EL NUEVO TAIGETO

»Mi Poeta aquí sugerido: Darío Herrera

MI POEMA…de medio pelo Lee otro poema TRISTES
 

 

Cerca de donde hoy vivo hay una casa
en que van deshaciendo los tropiezos,
los hombres y mujeres que, traviesos,
juegan en el amor con su argamasa.

Se acercan hasta allí ya sin sus besos,
-yo paso con frecuencia ante su puerta-,
que siempre está cerrada, nunca abierta,
sospecho por motivos inconfesos.

A veces, cuando cruzo por la noche,
la luz del hall con su halo de tristeza
intenta confesarme que ella reza
al ver el padecer por tal derroche.

Gentes hay que comentan que la luna
al ver tanta maldad, pide clemencia,
que dejen de agraviar a la inocencia
pues vino a este lugar sin culpa alguna.

Quisiera descubrir si en la reyerta
se salen con la suya los despechos
¿por qué antes de nacer ya están desechos?
¡quizás la humanidad ya es que está muerta!
©donaciano bueno

Qué pena me da! Clic para tuitear

Taigeto es el nombre del monte donde según la historia trasmitida los espartanos tiraban a los niños que nacían con deformidades. Hoy no hay que tirarse al monte. Basta con ir a un clínica, ¡que contrasentido! de desechos humanos. Es que esta sociedad que se declara tan humanitaria, no es capaz de dar a esos futuros niños una oportunidad?

MI POETA SUGERIDO: Darío Herrera

Darío Herrera

POEMA ARIO GRECO-LATINO

-I- Aquiles,

Frente a los muros de la Ilión de Homero,
sólo y distante de la griega flota,
cobrando de Patroclo la derrota,
a Héctor Aquiles acomete fiero.

Héctor ya cede: su temido acero
a cada golpe rápido rebota;
y ve aterrado que de Aquiles brota
la inmunidad del Júpiter guerrero.

Viene después la trágica carrera,
donde Aquiles, de planta más ligera,
venga a su amigo en el troyano fuerte…

Y en Troya lloran la feroz escena
los regios deudos, cómplices de Helena,
que allá aportó la destrucción y muerte.

Canción de otoño

Paúl Verlaine)

Los sollozos, largos lentos,
de los vientos
en las tardes otoñales,
van resonando en mi alma
con la monótona calma
de los toques funerales.

Todo lívido y convulso,
obedeciendo al impulso
del quebranto,
de mis antiguas historias
siento llegar las memorias
humedecidas de llanto.

Y a un viento malo, sin rumbo,
voy marchando tumbo a tumbo
por mi existencia desierta,
como al hálito glacial
de la ráfaga otoñal
la hoja muerta.

El pino y la palma

(De Enrique Heine)
A Ciro L. Urriola.

En el frío Norte y en desnuda cumbre
dormitando se halla pino solitario;
la nieve y el hielo le dan su vislumbre,
le exornan y envuelven en blanco sudario.

Y ante el cielo negro y en su cumbre helada,
tiritando piensa que en lejano Oriente
una palma sufre, silenciosa, aislada,
en ribera abrupta, bajo el sol ardiente.

Le Billet Doux

“El dulce billete promete
Alguna novela ejemplar…
Lo que dice el dulce billete
no es difícil de calcular”.
Leopoldo Lugones.

Quedó la “niña” del billete
en dulce ensueño sumergida
¡Cuántas delicias le promete
aquella carta tan leída!

En lo suntuoso del salón,
en vis-á-vis o en canapé,
ya están los dos… (En su ilusión
con él se mira en el parquet.)

Es un amor muy elegante
aquel noviazgo preambular:
De frac o smoking el amante;
ella en vestido “directoire”.

Allá en el “hall” hay un sonoro,
cáustico, fino parloteo:
“Mamá” y visitas forman coro
en el mundano discreteo.

Acá los novios … ¿Cuál su tema?
Los “Grandes Premios” ú otro sport
así el coloquio es fiel emblema
del modernismo del amor.

Después, la boda; el dulce viaje,
y de París les “nouveautés”…
“Smart”, muy “fine” es el miraje;
que la caricia es un ultraje
para el “Institut de Beauté”.

Marina

Tarde. En la arena con sordos rumores
tienden las olas sus crenchas de espuma;
húmeda brisa el ambiente perfuma
con salitrosos, sutiles olores.

Lento el ocaso sus ígneos colores
en una diáfana sombra defuma,
y sobre el agua, entre velos de bruma,
Héspero vierte sus blancos fulgores.

Crece la sombra. Su toque sonoro
dan las campanas al aire durmiente
brotan los astros cual lises de oro;

Y al extinguirse la luz vespertina,
entre las rojas pinturas de Oriente
muestra la luna su faz opalina.

Leda

…Y de Leda
nació Helena, funesta para
Troya…
D.H.

Divino es el cisne; la virgen es Leda.
El bosque simula paisaje de Edén.
La brisa los himnos de nupcias remeda;
es oro volátil el pelo en la sien.

El busto en las alas abiertas se enreda.
La hermosa palpita, y el cisne también.
Calor de caricias… El plumón de seda
a muslos y flancos les presta sostén.

Ya el cisne divino sus alas retira:
Efímera es siempre la dicha de amor.
Ella deslumbrada con asombro mira.

El cuerpo del ave tornarse fulgor;
Y Leda comprende, de orgullo suspira,
que Júpiter mismo fue su seductor!…

LIED

No sé por qué presiento que las tranquilas
sonrisas de tus labios son dolorosas;
que hay duelos ocultos en las radiosas
noches estelares de tus pupilas.

Que los dulces escorzos de tu estatuaria
tan sólo exteriorizan gestos escénicos;
y a través de sus ritmos, que son helénicos,
hay la actitud contrita de la plegaria.

Y pues son tus sonrisas tan dolorosas,
¿Por qué muestras en ellas dichas tranquilas?
¿E ignoras que esos duelos, en tus pupilas,
las harían más nobles por más radiosas?

¿Qué en vez de esos escorzos que son escénicos
y simulan los gestos de la estatuaria,
las actitudes tristes de la plegaria
serán triunfos más bellos, que los helénicos?

La verdad es sagrada, y el mundo finge;
la verdad, por divina, por buena, enorme,
con sus luces de soles hace ya informe
de los mitos la inerte, mentida esfinge…..

Si te gusta Darío Herrera... Clic para tuitear
También te puede interesar...
He visto. He visto a dios en mi…

Poesía eres tú, te interesa?

X