MALDITOS, SEAN MALDITOS

»Mi Poeta aquí sugerido: Rosalía Vallejo

MI POEMA… de medio pelo Lee otros poemas SOCIOPOLÍTICOS

 

Malditos sean los dioses,
malditos los idiomas,
maldito todo aquello que separa,
malditos los que nunca dan la cara,
si dices ¡basta ya! ven que les toses,
responden con sus chanzas y sus bromas.

Malditos los que gritan,
malditos los que lloran,
malditos los que urdiendo van fronteras,
que tienden a salir por peteneras,
diciendo que a sus fiestas no te invitan,
los mismos que se besan, que se adoran.

Malditos los que intentan
volver a las cavernas,
y expulsan de su tribu a los distintos,
dejándose llevar por sus instintos,
y al otro si es que pueden lo revientan,
no son ni beben vino en sus tabernas.

Malditos sean malditos
aquellos que en la mente
impreso llevan puesta una alambrera,
e ignoran que la tienen prisionera
por usos, sus costumbres y sus ritos,
maldigo, así se pudra su simiente.
©donaciano bueno

Incluye a todos los que atribuyen #derechos sin tener derecho? Clic para tuitear
MI POETA SUGERIDO: Rosalía Vallejo

Rosalía Vallejo

Poemas (I)

Mi sueño es de madera
combustible y frágil
como el beso
Percibo su resplandor
entre los muslos
de mi amante
pececito de plata
o sorda tempestad
de hierba inmensa.

Alto muy alto
habita mi nenúfar
de hielo brujo
paisaje
sobre ciervos detenido
afiladas cumbres

Allí donde limita
con el mundo
el enigma de la bruma
lo defiende
Nadie logra penetrar
su luz silencio
ni gozar sus abedules
entreabiertos como labios en la niebla.

Poemas (II)

El hada de las horas
dispone suave
quedamente
sus agujas;
el lenguaje de las gemas
la obsesión irresistible
de aquel rostro
el discurrir sangrante
mar adentro…

Ella encuentra en el olvido
la exacta proporción
de leche y llanto
las semillas necesarias
de distancia
para gustar la tristeza
desde el borde
del dolor
Con todo su paladar de cristales.

Poemas (III)

Las hogueras
el ánfora del tiempo
renovación principio
el agua cambia en sí misma
las estaciones se suceden
el espíritu
clama desde el polvo
su derecho
a ejercitar la primavera
la ansiedad
del retorno hacia la muerte

Todo permanece
el ser es inmóvil
sólo el ojo pasa
entre los fuegos de artificio
suspende su retina
sobre el cuerpo
y delira eternidades
mientras
los cristales se licúan
cremosa y dorada mantequilla
la luz se derrama húmedamente.

Si te gusta #Rosalía_Vallejo... Clic para tuitear

También te puede interesar...
De la vida apoyado en mi bastón, caminando…

Poesía eres tú, te interesa?

X