MANDA, MENDA, GUINDA, MONDA, TUNDA

»Mi Poeta sugerido: Juan de Loxa

MI POEMA… de medio pelo Lee otros poemas de HUMOR

 

Yo soy la ley y el orden, soy quien manda,
un caballero andante en la porfía,
aquel que sale al quite cada día,
el más listo y marchoso de la panda.
Yo soy la ley, permitan que me ría.

Nadie sabe anunciarse como el menda,
que soy el más pudiente y talentoso,
ninguno hay más versado y más fastuoso
que a temas que hay difíciles entienda
y sepa resistir cualquier acoso.

Que en todos los saraos soy la guinda
que adorna y pone el cierre en el pastel.
No tengo competencia. En mi anaquel
siempre tiene presencia la más linda
mariposa desnuda del vergel.

Que yo soy un bufón, que soy la monda,
pues nadie me hace sombra haciendo gracia
que tengo del humor una farmacia
y actúo cual si fuera un trapisonda
haciendo malabares y acrobacia.

Y así que alguien me diera alguna tunda
ninguno ha de lograr que me amilane,
que nadie nunca habrá que a mi me gane,
un tipo como yo casi no abunda,
por más que alguien lo busque y que se afane.
©donaciano bueno

#Y tú mandas algo? Clic para tuitear
MI POETA SUGERIDO: Juan de Loxa

Juan de Loxa

KODAK

Ojos Míos Amados han venido para hoy hacerme
una fotografía
Qué triste flash flash flash llegar tan de repente
Y no haber dado cuerda suficiente a la sonrisa de
ahora

No vuelvas nunca desnudo No tus brazos extendidos
No sándalo
En las axilas Ante la lente de Ojos Míos Amados
He mirado mi corazón que es “dios de la aventura”
Y ha girado veloz aquel molino tuyo en lucha de
azucenas

Puedo jurar que surge del Amor este reOjo que
todo purifica
Renovando cl color a los muchachos de mi isla
temerosa

Vanse por los mares todo el ejército de imágenes
que arrojo

Por encima del hombre que ruge al rojo torbellino
encendido
Del salvavidas que arde tímidamente bajo el foco
y revela
incandescente el gesto y perdida la aurora navegable

Supervivientes Míos panza a la muerte Ojos fijos
Amados,
Qué de repente quieto y parpadeo al techo flash
ya nunca
No ahora sonrisa Sí un gusano de luz en el ombligo
Y dios
Dios dios cínicamente al fondo rizándose los
párpados.

Del libro Christian Dios en cada rincón de mi cuerpo

«Es urgente»

Es urgente pedir por esta boca,
poner los dedos en la llaga.
Pan y trabajo,
siempre se escapa el tiro
pa los de abajo.
No le saliera el tiro
por la culata.
Urgente es preguntar por los ausentes,
de su eterna prisión romper los lazos,
gritar para exigir la libertad que aspiro,
antes de que este tiempo nos quiebre entre balazos.
Sus fusiles…
Sus ametralladoras…
Por «hache» o por «be» no te dejan vivir.
Sus fusiles disparan si «hache» es:
pan para los hijos, escuelas, trabajo
o decir que basta ya de tanto asesinato.
Sus ametralladoras
sorprenden cualquier reunión, en donde
se hable del hombre y sus derechos.
Van a misa rodeados de sus hijos
y allí se dan la paz con las manos manchadas.
No saben que el amor es todo lo contrario.
Quitarnos las mordazas de la boca es
urgente, tirar al río el cinturón
a bofetadas, ay amor, de flores.
Que para limpiar la frente de sudores
bien pueden valer claveles
por pañuelo. ¡Qué dolores
para pintar el puente de otros colores!

Alegrías

¡Pan y trabajo!
Siempre se escapa el tiro
pa los de abajo.

¡Qué mala pata
no les saliera el tiro
por la culata!

(En la muerte de *Francisco Javier Verdejo).

I
Vemos pasar palabras
por el río. Se deshace
todo el dibujo que lo labios
como hojas
habían lanzado al aire
de una voz naufragando.

Pasan troncos de árboles
entre una mano sola
ya sin cuerpo, una mano
sola y con sortija.
Tan deprisa el reloj de las aguas.

Dicen adiós esas palabras
– letras que ya no pertenecen
a nombres, verbos, adverbios o adjetivos –
y un pájaro de la simétrica bandada,
pierde su brújula, sin noticias
ni horario de llegada
rozando de una nube el cloroformo.
En perpen
dicular, cometa herido,
clava su pico en la palabra. Levanta
su bandera blanca: poema.

La mano sola del ahogado
sujeta la letra a y araña
la piel de la madera.
En la orilla,
una botella ríe escapada
del barco de su vientre y ríe
verde de islas, tan borracha
que sueña ver paisajes
de suicidas
que aplauden el final de la lectura
de aquel libro que vence la corriente
y sobrevive.
Fragmento de “Parole, Parole”

#Si te gusta Juan de Loxa... Clic para tuitear
También te puede interesar...
Distintos. Somos todos diferentes.Y así que aparentemos ser…

¿Poetas sugeridos?

X
Scroll Up