba
cuando solo apenas yo empezaba a comprender
(de Restos del viaje, Monte Ávila, 1979)

Un cuerpo

¿Cuántas veces has pecado?
¿Qué partes de ti has palpado
en medio de la noche?
¿Has sentido delectación al introducirte los dedos?
Oh, india libidinosa,
¿Has mirado con espejo invertido
tus partes vegonzosas?
¿Te has olido el sudor de los calzones
la sangre hedionda de tus menstruaciones?
Llora
llora condenada
padece el infierno de tus vicios
la caída en el fornicio
arrepiéntete
una y otra vez
De rodillas arrepiéntete
vamos
de rodillas
arrepiéntete
de tener un cuerpo

un cuerpo

Te sugiero seguir leyendo...
Me buscarás un día, rebuscarás mis sueños y encontrarás vacía la caja de mis besos.Me…

Busca, lee y comparte poesía. Hagámosla viral!

X
Scroll Up