Category Archives: Triste

ÉRAMOS POCOS…

Éramos pocos y parió la abuela.
Vino el Covid y nos jodió la vida
pegándonos un golpe con su espuela,
sacándonos de cuajo alguna muela,
y haciendo que sangrara por la herida.

Y ARDIÓ PARÍS

Al alba fue. ¡Ardió Paris!
Una gran pira le sorprendió a esa ciudad bella,
dormida. De rencor se inundó, de sangre gris,
de abatidas pavesas a su alma haciendo mella....

UNA LÁGRIMA PARA ISIDORA

Otra vez hoy la tuerca se atascó,
inútil fue pues que estaba ya oxidada
y su vida duró lo que duró,
que acabó y ya llorar no arregla nada.

Y YO ME IRÉ…

Y yo me iré. Y el viento seguirá reflexionando,
deslizando sus huellas, a lo que ocurre siempre atento.
Los que hoy a mi me quieren seguirán pronto olvidando......

YO CHARLIE NO SOY, LO SIENTO

Yo Charlie no soy ni seré, lo siento,
porque a mi es que la burla no me gusta
y menos que me aticen con su fusta
obviando que les de el consentimiento,
por si algo me disgusta.

CAINITAS

Aquestos tiempos de dolor y rabia
perturbados desde el crimen de Caín,
la ortiga que irritando va el jardín
maldades va arrastrado entre su savia.

UNA VENTANA ABIERTA

Una ventana abierta y un horizonte incierto,
una nube en mis ojos de apacible silencio,
una calle vacía de aceras sordas. Siento
el suspiro del agua, la música del viento.

CANCIÓN TRISTE: el viejo

Y el tiempo fue pasando haciéndole más viejo,
donando sus consejos, al ayer recurría,
sus nietas adoraba, por sus nietas vivía,
pensando solo en ellas se miraba al espejo.

MORIR DE AMOR

Creyó morir de amor y entre sollozos
rogando fue acercándose a su amada
¿por qué ya no me quieres le imploraba,
bañado de sudor, postrao de hinojos?

DESHOJANDO EL PASADO

Tras los viejos barrotes oxidados
de la celda en que encierra sus fantasmas,
anda el viejo poniendo cataplasmas
o intentando sellarla con candados.

EL SUICIDIO

Alguien pinta al suicidio como un arte,
un vivir y morir al mismo tiempo,
que un portazo a la vida es a destiempo,
de escapar camino a ninguna parte.

ESPERAR

La vida para mi es un esperar
que asome a florecer la primavera,
de vuelta a cosechar la sementera
y de nuevo el invierno y a sembrar
y repetir la espera.

COMO VINO SE FUE

Tu amor llegó callado, lentamente
igual que a la mañana iba el estío,
afloran nuestros sueños a la mente,
se goza del calor cuando hace frío.

TE ESCRIBO DESDE MI MUERTE

Te escribo desde aquí, desde mi muerte,
desde el lado invertido del espejo
donde lo que es, se aprecia ya es añejo,
sombras, desolación, materia inerte.

EL FINAL DEL CAUTIVERIO

Óyeme Juan, que me han dicho
que dicen que en este desván
hay muchos que vienen y van
y en su estancia dormirán
por capricho.

SUEÑOS DE PAPEL

Sueños de papel son cuando las hojas
al alma van trocando en un señuelo,
planean suavemente desde el cielo
para que en el regazo tu lo acojas.

SOLEDAD

Estás sola y el tren ya no te espera
sumida en la tristeza y la nostalgia.
Del agua que inundó tu primavera
sólo arbustos ya quedan a tu vera,
tan huérfanos de flora y sin fragancia,

CIEN VECES

Son cien veces que he iniciado este poema,
y otras cien que no he llegado hasta el final,
es quizás que a mi el versar se me da mal
o es posible que no encuentre el mejor